¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Swingers en pandemia: cómo se adaptan estas parejas al COVID-19

Artículo por: GuiaCereza.com

Una camioneta gris con vidrios polarizados se detiene a un costado del Parque Lleras en Medellín. Una pareja fresca y joven que estaba esperando desde hace rato en la acera se aproxima y saluda al interior, a sus ocupantes que han abierto la ventana delantera.

La puerta trasera del vehículo se abre y la pareja sube. Ella tiene 22 años y un cuerpo de modelo de Playboy en un corto vestido negro; él tiene 28 años, es moreno y tiene una apariencia masculina. Los llamaremos Paula y Alex.

Adelante, en el asiento del conductor, está Carlos, tiene 50 años. A su lado se encuentra Sofía, tiene 47 años y hace 25 años está casada con Carlos. Ambas parejas se conocieron a través de Twitter. Carlos y Sofía fueron quienes dieron el primer paso y contactaron a Paula y Alex que tienen una cuenta swinger en esta red social con más de 3.000 followers.

La camioneta recorre unas cuantas cuadras con dirección al Poblado y se detiene frente a una droguería. Alex sale y va a comprar algunas cosas que harán más seguro y ameno el encuentro.

Se conocen bastante bien por las sesiones de Zoom, Skype y las videollamadas de Whatsapp. C y S tienen claro lo que quieren para el primer contacto físico, ambos se basaron en un concepto visto en Internet: el UberSex. Primero, quieren ver cómo P y A tienen sexo en los asientos traseros de la camioneta.

Pronto las cosas se ponen calientes allá atrás, los besos y los jadeos empiezan a resonar en el interior del carro. Carlos conduce despacio y observa intermitentemente el espejo retrovisor. Sofía se voltea para ver los bellos cuerpos del par de amantes que ya conoce de sus videos en OnlyFans.

Paula ya está encima de Alex y este le sube el vestido, sus hermosas nalgas quedan descubiertas. Su ropa interior es una diminuta tanga blanca que se pierde entre sus glúteos. Sofía estira la mano hasta las piernas de Carlos, lo acaricia y sube lentamente hasta encontrarse con su erección. Las nalgas de Paula han sido su fantasía recurrente desde que vio sus videos y fotos.

Paula se corre la tanga y les deja ver a los ocupantes de la parte delantera del carro su vulva rosada. Alex le frota su verga imponente y ella gime. La penetra paulatinamente y luego le empieza a dar duro. Los gemidos de Paula aumentan de volumen al tiempo que Sofía masturba a Carlos y se dispone a chupárselo mientras maneja por la Milla de Oro.

Antes de la pandemia, Carlos y Sofía ya se habían conocido con otras parejas swinger. Se veían en hoteles, en fincas y en pueblos cercanos a Medellín.

En Colombia, los encuentros entre parejas se siguen llevando a cabo, pero ahora se toman medidas de seguridad extra. Por ejemplo, antes de este encuentro, ambas parejas se hicieron la prueba del COVID, todos negativos. También, los asientos del carro fueron limpiados y el interior rociado con alcohol. Los clubes swinger que siguen prestando sus servicios, lo hacen con asistencia reducida y tomando medidas de higiene extra.

Al igual que antes de la pandemia, las redes sociales y Guiacereza, siguen siendo métodos muy utilizados para contactarse entre parejas swinger. Esto es fundamental ya que ha habido restricciones en algunas ciudades para los clubes swinger, lo que ha llevado a la realización de reuniones clandestinas a las que muchos no asisten por el riesgo que implica. Otra alternativa han sido las orgías virtuales, principalmente a través de Skype (Infobae, 2020).

Después de dos horas de recorrido por Medellín, en el que los ocupantes de la camioneta se bajaron cada media hora para cambiar de lugar entre sí, el encuentro culmina en el mismo sitio en el que inició. La pareja fresca que se subió al principio, baja de la camioneta sudorosa y un poco despeinada.

Infobae. (2020). Boom de orgías virtuales y fiestas sexuales clandestinas en Colombia durante la pandemia.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ