Y bien... Nuestra primera fiesta Swinger

Como lo prometido es deuda, les contamos como nos fue en la primera fiesta Swinger  en nuestra ciudad. ...
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos
Publicado por parejita-liberal-barranca
Fecha: 02/08/2016 - 03:54 - 228 lecturas - Archivado en Mi Diario Cereza

Empecemos donde terminamos en nuestro anterior blog, la expectativa era tenaz, ya que nos habíamos documentado bastante y por mi parte ya había estado en un par de bares Swinger en Bogotá, pero esto definitivamente fue una mezcla de todos los malos relatos que habíamos leído más lo malo de mis dos experiencias juntas, jajaja.

Primero el sitio, bueno admitamos que en esta ciudad debe ser difícil encontrar un lugar adecuado, pero llegar a este lugar era toda una travesía 4x4, jajaja,  pero hasta ahí listo, pasa, el lugar donde inicialmente nos acomodaron, parecía una caseta costeña de mala muerte, jajaja, con mesas rodeando una pista de baile, el sonido era malo y la música, uhmmmm, parecía que tenían un DJ de bazar, jajaja, ok, de entrada se notó que nada de preparación para este tipo de eventos, nos presentaron pareja por pareja,  como si esto fuese una fiesta de quince años o matrimonio, donde pasas por las mesas una por una saludando y conociendo a los invitados nuevos, ok, hasta ahí también aguantábamos, jejeje.

Ya en la mesa, pedimos un par de bebidas para calentar un poco, aunque en este caso era para enfriar, ya que esta es una ciudad de clima muy caliente y obviamente preferimos la cerveza para este caso, sin ventiladores, el ambiente literalmente se empezó a calentar, pero bueno, asi es nuestro clima, empezamos a chequear las parejas en las demás mesas a ver como pintaba el asunto por lo menos en ese aspecto, uhmmmm, no es que seamos exigentes o clasistas, pero desde el recibo en la entrada del lugar, hago paréntesis aquí, aparentemente el que nos recibió en la entrada era uno de los organizadores y nada que ver,  el personaje parecía cuidandero de finca, y a ver, tampoco;  las demás parejas estaban variaditas, pero ya entraditas en años, por lo menos en su gran mayoría (varios superaban los cuarenta y tantos).

Pasado un buen rato, nos ofrecieron conocer las instalaciones, una casa en medio del lugar, entramos y bien, el clima ya cambiaba teniendo en cuenta que contaban con aire acondicionado, a lo cual les sugerí que por que no nos acomodaban dentro de la casa  y ellos accedieron, pero igual nos dimos el tour por la habitaciones y baños del lugar, ahí si el tema no mejoraba, jejeje, era una especie de finca familiar, tres habitaciones donde había una mezcla de camas dobles con camas sencillas y la verdad se notaba que los organizadores no se tomaron el trabajo de  asear y preparar la casa, las habitaciones no inspiraban ganas de nada y los baños peor.

Ok, pero esto era una fiesta Swinger, tampoco teníamos la expectativa de un hotel 5 estrellas (aunque tampoco uno sin estrellas jajaja), ya acomodados en la sala, la situación empezó como a fluir, pero no como una fiesta Swinger sino como una fiesta familiar, se organizaban los combitos de conocidos y trataron de integrar varias parejas dispersas, algunas parejas se les notaba que eran nuevas en esto y otras simplemente que como que le estaban dando gusto a su pareja para asistir a algo asi, en esa sala, mas iluminada y con menos espacio pudimos detallar un poco más las parejas.

Al contactarnos con el organizador, nos comentó que ellos eran un grupo de más o menos 10 parejas que convivían en el mundo Swinger, pero la realidad es que de esas 10 parejas solo note unas 4, llego el momento de la presentación, la líder de los organizadores, noooo, no inspiraba mucho, al final mostro senos como para romper el hielo y calentar el ambiente, supuestamente, jejeje, y ya una vez iniciada la rumba con las presentaciones hechas, empezamos a notar como era la interacción de esas parejas que conformaban el grupo organizador, la verdad, se les noto el hambre, esas parejas ya experimentadas estaban buscando carne fresca, vale anotar que en ese aspecto no eran tontos, revisaron y se dieron cuenta cuales parejas eran fáciles de coaccionar y obviamente empezaron a elegir, a nosotros nos notaron como muy  analíticos y precavidos, debíamos ser asi y más al ver las pintas.

Ok, llego la hora de la stripper, solo para hombres, una bailarina más o menos, tenía buenos implantes en la cola, pocos senos, el cuerpo en conjunto estaba armonioso, pero la carita no, igual la nena sabia bailar y lo movía bien, jejeje, los pasos típicos, meneo de cola sentada encima de los tipos y después caderas frente a la cara y más meneo, jajaja, ya desnuda empezó a ser un poco heavy, sacaba algunos al azar los medio desnudaba y les daba a beber un trago que derramaba desde su vientre y obviamente por gravedad se recibía ya en su vagina, en fin, mi esposa y yo les sugerimos a la organizadora que la nena también le bailara a las mujeres ya que advirtieron  que para las damas no había un stripper.

Bueno, pues esta nena, en vez de bailarle a las niñas, mantener algo de sensualidad y darle un toque de suspenso a la situación se fue al otro extremo, saco a una mujer, que hacia parte de “los experimentados de la fiesta”  y la empezó a desnudar, ahí quedamos como uhmmmm, será que le va a dar por desnudar a todas las mujeres del lugar?, la vaina paro ahí, obviamente todas las  mujeres aun no estaban tan dispuestas, por lo menos no a esa hora, en el caso de mi esposa, al ver la situación, la decisión fue unánime, no la iba a exponer a estar desnuda frente a ese montón de iguazos, ya se la estaban morboseando vestida, imagínense desnuda, jajajaja.

Pasado el bale exótico, empezamos a bailar todos en la pista, ahí ya varios no aguantaron, empezaron como a bailarse entre dos parejas y ya, de ahí en menos de 10 minutos todos se habían ido a la habitación más grande, donde habían unas 5 camas.

Pero bueno, para no aburrir y dar conclusiones, jajaja, lo único Swinger que vimos fue dos parejas intercambiando en la misma cama y la que se desnudó con la stripper comiéndose dos manes, jajaja, de resto la  escena fue las demás parejas teniendo sexo en las camas aledañas y ya, si, fue algo Swinger, pero la verdad no cumplió con nuestras expectativas.

Definitivamente aprovecharemos en algún viaje que hagamos a Bogotá para asistir a un verdadero bar Swinger y que mi esposa vea otro ambiente de estos, pues ella principalmente quedo desanimada, jajaja.

Califica y comenta. Los usuarios te lo agradecerán.

0 Comentarios  -  0 Me gusta
Algunos contenidos, funcionalidades y/o servicios de esta página web sólo pueden ser vistos y/o utilizados después de haber iniciado una sesión como un usuario activo. Si tiene una cuenta, por favor, introduzca sus datos en la página de Login. Si no tiene una cuenta todavía, usted debe registrarse