¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Sandra llegó a esa extraña casa con una pequeña caja de cartón donde guardaba sus pocas pertenencias, era una chica delgada pero bien proporcionada, una cara bonita enmarcada en un larga cabellera negra y lacia, sus senos pequeños estaban adornados con dos pezones grandes y alargados ,su trasero era pequeño pero bien puesto, sus piernas largas le daban una elegancia natural y su caminar cadencioso despertaba pensamientos lujuriosos… en esa casa la esperaban su tía Mónica y su tío Andrés, dos personas encerradas en un mundo diferente, carentes de escrúpulos y tremendamente lascivos y lujuriosos, aunque eran hermanos vivían entregados a los placeres del sexo en un incesto pecaminoso y degenerado, además de convivir juntos eran adictos a buscar cada día nuevas experiencias para satisfacer sus placeres sexuales …pero… ¿ de donde había surgido esta aberrante situación de esa relación incestuosa entre los dos hermanos ? … sin duda alguna la causa principal había sido el alcohol , los hermanos se habían enviciado a tomar bebidas embriagantes y al calor de unas copas habían empezado a caer en los placeres sexuales…Mónica era una mujer de unos treinta y tantos años dueña de un cuerpo envidiable, sus senos grandes y exuberantes eran un poderoso imán para atraer los hombres… además un culo grande la hacía intensamente deseable, por su parte Andrés era un cuarentón de porte atlético, su principal atractivo para las mujeres era su poderoso pene que estaba en capacidad de satisfacer cualquier mujer, ambos hermanos conocían todas las parafilias del sexo y sacaban el mejor provecho de ellas cuando embriagados se entregaban el uno al otro.

Cuando vieron a Sandra sin cruzar una palabra ni intercambiar conceptos ni expresiones, los degenerados tíos vieron en esa deseable chiquilla un presa fácil, era carne fresca, era una muchacha sin experiencia que ellos la podrían moldear a sus antojos para satisfacer sus más aberrantes deseos, pero esto tendrían que hacerlo con mucha paciencia para que la chica no fuera a despertar sospechas ni ofrecer resistencia, ambos hermanos se acordaron sin querer del inicio de esa relación incestuosa entre ellos , fue después de una pequeña reunión familiar de un cumpleaños, Andrés y Sandra asistieron, eran muy jóvenes y en esa época no sabían manejar el alcohol, después del plato fuerte de la fiesta los dos hermanos se dedicaron a tomar champaña, hacía un calor infernal y ese preciado licor bien frío les encantó, se pusieron a tomar seguido y cuando se dieron cuenta la champaña los estaba embriagando, antes de pasar por una vergüenza se fueron para la casa, los anfitriones les obsequiaron dos botella más de champaña pues había sobrado demasiada, medio entonados llegaron a la casa y ya en familia se pusieron a degustar las botellas de champaña que les habían obsequiado…Mónica aduciendo un intenso calor empezó por quitarse el brasier porque se sentía sofocada, Andrés se zafó su cinturón y se quitó la camisa …así fueron despojándose de sus prendas hasta que quedaron prácticamente en ropa interior, Andrés se obnubiló mirando las hermosas y provocativas tetas de su hermana y sin decir nada se acercó a ella y empezó a acariciarlas luego empezó a chuparlas…Mónica empezó a sentir en su cuerpo un mar de sensaciones placenteras y olvidándose de que era su hermano no pudo evitar contemplar y tocar la enorme verga de Andrés que se había parado y estaba allí muy cerca para acariciarla, la escena fue subiendo de tono, Andrés se enloqueció y empezó a morder los erectos pezones de Mónica y ésta a su vez manipulaba con emoción el hermoso cilindro de carne de su hermano, Andrés no se pudo contener, apartó un poco su hermana y cogiéndole la cabeza la clavó en su entrepierna para que le mamara la verga, Mónica empezó a degustar esa pequeña golosina, con una habilidad innata empezó a darle una mamada de verga impresionante, era una maestra empírica en el arte de la felación, Andrés empezó a gritar de la emoción y su cuerpo fue presa de una agitación intensa , Mónica tuvo que aferrar ese pene erecto con las dos manos temerosa que con las sacudidas de Andrés se le fuera a salir de la boca, la intensa succión de la boca de Mónica precipitó el orgasmo de su hermano que con una copiosa eyaculación le llenó la boca a Mónica de una generosa porción de semen, Mónica que estaba descuidada casi no puede manejar esa derramada…las cosas cambiaron de un momento a otro, ahora Mónica empezó a manejar la situación… fue ella quien clavó a su hermano en la entrepierna ofreciéndole su preciosa vagina, prácticamente lo obligó a chupar todos esos efluvios que manaban como líquidos inagotables de esa gruta de placer, Andrés se sumergió en esa vagina deliciosa y empezó a lamer con su lengua todas esas paredes vaginales, subió buscando el clítoris y encontró ese pequeño órgano completamente erecto, empezó a lamerlo y de vez en cuando chuparlo…Andrés con su lengua despertó las más íntimassensaciones de Mónica…la excitada hermana empezó a sentir un inmenso cosquilleo que le recorría su cuerpo, abrió más las piernas para que la lengua de su hermano entrara más adentro, Andrés prefirió meter sus dedos en esa vulva insondable, con los dedos metidos Andrés empezó a acariciar esas mucosas internas y Mónica se enloqueció de pasión, empezó a gritar y a pedir que le metiera la verga, fue cuestión de segundos en que Andrés cambió sus dedos por ese inmenso pene y penetró a su hermana con un ímpetu que hizo gritar y gemir a Mónica, Andrés como un poseso empezó su lujuriosa cabalgata metiendo y sacando su poderoso pene y haciendo estallar de emoción a su ardiente hermana, fue un polvazoinolvidable que ambos compartieron entre gritos, palabras soeces e imprecaciones vulgares.

Ahora con la presencia de Sandra los dos maquiavélicos hermanos idearon una situación similar a la que tuvieron ellos para integrar esa joven a sus relaciones sexuales, al siguiente sábado Mónica llegó a la casa con tres botellas de champaña y le pidió a Sandra que la ayudara a organizar una pequeña recepción a su hermano Andrés, la chica inocente de lo que pretendían sus degenerados tíos colaboró en arreglar la casa…cuando llegó Andrés lo recibieron con esa sorpresa…ya las botellas de champaña estaban en la nevera, sólo fue cuestión de minutos para que los tres iniciaran con un brindis la íntima reunión…la charla empezó con temas familiares, luego se desvió a temas personales resaltando las anécdotas y experiencias personales…por último llegaron a las preguntas íntimas…Mónica tomándolo como una cosa natural entre mujeres le preguntó por la talla de su ropa interior, por los colores que le gustaban de sus prendas íntimas y así fue acercándose a cosas más personales …por su virginidad…por las caricias que más le gustaban…si hacia mucho tiempo no tenía relaciones…a medida que el cuestionario seguía Mónica se acercaba más a Sandra físicamente hablando …Andrés prudentemente se retiró simulando ir a la cocina, debía darle todas las facilidades a su hermana para empezar y ejecutar las técnicas de seducción.

Mónica tomó por la cara a Sandra susurrándole muy quedo que ella era una chica muy bonita, que su cabellera era lo más precioso de sus atributos, diciendo estas palabras empezó a acariciar su larga cabellera, con un movimiento rápido y simulando una caricia a su cabellera Mónica resbaló las manos por encima de los senos de Sandra, la chica al sentirse tocada se frunció y Mónica le dijo que no se afanara y acto seguido con sus dedos pasó a rozarle los pezones de Sandra que ya los tenía erectos…las manos de Mónica seguían todos los pasos para empezar a excitar a Sandra, en un abrir y cerrar de ojos Mónica le empezó a quitar la blusa que llevaba, cuando la prenda cayó al suelo Mónica quedo sorprendida pues Sandra no tenía brasier y sus hermosas tetas quedaron al aire, eran unos senos medianos pero deliciosamente redondos, sus pezones como dos fresas adornaban esas tetas juveniles, Mónica no pudo aguantar la tentación y aproximando su boca empezó a lamerlos erectos pezones, Andrea que nunca había sido acariciada de esa manera empezó a sentir una gran excitación que casi se traduce en un aparente rechazo pero Mónica con sus caricias fue venciendo la débil resistencia y la osada tía bajó sus manos para quitarle la pequeña falda a su sobrina…la nueva prenda también quedó en el suelo, delante de la excitada Mónica quedó el cuerpo casi desnudo de Sandra, una pequeña tanga ocultaba una voluminosa vagina que sobresalía de su cuerpo gracias a su tallado abdomen, ese triángulo del sexo de Sandra provocaba en Mónica un furor uterino que la abrasaba y le producía una sensación de hormigueo en todo sus cuerpo… no se aguantó más y con un rápido movimiento bajó la tanga y como loca bajó su boca buscando ávidamente el sexo de su sobrina…Sandra estaba tan emocionada que dejó que su lujuriosa tía empezara a chupar su vagina humedecida, la lengua de Mónica empezó a lamer sus labios llenos de líquidos que eran un delicioso néctar para la enardecida tía…Mónica empezó a buscar desesperadamente el clítoris de Sandra que estaba ligeramente oculto bajo un capuchón que ella rápidamente desplazó con sus dedos para poderlo lamer sin ninguna dificultad, la caricia sobre el pequeño órgano empezó a enloquecer a Sandra que presa de la emoción empezó a sentir primero un ligero temblor y luego una serie de fuertes convulsiones provocado por la lengua de su tía …sintió que la elevaba a una nube de sensaciones indescriptibles y luego un fuerte temblor que la llevó al cielo…era el primer orgasmo de su vida…quedó allí sinalientos pero complacida…Mónica que estaba muy excitada quería sentir las caricias de su sobrina y tomándola casi a la fuerza la acercó a su sexo…por primera vez Sandra estaba frente a la vagina de una mujer sedienta de sexo…una aroma que la atraía como un imán la llevó sin problemas a lamer con su lengua esos labios vaginales que se abrían como pétalos de una orquídea…su lengua empezó a explorar esa deliciosa gruta…probó esos líquidos que emanaban de esa fuente inagotable de placer…Mónica empezó a retorcerse de la emoción…Mónica se inclinó para buscar esa vagina oferente quedando con su culo levantado pero no contaba con la presencia de su tío que había regresado y que al ver ese espectáculo lésbico se había excitado causándole una erección tremenda…al ver a su sobrina inclinada lamiendo el sexo ardiente de su hermana empezó a besarle la vagina a su sobrina…era una cuquita delicada, su abertura era cerrada pero su lengua empezó a penetrar y Sandra al sentir esa caricia empezó a lamer más fuerte el sexo de su tía…Andrés no se aguantó y empezó a penetrar a su sobrina…primero lentamente tratando de acomodar en la pequeña raja esa inmensa cabezota de su verga…siguió metiendo su inmenso pene que fue abriendo esa vagina virgen creando un pequeño dolor que se compensaba con un gran placer…Andrés sintió una pequeña cantidad de un fluido caliente que le mojaba su verga…el himen roto de Sandra era ahora su precioso trofeo…había desvirgado su sobrina y eso lo enardeció mucho más…como loco empezó a meter más y más esa verga en la vagina de Sandra…la chica gemía de dolor y placer…su boca chupaba intensamente el sexo de su tía Mónica y como si se hubieran puesto de acuerdo los tres simultáneamente llegaron al orgasmo…al unísono los tres empezaron a gritar y gemir, era la llegada al clímax…era subir a lo más alto del cielo confundidos en las más sorprendentes sensaciones…para Sandra ese inicio de su vida sexual lo recordaría toda la vida…

Sandra estaba cansada pero quería y deseaba que su tía le chupara su vagina…el sexo oral era la especialidad de esa tía libidinosa…Mónica estaba acostumbrada a que su hermano se prendiera como una lapa a su coñito y sentir las arremetidas de su lengua explorando lo más recóndito de su sexo…ahora quería hacerle sentir un cunnilingus a esa preciosa chica…Mónica empezó a chupar esa cuquita recién desflorada, el sabor de su efluvios vaginales tenían todavía un pequeño sabor a sangre fresca, pero eso en lugar de hacerla desistir de sus deseos se los incrementó, no siempre se podía disfrutarde esa combinación de sabores…Mónica degustaba esos efluvios y metía su lengua cada vez más adentro tratando de extraer al máximo la cascada de jugos vaginales…eran deliciosos y ahora comprendía porque su hermano le gustaba chuparle tanto su cuquita…se acordó de pronto de la caricia que la enardecía…buscó el clítoris de su sobrina y se encontró con un “gallito” hermoso, era grandecito y estaba allí paradito esperando que su boca se deleitara con él…empezó a lamerlo primero suavemente, luego con mucha pasión y su sobrina empezó a subir al cielo…Mónica se prodigaba en brindarle muchas caricias y el clítoris parecía cobrar más longitud… parecía un penecito al que ella le estuviera dando una rica felación…que delicia!!!

Andrés que estaba recobrando sus fuerzas no pudo ocultar la excitación que le producía esa escena lésbica familiar…se acercó y quedó fascinado con la posición que tenía su hermana…estaba con el culo levantado…su bella vagina se veía en todo su esplendor, pero había otro tesoro a la vista…el precioso ano de su hermana talvez por la pasión que le estaba poniendo a su cunnilingus estaba muy abierto…era un culito muy apetecible y Andrés empezó a meterle su lengua…Mónica sintió como la abertura de su ano era lubricada con saliva y cómo los dedos de su hermano estaban tratando de meterse en su recto…se puso enardecida…sabía que en cualquier momento su hermano le iba a dar por el culo…sintió una rara ansiedad…quería pero no sabía como reaccionaria ella cuando el virgo de su culo estaba amenazado…y así sucedió Andrés no pudo contenerse y ayudado con el lubricante natural de los efluvios vaginales y un poco de saliva empezó a meter su inmenso tolete por la pequeña gruta…Mónica chillaba de dolor y placer…Andrés excitado por los gritos de su hermana empezó a deslizar el cilindro de carne por el recto de Mónica …la hembra gritaba y pedía que se lo metiera más adentro…Andrés como un loco tomo un ligero impulso y la clavó la verga de un solo envión…Mónica sintió que el aire le faltaba y para desahogarse incremento la succión de su boca en la cuquita de Sandra…luego todo fue locura…un pandemonio de sexo, lujuria y pasión se apoderó de los tres …Mónica con su lengua llevó a un clímax de lujuria a su sobrina…Andrés le dio finalización a su cabalgata con una poderosa eyaculación y Mónica que había empezado una furiosa masturbación también encontró su clímax de pasión…ese orgasmo compartido y simultáneo fue el sello de una alianza incestuosa entre tíos y sobrina…era el inicio de una relación pecaminosa pero deliciosa…entre los tres harían de su vida sexual una intensa búsqueda de sensaciones placenteras…era el principio de algo maravilloso…

S


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ