¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Historias de la universidad #1: Mi amiga gordita

Durante mi bachillerato no fui alguien sobresaliente con las mujeres, pero en la universidad la historia cambio. De alguna forma mis extrañas características que resultaban hilarantes en el colegio resultaban atractivas en la que sería mi alma mater, con el tiempo construí una fuerte personalidad segura e imponente y mi habilidad con los números y las palabras me llevaron hasta la monitoria de un curso, en ese curso tenía varias alumnas llamativas, algunas muy lindas, otras muy sexy y luego Milena, una chica gorda y grande pero que conservaba la figura de una mujer con todo lo rico que debe tener. Milena siempre fue algo brusca, pero al hablar conmigo se volvía tonta y dócil, siempre me llamo la atención eso, pero al estar tan solicitado por mujeres ''más atractivas'' y lo digo entre comillas pues ella no tiene nada que envidiar, no le preste mucha atención.

Pasaron varios meses sin eventos nuevos hasta una tarde donde los buses pasaban llenos, pensaba en si caminar o irme enlatado en un transporte publico cuando ella apareció:

- ¿Para dónde vas? Dijo Milena tomándome por sorpresa

-Ya me voy a casa ¿por?

-Me queda camino a donde voy, si quieres te puedo dar el chance. Claramente acepte encantado.

El viaje fue bastante normal, hablamos sobre temas de la universidad y otras cosas, mas temprano que tarde el taxi me dejo en mi casa con la sorpresa que ella se bajo conmigo, me miro con algo de pena y yo me eche a reír, claramente sabia lo que venia ahora y ese culo gordo cada vez era más atractivo.

Pasamos sin mediar palabra a mi cuarto, Milena es una mujer grande, un poco mas baja que yo, ósea que mide como 1.70, es blanca y de ojos cafés, tiene un lindo cabello ondulado negro y todo lo tiene rosadito, de tetas grandes y nalgas enormes y duras, solía usar ropa de trabajadora técnica por su empleo.

Milena se acostó un rato conmigo en la cama, nos besamos lentamente y le dije -me besas muy suave para lo duro que te voy a poner a chupar, ella se echo a reír y bajo sin mediar palabra para meterse mi verga en su boca, aun no entiendo la razón, pero las mejores para hacer sexo oral siempre han sido y serán las gordas, Milena la movía por toda su boca, inflaba sus cachetes y me la babeaba, dejaba caer baba a mis bolas y las acariciaba, una delicia.

Me aburrí de su boca, aunque debo admitir que era deliciosa, la acosté en la cama y libere su enorme culo, una tanga negra adornaba su perfecta piel blanca y sin marcas, estuve tentado a romperle el culo pero su vagina estaba muy mojada y carnosa, comencé a mover el pene en la entrada y ella rogaba porque se lo metiera, era una vagina enorme, como de vaca así que no tuvo que rogarme mucho, cuando se lo deje ir sentí que estaba muy apretado, claramente ella hace mucho no tenía intimidad y después me lo confirmaría.

Comencé a golpearle el culo mientras le daba nalgadas, ella gemía mucho y mis papas habían llegado así que le metí una media que tenia cerca en la boca, parecía una cerda con una manzana y eso me excitaba aún más, me deje llevar por el deseo y me vine dentro dos veces seguidas, al terminar y sacarle la verga una enorme cantidad de liquido cayo en el piso y estoy seguro que era mas de ella que mío, Milena, simplemente un polvo delicioso.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ