¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Mi mano izquierda la coloque en su colita y con la derecha la abrace fuerte contra mi cuerpo, mientras ella colgaba de mi cuello con sus manos y sus piernas entrelazadas en mi cintura como le pedí que lo hiciera, sentir la presión de sus pequeños senos en mi pecho aumentaba mi deseo.
No te vayas a soltar de mi cuello mi hermosa niña para que puedas sentir más deseo y dime lo que empieces a sentir.
Solté mi mano derecha y tome mi pene llevándolo suavemente hasta la entrada de su vaginita, senti la suavidad de sus labios vaginales y empecé a rozarla suavemente, en ese momento ella me abrazo mas fuerte y apretó más sus piernas contra mi cintura, su reacción fue inmediata.
Mi hermosa niña que me sentiste, quiero saberlo.
No se papi, siento como nervios y cosquillas por todo mi cuerpo, que pena contigo.
No te preocupes mi niña hermosa, no sientas pena que es normal, me encanta saber lo que sientes en este momento, quiero saber si te sientes bien y que te siga acariciando con mi pene.No se papi, aun tengo un poco de miedo por todo lo que estoy sintiendo ahora.Lo que ella acaba de decirme era lo que esperaba escuchar en ese momento, alentaba mi deseo por ella, saber que había despertado en mi niña hermosa el mismo deseo que yo sentía por ella me ilusionaba y me daba fuerzas para seguir despertando más deseo en ella.Mi hermosa niña, ya te dije, lo que estás sintiendo es deseo por tu papi, te gusta lo que te hago sentir y te da miedo porque es nuevo para ti y quisieras que no acabara este momento, pero no te preocupes que te voy a complacer hasta donde tu quieras, le decía eso mientras seguía con mi pene rosando su vaginita sin sentir cansancio en mi brazo que la sostenía.
Mi niña hermosa no me respondiste si deseas seguir sintiendo todo lo que me dices que sientes y deseas sentir mas cosas.Papi, si quiero seguir sintiendo todo esto por mi cuerpo, pero me da miedo lo que siento.
Dime mi niña hermosa porque te da miedo lo que estás sintiendo, quiero saberlo ya.
Papi, no se como decirte lo que siento, pero quiero estar así contigo siempre porque me gusta y si quiero que entres tu pene en mi vagina para que sepas que se siente estar con una mujercita virgen como tu dices.
No podía creer lo que me decía mi niña hermosa, era lo que deseaba escuchar, así podría hacerla mía por primera vez.
La tome de su cintura con mis manos y le dije que se dejara caer un poco hasta que sintiera que mi pene tocaba su vaginita, la mire a los ojos y le dí un pequeño beso en su dulce boca, se estremeció mas, senti cuando apretó fuerte sus piernas en mi cintura, estaba tan excitada como yo.
Ella me deseaba como yo a ella, perdí la noción del tiempo, nos arriesgamos a que la hermana se diera cuenta, que horror, pero no importaba, no quería perder la linda oportunidad de estar con mi hermosa niña, pensaba en ello, nada más me importaba; mis brazos la sostenían por su espalda y su colita, no quería que se lastimara, la bese nuevamente entrando suavemente mi lengua en su boca, correspondió abriendo su boca, en ese momento nos fundimos en uno solo, su vaginita estaba sentada sobre mi pene erecto, le dije que bajara sus piernas suavemente para que su vaginita se sentara sobre mi pene como cuando se monta en caballito y así poderse mover sobre el, sentí su vaginita caliente sobre mi pene, sus juguitos escapaban de su interior,  mi pene los sentía y al apretar sus piernitas despertaba en mí una sensación maravillosa.Papi, se siente muy duro tu pene pero me gusta lo que me hace sentir, me dijo abrazándome por la cintura.Mi niña hermosa no te preocupes, que mi pene solo quiere sentir tu vaginita virgen para disfrutar de todo el placer que despierta ella en él y quiere consentirla hasta que tu lo permitas.Esta bien papi, quiero que sigas, ya no siento miedo, estoy más tranquila y me gusta lo que siento.Sentí como sus palabras aumentaban mi deseo, en ese momento la abrace fuerte alzandola contra mi cuerpo y entre la cabeza de mi pene quedando en la puerta de su vaginita, al sentir que la cabeza de mi pene entraba en su vaginita explote, mi semen quedo en su vaginita y en  medio de sus piernitas,  la abrace muy fuerte contra mí y besé su cabeza.
Mi niña hermosa me haces el hombre más feliz de la tierra, por fin se lo que se siente acariciar una vaginita virgen gracias a ti, te amo mi niña hermosa.Papi, qué es lo que salió de tu pene que siento calientito.Me encanto como lo dijiste mi niña hermosa, lograste despertar en mí tanto deseo, que mi pene de felicidad te lo demuestra entregándote su semen preciado que guarda para demostrarte que tu le fascinas.Papi, siempre demuestra así su felicidad tu pene.Mi niña hermosa, de ahora en adelante solo tu serás capaz de hacerlo feliz, porque encendiste la llama del amor y la pasión en él.Verdad papi, solo yo lo haré feliz y dime, mi mami no lo puede hacer feliz como yo.En ese momento se me hizo un nudo en la garganta, no sabía que responder a mi niña hermosa.
La verdad es que solo tu lo podrás hacer feliz nuevamente, pero será nuestro gran secreto.Quieres acariciar mi pene con tus manos mi niña hermosa para que lo hagas más feliz y puedas sentir mas placer.Si quiero un poquito papi.Sólo hazlo mi niña hermosa, puedes acariciarlo un poco con tus manos.Lo tomó con sus dos manos y empezó a acariciarlo, tenía semen aún y sus manos se deslizaban suavemente sobre él, qué sensación tan maravillosa me producían sus pequeñas manos sobre él.Papi se siente muy suave, no está tan duro, ya no tengo miedo, porque se pone así.Mi niña hermosa, porque se cansa un poco después de todo lo que tu lo hiciste vivir hoy, quiero que sepas que él siempre estará esperandolas a ti y tu vaginita, para hacerlas sentir todas las cosas bonitas que hoy sentiste cuando te acaricio, le dije abrazándola contra mi cuerpo.
Papi, tambien te gusto lo que hicimos  y ahora si sabes que se siente cuando tu pene entra en una vagina virgen como la mía.
Mi niña hermosa me hizo un hombre muy feliz por tener la oportunidad de ver tu hermoso cuerpo desnudo y sentir cada parte de tu cuerpo, sentir y probar todo tu cuerpo virgen fue maravilloso.
Esta bien papi, te quiero mucho y también me gusto todo lo que me hiciste sentir, fueron sus palabras de despedida."Espere mi primera vez haciendo el amor con mi hija".

¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ