¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Fantasia 3: La Capacitación

Recibí una capacitación virtual. Era temprano en la mañana y todos los días me bañaba, me ponía el pantalón de la pijama y me arreglaba de la cintura para arriba. En mi ultimo dia de capacitación, mi esposa se levanto con la libido en el cielo, queria sexo a todo dar, pero en el momento me negue por la capacitación. Iban a ser dos horas largas de charlas pensando todo el tiempo en mi esposa esperándome en la cama, pero no recibiría el certificado si faltaba asi que tenía que esperar.

Faltando 20 minutos para terminar. Mi esposa salió de la habitación, recién bañada y en bata. Se paró frente a mi justo cuando me nombraron para unas preguntas así que no la pude mirar. Pero por el rabo del ojo pude ver que dejó caer la bata y estaba completamente desnuda. Termine de responder mientras ella quitaba las sillas de la mesa y se metió debajo de ella. Sentí sus manos en mis piernas. Me empujo y me hizo levantarme un poco de la silla para quitarme el pantalón de pijama. Me abrió las piernas y sin decir nada me comenzó a lamer el pene. Con su lengua recorrió todo mi glande y lo empezó a chupar completo. Lo metia y lo sacaba de su boca como una total maestra. Apretaba sus labios de vez en cuando y me mordía. De repente lo sacaba y lamia por el lado hasta llegar a mis testículos y los chupaba. Yo luchaba por no hacer caras ante la camara, pero no podía evitar el agite en mi respiración. Afortunadamente la clase siempre transcurría con el micrófono silenciado y solo lo activabamos cuando nos hacían preguntas. Así que estaba tranquilo de que no se escuchara mi respiración ni las chupadas. Al no poder hacer ningún gesto me remitía a apretar el lápiz o a agarrarme de la silla fuerte mientras ella no paraba de chupar y lamer. Depronto senti todas las ganas de venirme y asi que movi la pantalla del portátil hacia arriba como si accidentalmente se hubiera caido la camara y quedara hacia el techo, le cogí la cabeza y la empuje para que mi pene le quedara muy adentro y me comencé a venir. Apenas si logré emitir un gemido. La solté y volví la pantalla a su lugar y me acomode como pidiendo disculpas. Mientras mi esposa seguía recibiendo todo mi semen. Permaneció allí unos segundos mientras se pasó todo. Salió por el otro lado de la mesa. Aún quedaban 10 minutos de clase. Tomo un par de sillas y las acomodo a mi lado uniendolas, tomó un papel y un lápiz y escribió algo. Se arrodillo sobre una y en la otra puso sus manos quedando en 4 y con su culo y vagina expuestos a mí. Me paso el papel. Hazme lo que quieras. Yo tenia la pantalla frente a mi y si giraba mi vista unos grados tenía todo su culo. Alargue mi mano y se la pase por su vagina y su culo. Estaba completamente humeda asi que sin reparo le meti dos dedos hasta el fondo y ella comenzó a gemir. Me di cuenta que el movimiento de mi hombro se veía en la videoconferencia así que subí la pantalla un poco hasta permitir que mi cara se viera solo desde el cuello para arriba. Luego saque mis dedos de ella y poniendo mi mano en pistola hice que mi dedo indice quedara en su clitoris y mi dedo pulgar jugará entrando en su vagina y saliendo hasta tocarle el ano. Asi la tuve varios minutos, pero a decir verdad tenia mi boca hecha agua por las ganas que tenía de lamerla. Volví a meterle los dedos pero esta vez le metí tres y luego 4. Estaba completamente dilatada su vagina. Ella se retorcia y gemia, se movía adelante y atrás como si realmente la estuviera penetrando. 5 minutos para acabar y empezaron a dar las últimas conclusiones y a mandar el link de asistencia mientras yo seguía metiéndole todos mis dedos hasta que vi algo mejor. El control de la chimenea estaba justo en el centro de la mesa. Era del tipo decodificador de tv. Es decir tenia forma semiovalada semicilindrica. Mientras entré al link de asistencia lo agarre y sin dudarlo ni un segundo se lo meti. Ella levanto su cabeza asombrada y gimió. Volví a sacarlo y lo meti y gimió con más fuerza. Seguí asi un par de veces más. Lo saque y lo deje sobre la mesa. Llene los datos y envie el link. Cerré rápidamente el computador, me lancé sobre ella y metí mi cara entre sus piernas. Le comencé a lamer el clítoris mientras el metia mi nariz en su vagina. Luego pase mi lengua por toda su vagina hasta llegar a su ano. Le dije que fueramos al sofá donde se acostó con las piernas abiertas. Volví a meterle mi cabeza entre las piernas y la comencé a chupar mientras mis dedos volvieron adentro. Se retorcía de placer hasta que no aguanto más y se vino en mi boca. Nos levantamos y nos besamos. Ha sido la mejor capacitación de mi vida.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ