¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Encuentro inesperado con mi amiga

-Ella tiene 42 años es algunos años mayor que yo y nos conocemos hace ya unos 15 años, había buena relación pero una amistad muy distante.

Algunas veces la veía en la calle y sólo un saludo amable y ya y en otras ocasiones la llegue a encontrar en la misma ruta de bus, ahí si hablamos más, pero sólo cosas de familia y temas en general, nada muy personal aunque si había un buen trato no pasaba de ese punto.

Cierta noche mientras salí a tomar unos tragos, la ví desde la barra que se encontraba en una mesa con unos amigos, hasta el momento no la había visto tan bien arreglada y además había un notorio cambio en su cuerpo era evidente que estaba yendo al gimnasio...al cabo de un rato me acerqué para saludar y la saque a bailar en dos oportunidades,de manera muy natural aunque de reojo apreciaba su cuerpo pues hasta el momento no la había tenido así de cerca y se sentía bien pero la verdad no la veía con deseo ni morbo a pesar de lo bien que se veía...así sin más terminó la noche cada quien por su lado.

Al pasar unos días le envié la solicitud al facebook  y cuándo me aceptó espere hasta verla en línea para saludar,tal vez no la veía con deseo pero hubo algo que llamó mi atención desde esa noche... siempre las conversaciones por Messenger eran muy básicas, prácticamente no saludabamos y no pasaba de ahí, a pesar que no buscaba nada pues si quería al menos tener una charla amena pero nunca pasó... hasta cierto día que me encontraba en el trabajo sin mucho que hacer y sin nadie interesante para hablar, cuándo ví que estaba en línea y la saludé.era época de cuarentena hace unos dos meses y empezamos a hablar un poco más fluido, al día siguiente volví a escribir y de nuevo siguió nuestro chat, empezamos a hablar de todo ese encierro y bueno llegamos al tema del licor y me ofrecí a invitarle  unas cervezas para que las disfrute en su casa y pase un poco el aburrimiento, después de tanto hablar del tema prácticamente me auto invité para ir a su casa y compartir juntos las cervezas.

Ella aceptó pero que si a mi no me daba pena de su papá y sus dos hijos, y pues como sólo iba en plan de amigos para salir un poco de la monotonía le dije que no igual solo ibamo a tomar y charlar.

Ella es una mujer de 1,60 metros más o menos, de buenas caderas, una cola muy provocativa y piernas bien definidas producto de su rutina de ejercicio, una mujer muy atractiva y con todo en justas proporciones...

Llegó el día de nuestra cita, un sábado en la noche, llegué listo con doce cervezas justo para pasar una buen velada...a diferencia del encuentro en el bar ahora ya no tenía jeans ni estaba maquillada ni arreglada, pero admito que no lo necesitaba y la sorpresa fue verla en una licra muy ajustada a su cuerpo y muy corta que marchaban sus piernas y lo que tenía entre ellas de una manera brutal, eso cambio mi perspectiva, mientras ella seguía la admire de pies a cabeza y como contoneaba sus caderas mientras caminaba.

Nos ubicamos en una mesa ubicada en un corredor muy amplio y me dijo que su papá ya estaba durmiendo y sus hijos aún despiertos en la habitación pero que eran muy relajados.

Empezamos las cervezas y ambos coincidimos en que era extraño estar compartiendo los dos un momento así, y hacía chistes al respecto y bueno que le sorprendía mucho que yo le hubiera hecho esa invitación.

Primero fuimos hablando de cosas del pasado y de la familia, temas muy generales, igual muy agradable y amena la conversación al menos estaba haciendo algo diferente en esta cuarentena... Como para cambiar de tema le pregunté si iba al gimnasio y pues era obvio y me empezó a contar de su proceso y el cambio bastante notorio que había tenido su cuerpo... también mencionó que tenía algunos pretendientes del gym y fuera de él y que les compartía fotos para que evaluaran su progreso, fue interesante escuchar eso y le insinue que si se podían ver o eran muy comprometedoras.

Accedió y saco su teléfono y empecé a ver algunas foto en ropa deportiva y casual y a medida que bajo por la pantalla salieron unas fotos de un culo enorme muy tonificado y en hilo dental, pero no mostraba su rostro...

Halague su cuerpo y le dije que me dejaron sin palabras sus fotos que muy afortunados sus amigos, sólo se echó a reír me dijo que ella gozaba con los comentarios que le hacían y era consciente que los volvía locos pero que ellos tenían claro que no iba a tener nada con ellos, yo también trate de tomarlo con naturalidad pero una leve erección en mi pantalón empezó   al ver tremendo culazo y al verla en ese pequeño short frente a mí.

Como el tema era el ejercicio le pregunté que rutina tenía porque se mantenía muy bien a pesar de llevar tanto tiempo los gimnasios cerrados.

A partir de ahí fue una locura y un deleite para mis ojos... primero se levantó de la mesa y extendió sus brazos y dió un par de giros haciendo alarde de su figura, mis ojos la recorrieron por completo y le dije que se notaba el trabajo y que tenía un lindo cuerpo y además mostró algunos ejercicios caseros que hacía " no se como describirlo, pero ya se imaginarán todas las posiciones que se hacen en un gimnasio para hacer sentadillas, ejercicios para tonificar cola y piernas".... Fue un espectáculo verla así en posiciones tan subjetivas y yo conteniendome y mi verga creciendo a cada momento.

Después de un rato pasamos a la cocina pues le dije que se sentía un poco de frío donde estábamos...ya ubicados en el nuevo sitio seguimos hablando de cosas triviales y también algunos comentarios con doble sentido pero todo como un par de amigos con mucha confianza.

En un momento nuestras manos coincidieron en la mesa y la tome suavemente y seguimos hablando como si nada pero tomados de la mano.

Después de un rato me soltó para ir al baño y al regresar fui yo, entre normalmente pero al momento de querer lavar mis manos me tope con un brasier justo en el lava manos, lo tomé y lo abrí para verlo bien y ya me lavé lo dejé en su lugar y salí...al llegar a la mesa le conté el percance que había pasado por su desorden y que atrevidamente y con mucho cuidado me tocó hacerlo a un lado para poder asearme...

Su reacción fue echarse a reír e imaginarse mi cara al ver el brasier.

Luego salió su hijo mayor y nos presentamos y después de un rato se fue por suerte.

Me dijo que estaba incómoda con su ropa y que si yo tenía algún inconveniente en que se fuera a cambiar, ninguno le dije.

- Lo importante es que estés cómoda.

Al cabo de unos minutos llegó con un short igual de corto pero menos ajustado y una blusita sin mangas....le dije que no notaba mucha diferencia entre una ropa y otra,  a lo que respondió que pensaba ponerse una bata corta y sin brasier, pero que le daba pena y que si así yo la había estado mirando toda la noche no se imaginaba como iba a ponerme al verla así.

- por mi no hay problema le dije.

Pero dijo que ya no porque talvez despertaba a alguien.

- Entonces al menos si quieres quítate el brasier y así estarás más cómoda, le propuse.

Salió al corredor un momento y ya entró con sus tetas totalmente libres.

Unos senos que si bien no los había visto en vivo se notaban de muy buen tamaño firmes y con un grandes pezones que se mostraban bajo su blusa, eso me puso a mil y elevó mi verga al máximo y mi deseo y morbo por ella... No dude en elogiar su par de bellezas y ella todo normal, como que disfrutaba hacerme sufrir.

De imprevisto nos cogió un insecto que entro volando a la cocina y se instaló en la pared y de inmediato se levantó a tratar de espantarlo pero más asustada estaba ella y pidió mi ayuda, bueno m levanté a tratar de sacarlo y en un movimiento ella se corrió y sentí como pego todo su culo a mi verga algo parada, no lo ví como un accidente si no como algo buscado así que procedí a sacar el bicho y cuándo ya iba ella para su silla la hale hacia mí y me evito y se soltó de inmediato.

- sentí que la había embarrado o qué no supe manejar la situación al apresurarme.

Después de un rato mientras seguimos hablando tomados de la mano ella como que cayó en cuenta de su evasiva w hizo algo por reivindicarse.

- Tienes frío todavía. Me preguntó.

- Si un poco, respondí mientras fijaba su mirada en sus ojos.

- Ay que pecado, ven te doy un abrazo para que te quite un poco.

Al escuchar eso de una me abalance sobre ella y la abracé ahí sentada y sentí el tibio de su cuerpo y como se juntaba mi rostro con el suyo.

Y estando así me susurró que un abrazo se da de pie, así lo hicimos y la abracé con fuerza y recorrí al tiempo su espalda hasta casi su cola, luego juntarnos nuestras caras y pase una mano por su mejilla y no quedó de otra que buscar su boca y darle un apasionado y largo beso... Cuándo de repente se separó y dijo que eso no estaba bien que la disculpara y que la culpa era suya por ir a cambiarse de ropa y pues que había provocado que pase eso y que además eramos amigos y no podía ser.

La tome de nuevo en mis brazos y luego cogí su cara y la pegue a mi y le dije:

- Si, somos amigos y nada va a cambiar,solo pasó algo que ambos quisimos...

Y la bese de nuevo y correspondió, entonces los besos se volvieron más apasionados y mis manos se volvieron inquietas y me deje llevar por el momento...Y empecé a acariciar su espalda y luego baje hasta ese hermoso par de nalgas redondas y duras. Le bese el cuello y note su excitación y le subí la blusa y empecé a lamer esos senos que deseaba desde que ví su brasier en el baño, los bese y chupe por completo mientras bajaba mis manos hasta llegar de nuevo a su culo y meti mis manos por debajo de su ropa y sentí la piel de tan perfecto culazo... ella estaba muy arrecha y soltaba suaves gemidos pero volvía y se alejaba pensando en que alguien podría entrar, a mi no me importaba en lo absoluto y seguia en lo mío besándola con deseo y tocando todo su cuerpo y haciendo énfasis en su gran cola y chupando como un bebé esas ricas tetas y viendo como sus pezones se ponían erectos de tanta calentura.

-Estoy muy arrecha me decía, pero a la vez no sabía si parar o seguir. Se notaba excitada y a la vez nerviosa por sus hijos.

No aguanté más y mande mano hasta su sexo por encima de la ropa y al ver que disfrutaba, meti mi mano por completo por debajo de su cachetero y ufff estaba totalmente mojada y meti mis dedos dentro de ella y la masturbaba mientras besaba sus tetas y ella gozaba de placer.

Ya la tenía con los senos al aire así que baje su short para ya disponerme a penetrar esa vagina que estaba totalmente húmeda y lista para mi verga que se sentía a estallar.

Pero justo ahí me detuvo, dijo que no que en su casa no, que estaba muy arrecha pero que no era capaz.

Yo insistí y la besaba con lujuria y tocaba todo su cuerpo y continuaba dándole  dedo para sentir sus fluidos escurrir por mi mano y otra vez a bajarle su ropa y otra vez la negativa. La bese de nuevo pues era notable lo excitada que estaba y meti mis dedos de nuevo y los saque llenos de fluidos y le dije mira como estas y como último intento desabroche mi pantalón y saque mi verga con una gran erección, ,la saque y la puse en su mano y la agarró con fuerza y me hizo una paja rápida y de nuevo echo marcha a atrás, la dejé que acomodara su ropa y luego un par de besos más abrazados mientras hablábamos de lo loco de aquella situación y como fue sucediendo todo ese idilio de pasión. 

Ya por último le pedí que me concediera al menos un último deseo, y era que me dejara ver ese hermoso culo en vivo pues lo tuve entre mis manos pero deseaba verlo de cerca... Entre risas y ya con los niveles de excitación regulados se dió la vuelta y bajo su short de pijama y cachetero y dejo esa rica cola a plena vista para contemplarla, le agarre de nuevo las nalgas y le di un último beso.

Sólo fui por unas cervezas y terminó todo en un rico encuentro, quedamos con ganas de más... Después de eso fui una vez más pero no pasamos de besos, aunque ambos sabemos lo que queremos sólo es cuestión de tiempo y ahora que ya no hay cuarentena es una oportunidad para hacer ese encuentro realidad y pasar a otro nivel y disfrutar de esa espectacular mujer.

Disculpas por relato tan extenso, pero quería publicarlo y faltan algunos detalles pero en resumen fue lo que me sucedió.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ