¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Ese día estaba completamente sola en casa, incluso los vecinos habían salido, mi casa estaba realmente silenciosa, en un momento esa idea se había apoderado de mi.

Caminé hasta la sala, pensando en lo que haría pronto, tomé mi vibrador de mi habitación que estaba de paso, y me senté en el sillón, sonriendo casi de manera felina.

Comencé a acariciar mis piernas con suavidad,mirando de reojo el vibrador a mi lado, tan grande y apetitoso, lo tomé entre mis manos y acaricie la punta contra mi clítoris por sobre mi ropa interior, la cual comenzaba a humedecerse.

Mientras con mi derecha hacia eso, mi izquierda subió hasta mis pechos, acariciandolos y apretandolos, mis pezones estaban duros, los pellizque con cuidado y solté un gemido, se sentía tan rico.

Me quité el vestido que traía, junto a la ropa interior, mis fluidos caían por mi pierna de forma abundante, meabrí de piernas en el sillón y sin esperar másmetí el vibrador en mi vagina,lo moví con fuerza, escuchando el suave chapoteo que hacía al topar por completo, con mi mano libre comencé a estimular mi clítoris, el cual estaba hinchado ya de tanto jugueteo.

Moví mis caderas con fuerza, quería venirme, me encantaba estar así, quería más, me puse ahora en cuatro, así podría jugar con mi culo también, metí mis dedos con fuerza, sentía que en cualquier momento me iba a correr pero me detuve, quería durar un poco más, dejé que mi líquido bajará por mi pierna y encendí el vibrador, lo cual me hizo gritar.

-Mnh...Si, así mami...Dije entre gemidos, pensar que era sodomizada me encantaba, más si podía hablar sucio, acabé viniendome en el sofá,al sacar el vibrador mis fluidos cayeron casi a chorros, ya lo limpiaria.

Ahora iba empezar con la segunda ronda


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ