¿La pornografía daña el cerebro?

¿Cómo te puede afectar el consumo exagerado de pornografía?  Más de lo que crees ... ... ...
Tiempo estimado de lectura: 10 minutos
Publicado por GuiaCereza (Administrador)
Fecha: 07/12/2016 - 19:03 - 314 lecturas - Archivado en Perro Callejero

En GuiaCereza sabemos que la mayoría de rumores de la masturbación no son ciertos: NO causa infertilidad, NO causa ceguera... de hecho, ¡trae cosas buenas! A su nivel más básico, libera dopamina, un neurotransmisor que se activa en el “centro del placer” del cerebro y endorfinas que disminuyen la sensación de dolor. En las mujeres por ejemplo, la masturbación reduce los dolores menstruales. Además, produce la hormona Prolactin, que ayuda a conciliar el sueño.

 


Los hombres en particular se benefician bastante de la masturbación: la frecuencia de las eyaculaciones ha sido relacionada al menor riesgo de sufrir de cáncer de próstata. Los científicos aún no están seguros del porqué, pero quizás toda esa eyaculación libera agentes cancerígenos fuera de la próstata.

 

Si bien masturbarse es una forma útil de ejercitar los músculos que necesitarás para tener relaciones sexuales con otro ser humano, ¡asegúrate de ser estratégico! De nuevo, los científicos  explican que si no “mezclas las técnicas”, podrías convertirte en alguien que no responde a otros tipos de estimulación sexual cuando no estás solo.

 


 

En GuiaCereza queremos dejar claro que la masturbación (moderada, como todo en la vida) no sólo es saludable, sino divertida y necesaria. ¡Que viva! Pero el asunto que nos trae aquí es otro: El acto de la masturbación es una cosa... y el acto de la masturbación, asociado al consumo de pornografía, es otro.


 

Hasta hace poco, millones de hombres en el mundo podían masturbarse y eyacular felizmente hasta quedar exhaustos, sin ninguna preocupación. En los últimos dos años, para un número cada vez más alto de hombres, es difícil excitarse al tener de frente a una mujer desnuda y que quiere tener sexo real. Estos hombres son consumidores frecuentes de pornografía. Para ellos por ejemplo, mirar un video de alguien que mete su dedo gordo del pie en el ano de otra persona se siente perfectamente normal, pero es posible que unos besos con otra persona les parezca en comparación algo aburrido.

"Pero yo miro pornografía con mucha frecuencia y no tengo  problemas a la hora de un encuentro sexual real". ¡Excelente!  Este artículo, también es para tí.

 

 


 

El escritor Gary Wilson, autor del libro "Tu cerebro bajo los efectos del porno y la ciencia emergente de la adicción", también creó una página llamada Your Brain on Porn,  que intenta entender lo que la pornografía le está haciendo a muchos de sus usuarios.


 

Consideramos importante compartir con la comunidad de GuiaCereza esta traducción de la entrevista hecha por VICE a Gary Wilson.


 

La premisa del libro es que puedes ver pornografía o tener sexo, pero no puedes tener ambos. ¿Es verdad?
Gary Wilson: Por supuesto que es posible tener ambos. Pero para algunos hombres, es difícil mantener ambos. Con la pornografía en internet, algunos hombres sufren a largo plazo no sólo de disfunción eréctil, también están experimentando otros síntomas como la incapacidad de lograr un orgasmo, eyaculación retrasada, líbido en declive con compañeros sexuales reales, pérdida de atracción a compañeros sexuales reales y es común que sus preferencias sexuales (al menos en la pornografía) se transformen con el tiempo en algo que ellos considerarían en el pasado, algo extraño y preocupante.


 

¿Puedes ver UN POQUITO de porno y conservar una vida sexual saludable? ¿Hay un nivel que sea seguro?
Ver pornografía siempre te va a afectar. Cuánto te afectará es difícil de cuantificar. He conocido personas terriblemente adictas al porno y esto ha afectado profundamente sus vidas sexuales. Necesitan más de un año sin ver pornografía, para lograr obtener una erección con una mujer real. Son casos extremos. Por otro lado, también están los hombres con novia y que ven porno un par de veces a la semana. Lo que sucede es que no sabes cuánto te está afectando hasta que no remueves las variables. Algunos se retan a sí mismos y dicen “listo, voy a dejar de ver pornografía” y empiezan a ver los beneficios: el sexo real es más excitante. Empiezan a ver más atractiva a su esposa o novia. Ellos no pensaban que el porno los estaba afectando, pero cuando renuncian a él, se dan cuenta de que así era.

 

 


El porno ha acompañado al hombre por generaciones. ¿Qué ha causado el aumento en los casos de disfunción eréctil? ¿Es un efecto de las conexiones a internet cada vez más rápidas?
Definitivamente ha escalado en los últimos años. Los adolescentes de hoy tienen acceso total a videos pornográficos en el instante que lo deseen. Los estudios que concluyen que Facebook causa adicción, demuestran los cambios que causa en el cerebro, parecidos a los que ocurren en el cerebro de un adicto a las drogas, por ejemplo. Son más de 70 estudios neurológicos recientes que muestran eso.

 


Lo que ocurre con el porno por internet es que incrementa la excitación sexual y los niveles de dopamina. La dopamina es el motor de este círculo de recompensas y el internet es único en ese sentido. Hacer click en nuevas fotos, nuevas palabras, enviar y recibir mensajes se vuelve una novedad que sube los niveles de dopamina en un círculo de recompensas; junto con la sorpresa, el impacto emocional y la ansiedad. Si combinas esto con estimulación sexual, la más alta estimulación disponible y la pones frente a un adolescente en una página gratuita de videos porno... ellos pueden mantener este nivel de dopamina y estimulación de forma permanente. Inconscientemente, entrenan a su cerebro para necesitar este tipo de estímulos, para lograr estar sexualmente excitados casi todo el tiempo. Mirar videos de gente real teniendo este sexo, reemplaza completamente la imaginación. Te conviertes en un voyeur que mira toda esta acción, en lugar de por ejemplo mirar una a mujer en una revista e imaginar la acción que crearías con ella.

 


 

¿Qué le dices a los sexólogos que rechazan que la pornografía pueda causar disfunción eréctil?
Bueno, están equivocados. Prominentes urólogos están empezando a escribir artículos sobre el tema. Tenemos hasta ahora estudios de la Universidad de Cambridge y del instituto Max Planck. En Cambridge encontraron que aquellos que llevan viendo porno por años, tienen menos activación en los circuitos de respuesta del cerebro. Su conclusión es que el uso intenso del porno está asociado a un menor deseo sexual. Muchos sexólogos afirman que la “adicción” a la pornografía (evitan la palabra adicción) es causada por una líbido muy alta, con la que de algún modo naces. Los estudios recientes contradicen eso y prueban que quienes consumen pornografía en exceso, tienen menor deseo sexual, causando problemas como la disfunción eréctil.

 


 

Hablas de la necesidad de educar a las personas para que conozcan sobre la adicción a la pornografía. ¿Realmente crees que la educación hará que la gente deje de ver porno?
Por supuesto que no. Lo que sucede es que muchos de los hombres que se presentan en mis conferencias y en los foros, no tenían idea que la pornografía es el causante de los problemas que han desarrollado, como disfunción eréctil severa. Las nuevas generaciones ven al porno y la masturbación como sinónimos. Leen artículos que afirman que la masturbación es buena y entonces asumen, por asociación, que el porno también es bueno. Nunca hacen la conexión. Si la educación los ayuda a ver la conexión, sería algo positivo. También falta que los sexólogos hagan la conexión entre el porno y el cerebro del hombre joven, que tiene picos más altos de dopamina y están buscando siempre emoción y novedad, para sostener ese sentimiento de satisfacción.


 

Propones la idea de no ver pornografía para “reiniciar” el cerebro. ¿Qué tan efectivo es? ¿Es fácil curar una adicción al porno?
Reiniciar se refiere a remover todo tipo de estímulo sexual y quienes lo hacen, están motivados por la falta de deseo sexual o la disfunción eréctil. En algunos foros, quienes dejan de ver pornografía, terminan con más motivación, confianza en sí mismos y capacidad de concentración. Los hombres entre 40 y 50 años que sufren de alguna disfunción sexual y que crecieron consumiendo porno a través de revistas, ahora están desarrollando disfunciones eréctiles al cambiar a páginas porno de streaming. Los hombres jóvenes a menudo necesitan mucho más tiempo para “reiniciar”, comparado con hombres mayores. Los hombres mayores pueden tomar de ocho a 12 semanas y estar bien después de eso. Algunos de estos hombres jóvenes, entre 20 y 24 años, se pueden tomar hasta dos años para recuperarse totalmente. Estos hombres están en el punto más alto de su salud y niveles de testosterona y toman mucho más tiempo. Esto tiene que ver con el consumo de porno en la adolescencia, cuando el cerebro es increíblemente maleable.

 


 

¿Los problemas de la adicción al porno también los sufren las mujeres?
Típicamente, los hombres utilizan porno con mucha más frecuencia. Sin embargo, en foros como NoFap ("No te Pajees") encontramos que en las mujeres, el resultado es que simplemente no se excitan con sus parejas. Ellas necesitan porno para lograr un orgasmo y son incapaces de lubricar. Entonces sí, las mujeres experimentan problemas similares.


 

¿En qué etapa sientes que estamos respecto al conocimiento de los efectos de la pornografía en el cerebro?
Hay una gran división y un nivel de animadversión entre quienes estudian estos efectos. Lo que hemos aprendido es que la adicción, gracias al trabajo de neurocientíficos en el mundo, es de lejos la condición mental más estudiada. Ha sido inducida en animales por los últimos 30 años hasta el nivel molecular y genético, donde ocurren los cambios en el cerebro. Y lo hemos comparado con muchos tipos de adicción que existen en humanos. Hay una gran cantidad de evidencia. Por otro lado, tenemos los grupos de sexología que no estudian los mecanismos del cerebro y quienes son principalmente, sociólogos que te hacen llenar cuestionarios. Tienen un modelo en el cual no quieren que la adicción al porno sea reconocida, por el temor a decir que si el porno tiene efectos negativos, entonces el sexo es negativo. Y no quieren inducir ningún tipo de vergüenza asociado a la sexualidad. Y eso conceptualmente está bien, hasta cierto punto.

 


 

¿Cuál es tu opinión sobre la existencia de páginas que sólo contienen “buen porno” y filtran lo que se se describe como “mal” porno?
Es una tendencia que me preocupa, tratar de enseñar la diferencia entre “buen” y “mal” porno, como si existiera tal cosa. Esta idea es presionada por páginas como makelovenotporn.com, excepto que son contenidos pagos y por supuesto ningún joven va a pagar jamás por pornografía.


 

Además, la idea de que algún quinceañero diga “oh, me dijeron que esta página tiene buen porno entonces me quedaré aquí”, es ridícula. Es como llevarlo al supermercado y decirle “compra lo que quieras, pero compra buena comida”. No va a comprar brócoli. Va a comprar lo más asqueroso y extraño, por que es lo que hacen los adolescentes. No funcionaría. Aparte, ¿qué consideramos “mal” porno? ¿BDSM, dominación femenina, anal... coprofilia, ancianas? Es un argumento sin fin. Nunca será resuelto y no resuelve el problema principal: los jóvenes están entrenando y condicionando su deseo sexual al acceso ilimitado de cualquier novedad pornográfica. Es lo que hace la diferencia.


 

Califica y comenta. Los usuarios te lo agradecerán.

0 Comentarios  -  5 Me gusta
Algunos contenidos, funcionalidades y/o servicios de esta página web sólo pueden ser vistos y/o utilizados después de haber iniciado una sesión como un usuario activo. Si tiene una cuenta, por favor, introduzca sus datos en la página de Login. Si no tiene una cuenta todavía, usted debe registrarse