¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

sucedió cuando tenía unos 20 años (hace ya rato). en ese entonces era estudiante, y necesitaba viajar de una ciudad a otra. cuando me acerqué al pequeño terminal, me enteré de que había una protesta de los conductores de buses y todos los servicios estaban atrasados. yo no tenía afán, pero tampoco mucho dinero. habría que esperar. decidí caminar un rato por los alrededores. pasé cerca de una estación de gasolina, en donde usualmente los vehículos más grandes (buses y camiones) se abastecían.
allí estaba un camión cargando gasolina, y me dí cuenta que el camionero, que le estaba pagando al señor de la bomba, tenía una camiseta con el nombre de la ciudad a la que yo iba. El camionero se dió cuenta de que lo estaba mirando, y me devolvió una mirada de desconfianza, quizá porque en ese momento tenía el fajo de billetes afuera y pensó alguna cosa mala de mí. en medio de la verguenza le dije que me había quedado mirando su camiseta porque esa era la misma ciudad a la que quería viajar, pero que con la protesta estaba varado.
El camionero se relajó. era un hombre grande, acuerpado y velludo. barrigón, como todos los camioneros, y tenía esas manos grandes, duras, con vellos en los dedos que tanto me excitan.
si quieres puedes viajar conmigo. - me propuso. 
yo le sonreí. - claro! de una! muchas gracias!
echamos a andar. conversamos un par de horas de generalidades, hasta que la ruta nos llevó paralela a un río en una zona muy calurosa. era ya la una de la tarde, y por la orientación del camión y la ruta, el sol entraba con fuerza y nos daba en las piernas.
que calor tan fuerte! - le comenté al camionero. 
-si, esta ruta a esta hora es muy difícil por esa razón. por eso hay que tratar de viajar con ropa cómoda. -
el camionero llevaba unos pantalones cortos, y se desapuntó la camisa, dejando su gran barriga peluda al aire.
- debería hacer lo mismo- dije yo.. pero yo vestía un blue-jean grueso y una camiseta cerrada. entonces me quité los zapatos y las medias. se me ocurrió una idea..
- te molesta si me quito el pantalón? es muy grueso y el calor es tremendo..
-dale, que estamos en confianza. - replicó con una risita burlona.
 - (vamos a ver si le puedo borrar esa risita de la cara) - pensé yo, mientras procedí a bajarme el bluejean.. mi camiseta era larga, pero aún así sabía que el alcanzó a darse cuenta que yo estaba usando unos cacheteros de encaje muy pequeños y femeninos. hice como que no pasaba nada, y le dije:
- uff! gracias así estoy mucho mejor.
- estoy de acuerdo.. - dijo el camionero, con un gesto de sorpresa y sin la sonrisa de antes.. seguro estaba tratando de averiguar mis intenciones.
yo seguí como si nada, charlando sin darle importancia a la situación, pero veía como el estaba más nervioso, no paraba de mirarme y pasaba saliva de vez en cuando.. pero no se atrevía a decirme nada, ni a mandarme la mano..
- me tocó un tímido. - pensé - habrá que darle un empujoncito.. -
entonces dije: - no me había dado cuenta lo bonito que es este paisaje! se podría quedar uno todo el rato mirando! - y al tiempo, me arrodillé en el asiento y saqué la cabeza por la ventaja, apoyando los brazos en la puerta. ahora mi colita estaba directamente expuesta al camionero.
pasaron algunos instantes, mientras esperaba alguna reacción, pero no hubo ninguna. estaba pensando que otra cosa hacer, cuando sentí una poderosa mano agarrando con fuerza mi nalguita.. 
- se te ven muy lindos esos cucos.. - me dijo, con una voz cargada de morbo..
- gracias.. - repuse lentamente.. también sintiendo la excitación inundándome.. - pero ahora tengo más calor que antes! -
- quítate la camiseta - la forma en que lo dijo.. no era una pregunta, tampoco una orden fuerte.. era más una indicación en donde no hay duda de que se va a obedecer.
- si señor - repuse con voz temblorosa.. me quité la camiseta y me acosté en el asiento, las piernas abiertas y dobladas, mas cerca de la barra de cambios, mis brazos atrás de la cabeza a manera de almohada..
pasaron varios minutos sin charlar.. solo el sol, la carretera, el calor, la mano del camionero que pasaba de la barra de cambios a mi entrepierna constantemente..

[continuará..]


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ