¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Conociendo a mi prima y terminé hasta comiendo su culo

Todo empieza porque mi primo de viene a vivir a la ciudad en que yo vivía, yo ni siquiera sabía que éramos primos. Con el paso de los años hicimos una buena amistad más allá del hecho de ser primos pues creo que lo somos como en segundo grado, en una época de vacaciones el regresaba a su ciudad natal y me propuso que fuera con él pues yo también estaba en vacaciones.

Así armamos viaje y llegamos a su ciudad y más tarde ya estábamos en su casa, vivían ahí su madre y dos hermanas mayores que él, tuve empatía con ambas pues son personas muy amables pero no me fijé en ninguna de las dos, sólo fuimos haciendo amistad y conociendonos entre todos.

La hermana mayor (Mariana/24 años) trabajaba y salía muy temprano y llegaba siempre a las 7pm y la otra (Patricia/ 21 años) estaba desempleada y pues es me relacione  más fácil con ella pero sólo una buena amistad y ya... llegó el fin de semana y nos reunimos en una de las habitaciones a ver películas, más fue lo que recochamos e hicimos bromas que ver TV, al cabo de una rato Patricia le dió sueño y se fue a su cuarto y quedé en el cuarto con mi primo, Mariana y su mamá. Seguimos charlando los cuatro y al siguiente en quedarse dormida fue la mamá pero ahí en la misma habitación, después de un rato mi primo se quedó profundo y quedé despierto sólo con Mariana y para no despertar a los otros dos que estaban en el cuarto  me senté junto a ella en una colchoneta que estaba en el piso y le bajamos el volumen al TV... No había tenido tiempo de compartir mucho tiempo con ella por su trabajo y pues nos estábamos desatrasando jajaja.

Luego de un tiempo quedamos acostados el uno frente al otro y hablando de todo un poco; yo en ese entonces tenía 18 años y meses jajaja.

Empezamos a hablar de los noviazgos, del colegio, de intereses en común etc, y de un momento sin si quiera pensarlo ya nos encontrabamos más cerca y podiamos sentir nuestra respiración al hablar y en un instante nos miramos a los ojos y sin forzarlo y de manera muy natural nos acercamos sin decir nada y nos dimos un beso un poco inocente y con algo de nerviosismo por tener a su mamá y su hermano en el mismo cuarto, para mi una situación bastante extrema contando que yo apenas tenía 18 años en esa época. Nos detuvimos y nos reímos con algo de asombro y sin tener explicación de cómo llegamos a ese beso, y al momento ya nos estábamos besando de nuevo sin importar lo que había a nuestro alrededor, está vez fueron besos mas intensos con mucha pasión hasta el punto de llegar a la excitación y sentía como se agitaba su respiración y al mismo tiempo una erección iba creciendo bajo mi pantaloneta, me deje llevar del momento y empecé a acariciar sus senos y con ganas de probarlos pero era complicado intentar algo así y que tal vez despertara alguno de los dos, sólo tocaba sus senos, besaba su cuello y acariciaba su espalda hasta llegar a su cola.

Los dos teníamos ganas de tener sexo, yo le propuse que fuéramos a la sala o a su habitación pero dijo que no se  quería arriesgar y lo pues que además quería que fuera algo más especial, me puse en su lugar y respete su decisión...esto ocurrió un sábado en la noche y parte de la madrugada del domingo y entonces me dijo que lo dejemos para el lunes que ella iba a decir en el trabajo que tenía que salir temprano y que yo pasara a recogerla.

Así terminó la noche un par de besos más y a dormir, el domingo en la mañana los demás preguntando cómo había terminado la noche y ella de una respondió que le dió sueño rápido y se  fue a su cuarto y bueno todo normal solo recordamos entre todos la noche anterior.

En el transcurso del día estuvimos hablando y en una ida a la tienda la acompañe para saber cómo íbamos a hacer pues yo no conocía la ciudad y no podía decir simplemente que me iba a ir solo  al centro a conocer, así que ella se le ocurrió decir en su casa que iba a salir temprano y que entonces yo fuera en taxi hasta el centro de la ciudad para que la acompañe a hacer unas vueltas y hacer unas compras , a todos les pareció normal y nadie le dió importancia es más me dieron recomendaciones e indicaciones.

El lunes me levanté y ya se había ido al trabajo, a eso de medio día la llamé y  me dijo que salía a las 2 pm, así que almorcé y me fui a bañar y alistar para salir a nuestro encuentro.

Salí de la casa, caminé un par de cuadras y tome un taxi hasta el centro, me baje donde ella me había indicado y en tras unos minutos de espera llegó vestida con su sastre de ir al trabajo, cuándo apenas la conocí la ví muy normal y nunca pensando en nada con ella...ahora así con ese uniforme y con su cabello que todas la mañanas se levantaba a planchar la veía hermosa de un momento a otro me empezó a gustar demasiado, ella una mujer algunos años mayor de silueta estilizada, hermoso cabello,una cara que para mi me parecía divina, me sentía increíble estar con ella tal vez pensaba que me sentía así por mi edad pero ese sentimiento ha trascendido los años pero ese es otro cuento jajaja.

Nos saludamos de beso en la mejilla y los dos nerviosos, apenas hace dos semanas que nos conocíamos, la acompañe a comprar unas cosas que necesitaba y compre unas cuantas para mi pues esa era la excusa para salir juntos de casa.

Terminamos de hacer las compras y ahora si a lo que habíamos salido, pero el dilema es a donde  iríamos y yo ni idea sin conocer la ciudad y ella pues tampoco conocía, le propuse que caminaramos un poco y que seguramente encontraríamos algún hotel... Y así fue y en el primero que vimos nos metimos...ya en el cuarto el nerviosismo natural y pues para romper el hielo pedimos dos cervezas para sentirnos más relajados, nos tomamos la cerveza y hablamos un poco y me acerqué y la bese.

A esa edad no era mucha mi experiencia pero sentía que debía llevar toda la iniciativa, la tome de la mano y la puse de pie y la bese pero con más deseo como para aumentar la pasión, todo fue besos por unos minutos...Y empecé a soltar los botones de su blusa hasta que quedaron sus senos a mi vista y los acariciaba mientras quitaba el broche de su brasier y me quedan ese par de tetas a mi disposición, eran de muy buen tamaño muy suaves, y ni dude en besarlas y lamer con mi lengua sus ricos pezones, ella un poco apenada al principio pero pronto fue disfrutando, ya después de un momento de deleitarme con sus pechos la acosté en la cama y baje su Pantalón de oficina, y que belleza al ver que queda en un delicado cachetero blanco de encaje, me retiré la camiseta y me abalance contra ella , mientras la besé bajaba la mano hasta ese cachetero y tocaba su sexo que se sentía como iba aumentando la temperatura y mientras besaba su cuello y lamía aún esas hermosas tetas metí mi mano dentro de su ropa interior y sentí por fin lo que tanto anhelaba.

Bueno ya no aguante mas y parecía que ella tampoco, baje mi pantalón y con mi pelvis hice presión sobre la suya para poderla sentir y en un instante baje su cachetero y mi boxer también voló, me puse el preservativo y fui entrando muy lentamente y en posición de misionero jajaja todo normalito pero notaba que le gustaba tenerla adentro y de apoco fui aumentando ritmo y variando las posiciones, luego la puse al borde de la cama y levanté sus piernas hasta mis hombros y allí otra empujada con bastante ritmo y más fuerza sin parar por unos minutos hasta que sentí como mi semen ya iba a salir, seguí así hasta correrme dentro de ella le baje las piernas y la bese mientras se la dejaba un rato más adentro.

Descansamos un poco, charlamos y nos tomamos otra cerveza. Luego empezaron de nuevo los besos y mi verga se puso firme de nuevo y listos para el segundo, ya tenía la experiencia del primer polvo así que en este no fue todo tan suave si no más apasionado y clavandola con más fuerza y fue cuando me dijo que no aguantaba más y que quería descansar, me tocó aceptar y pensé que me iba a quedar con ganas de venirme por segunda vez... Después de un par de minutos me besó y me dijo que le dolía su Cuquita que porque no lo hacíamos por detrás. Mi mente estalló y mi verga se templo de inmediato...en ese entonces no tenía mucho práctica con el anal, pero puse en práctica lo que sabía.

Le dije que si tenía alguna crema en su bolso y sacó un tarro de crema de manos, se colocó boca abajo y empecé a aplicar crema en su cola y lentamente llegando a su culito con suavidad y masajeando con la llema de mi pulgar hasta que le metí mi dedo índice, estaba muy apretado y seguí dilatando , pero no sabía cuándo estaría lista... De nuevo con mi pulgar me acerqué y al momento se lo tragó y supuse que era tiempo, un par de dedos más por un corto tiempo y otra vez condón y me acerqué a ese rico culo muy tierno...

Ella sentía algo de pudor o tal vez por ser nuestra primera vez y en tan poco tiempo pero no se acomodaba para penetrarla a plenitud...así boca abajo levanté un poco su cola y lleve mi pene hasta su culo y sentía la presión mientras ella gemía del dolor aunque no decía nada, otro intento y lentamente fui entrando por ese culo, sentí muy apretado y el escuchar sua gemidos de dolor y placer me excitaba mucho....por un largo rato la tuve así follandome ese culo pero muy lento y suave, ya al notar que gemía más de placer que de dolor aumente el ritmo y la levanté para que quedara en cuatro y le di duro sin ninguna pena jajaja... Luego para terminar la puse boca abajo levanté sus piernas y otra vez a comerme  su cola mientras l miraba fijamente y ella ya no podía disimular su placer hasta que me vine una vez más pero esta vez dentro de su culo...Nos besamos, nos bañamos, cambiamos y salimos rápido pues se nos había hecho ya muy tarde.

Aun recuerdo esta experiencia y aunque faltó más cosas por probar, fue espectacular y lo del anal ni por mi mente pasó pero así fue... Tiempo después tuve un segundo y último encuentro.

Los últimos días en su casa nos dábamos unos besitos en su cuarto y en la noche subiamos a la terraza y la cosa se ponía más caliente pues ahí si le chupaba las tetas y l manoseaba por todo lado aunque ahí si no hubo sexo pues el resto de la familia estaba en el piso de abajo fueron unos últimos días muy excitantes...


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ