¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Habiendo contado lo de mi familia materna, continúo…

Ese domingo muy a las 7:30 quien me despertó con una llamada fue mi abuela materna, Sebastián estaba profundo a mi lado, así que cogí mi teléfono y salí a la sala a contestarle; nos saludamos, me preguntó como estaba, preguntó por mi papi, en fin cosas en general; me dijo que me llamaba principalmente para invitarme a un almuerzo por el cumpleaños de mi tío Julián,y que me quería ver, ya que desde Diciembre no me veía; yo le dije que no podía porque me había comprometido a cuidar a mi hermano esos días, ella solo me dijo que acaso cuantos años tenía como para que no pudiera quedarse solo, me dio un poquito de mal genio eso, y solo le dije que ya le había dado mi palabra a mi papi y a la esposa y que no lo iba a dejar solo, que después iba, como cosa raro colgó brava; en realidad hubiera podido ir porque mi hermano se queda solo de día frecuentemente, pero sinceramente no tenía ganas de verla por esos días; lo que si hice de una vez fue enviarle un mensaje a Julián por su cumpleaños.

Recuerdo que hacia frio y lloviznaba, y además era muy temprano para quedarme levantada, fui a mi cuarto y me cambié de piyama, me quité la que tenía y me puse una más abrigada de pantalón largo y grueso y con un buzo igual de grueso, y volví al cuarto de mi papi y me acosté, Sebas seguía profundo, prendí la tv y lo dejé en un canal de música, el sueño de momento se me había espantado, intentando dormir pensaba en todo lo que había pasado, lo de mi papi y ahora lo de mi hermano, y pensaba que lo de Sebastián era más como un juego, que no llevaría a nada más que solo esas restregadas y a sus manos traviesas tocándome de vez en cuando, y yo posándole muy “disimuladamente” para sus fotos no tan secretas ya; pensando en lo de las fotos cogí su teléfono aprovechando que estaba dormido, tenía curiosidad de ver las fotos que me tomaba secretamente; como por orden de mi papi y la mamá no le puede poner clave, lo desbloquee y abrí la galería para ver las dichosas fotos, pero no encontré nada raro, estaba segura que la noche anterior me había tomado algunas, pero no las encontré, pensé que las había borrado ya.

Finalmente me quedé dormida; me despertó un ruido fuerte, miré a mi lado y Sebas ya no estaba, eran como las 9:30, me levante a ver que era y donde, cuando me asomé a la sala lo vi en la cocina, vi que estaba intentado hacer algo en la licuadora, y tenía un desorden grande, me dio risa y le dije: oye que haces? Me miró y me dijo: No se vale, tú tienes que seguir en la cama porque yo voy a llevarte el desayuno, eso sí fue algo que me sorprendió porque él jamás ha sido detallista con ninguno de nosotros, ni el día de la madre, ni en cumpleaños, nunca! Yo le dije que no era necesario que yo lo preparaba, y me dijo que no que él quería consentirme porque era la mujer de la casa, yo lo mire y le dije que la mujer de la casa era Claudia y solo me dijo, si pero ella no está; que quisiera llevarme desayuno a la cama me pareció lindo.

Le ayudé y finalmente preparamos el desayuno entre los dos, mientras lo preparábamos me hizo su reclamo por haberme cambiado de piyama, le dije que estaba haciendo mucho frio, entonces me respondió que para eso nos arrunchábamos rico, le dije que sí pero igual el frio era mucho; cuando estábamos desayunando Julián me escribió diciéndome que gracias por el mensaje y bla bla bla, a la final me preguntó que si iba a ir al almuerzo, le dije que no y la razón por la que no podía acompañarlo, él me dijo quefuera con Sebastián, que no había problema, que ya hace algunos días no me veían y que me extrañaban;ya en mensaje de voz le respondí como para sacarle el cuerpo, que Sebastián tenía mucha tarea y que la mamá lo regañaba si llegaba y no la había hecho, mi hermanito me miró como diciendo que no, le dije que era una mentira para no ir donde mi abue; finalmente mi tío me dijo que entonces trataba de pasar al otro día, o que me invitaba a almorzar esa semana; nos despedimos y listo.

Mi hermanito me dijo que si más tarde íbamos a algún lado para no quedarnos encerrados, le dije que depende como siguiera el clima, yo le dije que nos acostáramos otro ratico, él me dijo que si pero en mi cama para arruncharnos y no sentir tanto frio, le dije que lo esperaba entonces en mi cama y que él recogiera la loza; me acosté y al momento llegó él, me abrazó y nos pusimos a hablar un rato, le dije que quería ver las fotos que me tomaba, me dijo que no, que le daba pena mostrármelas, le dije que no fuera tonto que si era yo porque pena, que si no me las dejaba ver no lo dejaba sacarme más fotos, entonces se fue por el celu de él, y me mostró las que me había tomado el día anterior, eran varias, algunas borrosas, otras mejor tomadas, mostrando alguito, de mi culo, en fin varias; yo le dije que donde las guardaba porque yo había cogido el celular y no las había encontrado, primero me dijo que porque le esculcaba el cel, pero no se puso bravo, y después me dijo que ese celular tiene una especie de aplicación que se llama caja fuerte y ahí puede esconder fotos, videos y lo que quiera, para que cuando mi papi o la mamá se lo revisen no encuentren nada, le dije que me dejara ver que más tenía, me dijo que bueno pero que no fuera a contar, le dije que no que él sabe que yo no cuento nada, y abrió esa app y nos pusimos a ver, habían más fotos mías y otras de cucas, de culos, de téticas de diferentes tamaños, pero sin mostrar la cara; habían varias de una verga, mirándolas bien parecían en el cuarto de él y en el baño de nosotros, le pregunté de esas fotos y me dijo que con amigas del colegio intercambiaban fotos a veces, yo me fije más en la de la verga; y esa verga se veía grande de verdad, y se le notaban ya algunos pelitos, le pregunté: eres tú?, él respondió: si porque? Solo le dije: no por nada; pero dentro de mi pensaba: WOW que delicia!! La verdad se le veía rica.

Además de esas fotos tenia, cosas de accidentes, fotos y videos de mujeres desnudas, y videos porno, entonces él abrió un video y me dijo mira, era de un trio, después de una mamada, y así seguimos viendo; viendo el porno noté que se calentó, me echó la pierna encima y empezó a tocarme las tetas, yo también estaba algo caliente, pero por molestarlo le dije: ay no! Voy a quitar eso porque ya te pusiste todo caliente, me dijo: no estoy así, le dije: seguro?, me miro y me dijo: seguro, le dije: no te creo, se rio y me dijo: tú con ese pantalón tan grueso no sientes nada, me dio risa y le dije: tan bobo! Igual hay maneras de saber si un hombre está caliente o no, él me respondió: a ver dime cuales, me di un poquito la vuelta quedando casi de frente a él y le dije: así por ejemplo y metí mi mano en las cobijas y se la puse por encima del bóxer en la verga, la reacción de él fue correrse un poquito para atrás, pero sonrió, y luego se acomodó para que se la tocara, obviamente la tenía súper parada y me di cuenta que no era imaginación mía lo que había visto en esa foto y lo que sentía cuando me la arrimaba, en verdad ya con mi mano tocándosela pude sentir que era de buen tamaño, eso no parecía de un niño de 11 años, deje mi mano ahí un momento y se la acaricie y le dije ves que si estas caliente bebé, él no decía nada, creo que solo disfrutaba esa pequeña caricia que le hice, quite mi mano de su verga y entonces me dijo: que rico que se siente, le sonreí y me acomodé boca arriba, me abrazó y puso su mano en mis tetas; y me dijo que siguiéramos viendo porno, le dije no porque estas muy caliente, me dijo y tú no? Le dije no, me dijo no te creo, me dio risa y le dije igual si lo estuviera no podrías saber y me reí, me dijo yo si, le dije a ver como sabes, bajo la mano y me la puso en la cuca acariciándomela por encima de mi pantalón, le dije así no sabes nada y le quite la mano de ahí, me dijo es que con esa piyama tan gruesa no se siente nada, entonces le cogí la mano y sin soltársela la metí dentro del pantalón para que me la tocara bien solo por unos segundos y le dije: y así? No dijo nada, cuando se la saqué solo me dijo uy que rico Xime déjame más, le dije no señor no se puede ahí y le puse la mano en mis tetas, le dije: ya no más porno ni nada de calenturas.

Nos quedamos un rato así, se le notaba la calentura tan grande que tenía, y me acariciaba las tetas de una forma rica y no niego que haberle tocado la verga y haber comprobado ese tamaño, me tenía caliente e intrigada, después de unos minutos le dije: ya te pasó? Él me miro y haciéndose el bobo me dijo: qué?, le respondí: tu calentura? Y me respondió: acaso no que tú sabes si sí o no? Sin duda él tenía ganas que se la tocara otra vez, lo miré le sonreí y le dije: a ver… y volví a ponerle mi mano en la verga, primero por encima del bóxer y después de unos segundos le bajé un poquito el bóxer, se la saqué y empecé a tocársela directamente y le sentí los pelitos en las bolas, se sentía rico tocársela; él no decía nada solo disfrutaba y la verdad yo también porque descubrir eso tan rico de mi hermanito, fue una verdadera sorpresa para mí; antes que algo más pudiera pasar gracias a nuestra calentura, quite mi mano de ahí y solo le dije: si, sigues caliente bebé, y decidí levantarme, y haciéndome la boba levante bien las cobijas para vérsela y se le veía monumental, se sintió apenado y se tapó rápido y solo me dijo: para dónde vas, le dije que iba a lavar la loza del desayuno porque ya iban a ser las 11, le dije si quieres ve y juega play, me dijo que después iba; ya el frio me había pasado obviamente, y la piyama no es muy cómoda para hacer cosas del apartamento, entonces con mi hermanito en mi cuarto decidí ponerme ropa más cómoda y delante de él me cambié, me puse unos bóxer de tela delgadita y bien ajustados y un top algo transparente, por el reflejo de la pantalla del tv podía ver como atentamente me miraba, al terminar de vestirme me di la vuelta y le di un besito chiquito en la boca, el quedó como sorprendido y no dijo nada. Salí de mi cuarto hacia la cocina.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ