¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

“... un día común y rutinario para muchos, ellos aún conservaban distancia, una distancia física y para ella emocional... ella no recibía muestras de afecto por parte de él, sin embargo se aferraba a sus antiguos escritos, a sus antiguos y recientes recuerdos, su deseo por él era fuerte, sus besos no tenían comparación, sus caricias eran inigualables... ella en estos tiempos de soledad tomó por costumbre honrar sus recuerdos dedicándose tiempo y revivir por sí sola esos momentos de efervescencia que tanto la llevaron al extasis... su lugar favorito era el mueble de su casa, allí sentada de manera inocente con el televisor enfrente encendido en un programa que para nada era de su atención, tomaba su mente y la disponía a volar, a reencontrarse con su amor distante... con sus ojos cerrados y su mente llena de recuerdos placenteros y lujuriosos de él desnudó y disfrutando de sus encuentros, sus manos empezaban a jugar con su cuerpo vestido, una rozaba sutilmente sus senos mientras la otra entraba poco a poco en su interior, su cuerpo se sentía tembloroso, impaciente, con ganas de traer físicamente a su hombre para q la hiciera suya una vez más... sin embargo al no poder cumplir su deseo y mientras su mente visualizaba lo que ella quería sentir y vivir, su cuerpo se desordenaba, su interior se llenaba de jugos producidos por la excitación de su mente y el deseo de lo prohibido... sus manos no se detenían y tocaban el lugar exacto donde solo ella sabía que allí su calor y su fervor crecía... mientras más se acariciaba más quería tenerlo ahí, su pasión era desbordante, era fuerte y ella no pudo contenerse más y al llegar a la cima de su extasis gritó su nombre en silencio y descargó todo su amor en él con la única intensión que donde él estuviera sintiera lo mucho q su cuerpo y su alma lo extrañaban...“


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ