¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Después de haber hecho el amor con mi niña hermosa ese fin de semana, en mi mente rondaba cada día lo bello que fue y como paso todo entre los dos, fue especial y lindo todo lo que vivimos esa noche, mi niña hermosa había conocido el placer que se sentía cuando hacías el amor con el ser amado.Mi intención era guardar por siempre dentro de mí ese momento para recordarlo cuando quisiera volver a vivir esa noche mágica.Mi niña hermosa no cambió conmigo en ningún momento, pero tampoco me hablaba del tema, no quise recordarle, quería que el recuerdo permaneciera en el tiempo.Siguió siendo especial conmigo como lo era antes, pensaba que no se sentía mal y que no me lo reprochaba, por el contrario se sentía bien como habían pasado las cosas esa noche.A la mañana siguiente que paso lo nuestro me desperté primero y me quede observando su esplendoroso cuerpo desnudo, solo lo observe pero no la toque, hasta que ella despertó, me miró de una manera tan tierna que me doblega, solo se me ocurrió darle un beso en su frente.Te amo mucho mi niña hermosa, gracias por haberme dado tu hermoso tesoro y por lo feliz que me hiciste.Ella me miró con su ternura angelical que movía todo dentro de mi.Papi, tú también me hiciste feliz y por eso te quiero mucho.Pasaron varios meses y el recuerdo seguía en mi mente,  deseando poder volver a vivir otra hermosa noche.El temor a que pasaran más cosas y que mi esposa se diera cuenta, me hacían tener paciencia y esperar, pensaba que era lo mejor.Recuerdo que fue una semana antes de mi cumpleaños, cuando se presentó una situación especial, digo especial, porque ese día mi pequeña niña llegó del colegio diciendo que estaba muy cansada y que le dolían mucho sus piernas porque la clase de educación física estuvo fuerte, diferente a otros días, reflejaba en su rostro el cansancio.Hija de verdad te ves muy agotada deberías darte una ducha y te recuestas para que descanses mejor, las tareas las puedes hacer mañana que no tienes clase.Papi, me parece buena idea, me daré una ducha y luego iré a dormir.Yo seguí en la sala con su hermanita viendo televisión, pasaron algunos minutos y vi que mi niña hermosa salía hacia el baño, que bien pensé, así estará mejor.No había pasado algunos minutos cuando salió del baño cubierta con una toalla y se fue a su cuarto, al verla pasar a su cuarto cubierta con la toalla, vino a mi mente la imagen de su bello cuerpo desnudo y despertó el deseo de estar cerca de mi  hermosa niña.Me levanté del sofá donde me encontraba y me dirigí a su alcoba, al entrar la vi acostada cubierta con su sábana.Mi niña hermosa como te sientes ahora.La verdad papi, estoy muy cansada, me duele todo mi cuerpo y mas mis piernas, me tome un calmante que nos da mama para el dolor y espero me pase pronto.Mi niña hermosa, te va a pasar pronto, estés tranquila.Salí de su alcoba y  me fui a la sala, ya estaba entrando la noche y mi esposa llegaría un poco tarde ese día, no recuerdo el motivo, solo que había avisado que llegaba tarde ese día.Todo me daba vueltas en la cabeza, no entendía porque el recuerdo de nuestra primera noche era tan intenso en ese momento, empezaba a temblar de pensar en que podía entrar a su cuarto y decirle que deseaba vivir nuevamente aquella maravillosa noche.Sin embargo algo dentro de mi me lo impedía, sabía que no estaba bien lo que había pasado ese día, era mi pequeña hija de tan solo 13 años, que había hecho el amor conmigo aquella noche mágica, pero estaba sola esa vez y no podía repetirse.Mi deseo era fuerte e incontrolable, cuando me senté en el sofá le dije a mi hija menor que si quería salir un poco al parque del conjunto, que yo quería descansar y como su hermana estaba cansadita, no quería que estuviera sola, mejor que fuera a jugar con sus amigas una hora, al escucharme me dijo si papi, voy a jugar un rato.Esperé a que saliera del apartamento, luego me dirigí a la alcoba de mi niña hermosa, abrí suavemente la puerta para no despertarla, pero ella estaba despierta. Que pasa papi, porque entras así de pasito.Nada mi niña hermosa, solo que como me dijiste que te dolía mucho tu cuerpo y más tus piernas, quiero darte un masaje en tu cuerpo para que te sientas mejor y puedas descansar, tu hermana bajó a jugar con sus amigas mientras llega la mami y estamos solos.Si papi dale, el masaje me ayudara a descansar, solo el masaje verdad papi?Cuando ella dijo eso, me puse muy nervioso, no se porque dijo solo el masaje, pero no pregunte, no era el momento, hubiera querido decir si quería algo más que el masaje, pero deje así, con el masaje podría sentir todo su cuerpo en ropa interior pensé.Fui hasta el baño de ellas y tome el aceite que usaban en algunas ocasiones, entre nuevamente a su alcoba y me senté a los pies de la cama.Esperemos que con este masaje te mejores mi niña hermosa.Esperemos que solo con tu masaje me sienta mejor papi.Nuevamente me insistía que solo el masaje, pero no me atreví a preguntarle si deseaba algo más, era un riesgo innecesario pensé.Levante un poco la sábana y la baje hasta su cintura, quede frió, ella estaba con su camisón azul, el mismo de nuestra primera noche de amor, del que la despoje, todo fue más confuso, no sabía si era un mensaje de ella o solo una casualidad, pensé cómo podría saber ella que vendría a su alcoba.Papi te quedaste callado te pasa algo dime?
No te preocupes mi niña hermosa solo pensaba en algo pero ya pasó.
Dime papi quiero saber en qué pensabas.
Hija es que al verte con tu camisón azul recordé inmediatamente esa maravillosa noche cuando hicimos el amor por primera vez.
Papi, en serio te acordaste como estaba vestida esa noche.
Mi niña hermosa, jamás olvidaré esa noche, es la mejor noche de mi vida y por eso es muy especial para mí, recuerdo bien como estabas vestida y lo hermosa que te veías.
Sabes papi, pensé que no recordabas lo que había pasado esa bonita noche.
Al escuchar esas palabras, estaba seguro que había sido muy feliz y que seguramente deseaba que pasara nuevamente.
Para nada mi hermosa niña, ese recuerdo quedará grabado en mi corazón y mi mente para toda la vida, como olvidar cuando hicimos el amor por primera vez y me diste tu más valioso tesoro, la virginidad de tu rica vaginita, nunca olvidaré las cosas tan bonitas que me hiciste sentir.
Que lindo papi que nunca lo olvides, porque yo tampoco lo olvidaré.
Al bajar la sabana se notaba su panti blanco, sentí un corrientazo por todo mi cuerpo, no era para menos, verla en su camita acostadita como aquella noche, despertaba deseo en mi y la ilusión de volver a estar con ella.Deje caer aceite en mis manos y luego la lleve a sus pies, frote mis manos en sus dos pies, se sentían tan pequeños y al contacto mi pene estaba ya erecto, los masajeaba muy suave, primero sus dedos y después la planta de sus pies.Papi, me haces cosquillas.Solo la mire y sonreí, era mágico ese momento para mi, los dos solos otra vez, podía contemplarla nuevamente, empecé el masaje con ella boca arriba, tome el aceite y deje caer gotas en sus lindas piernas desde los pies hasta sus rodillas, después mis manos empezaron a masajear sus piernas, lo hacía con mucho cuidado, suave, pensando en quitar su dolor, no lo niego y queriendo despertar placer en ella.Lo hacía desde sus rodillas hasta la punta de los pies, ella solo movía sus manos llevándolas a su cara, me quedé mirándola y ella hizo lo mismo, le sonríe un poco.¿Te gusta lo que sientes mi niña hermosa?Hizo un gesto con su cara diciéndome que sí.Me sentía a gusto con su respuesta, pensaba que sentía alivio y que las sensaciones que le despertaba el masaje le gustaban.

Sigue "final"


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ