¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

ENTREGO MI DELICIOSA MUJER A SU JEFE...

   Está historia es real. Hace algunos años mi mujer trabajaba en un proyecto de la alcaldia. Estaba muy contenta porque habia conocido gente muy linda en el trabajo. Entre esa gente había un muchacho muy bien parecido, alto interesante. Ella me lo decía porque nuestra relación es muy abierta. Su ropa siempre ha sido muy caliente, ya que así es su personalidad. Entonces ella se vestía para ir a trabajar con leggins ceñidos y tacones, y escotes que dejaban entrever sus ricas tetas medianas. Yo la llevaba a su empleo todos los días, y siempre habla una moto de alto cilindarje parqueada, era de su jefe que siempre llegaba temprano. La dejaba en mi carro y me calentaba viendola caminar porque se le meneaba ese culo redondo en sus leggins o faldas. Y se podía ver su ropa interior diminuta entre ese par de nalgas. Debo confesar que había un sentimiento de celos por saber que otros hombres estarían cerca de ella todo el día mirando su descarada sexualidad. Ella me contaba que cuando estaba sola con su jefe en la oficina algunas veces a proposito se ubicaba de espaldas a el y se agachaba a recoger algun documento para darle la oportunidad a el de que le viera ese culote abierto, porque le gustaba provocarlo. Y la oficina era tan pequeña que le ponía su culito contra los brazos suyos mientras el permanecia sentado, luego se discúlpaba como si hubiera sido un accidente inocente. La excitaba portarse un poco putica con el. 

Una noche en que jugaba la selección Colombia, ella y yo teníamos una pequeña fiesta en casa. Estábamos muy borrachos y ella vestía un puti vestido y en el cual se le salian sus cachetes cuando caminaba. Depronto la llamo una amiga del trabajo para invitarla a un bar a ver el partido con los compañeros de trabajo. Yo me puse de mal genio porque teníamos nuestra fiesta privada y estaba muy divertida. A regañadientes acepte ir muy contrariado, pero ella estaba muy contenta y quería ir. Yo no le hablaba, pero la veia caminando por el parque Lleras con ese vestido que se le salian las nalgas cada tres pasos y pensaba que probablemente la gente pensaba que ella era una puta...y eso me excitaba. Llegamos al lugar y todos sus compañeros de trabajo estaban allí, incluído su jefe. Yo me porte como un patan, algo que no era raro en mi en esos días. Ella bailaba con sus amigas, y yo no dejaba de beber. Luego ella vino a mi con su encanto caracteristico y me dijo que había unos mexicanos invitandola a ir a otro lugar mas privado con ellos, y es que se le veía tanto el culo que provocaba sexo anal alli mismo...me advirtio que no siguiera bravo. Yo le dije que bueno pero que bailara con su jefe regaeton y le sobara las nalgas en su pene, que yo quería ver.... Eso me pondría de buen genio, después de tanto trago... Ella fue, y tenía una compañera que tenia las tetas más grandes, muy ricas, operadas. Y para calentar a su jefe le dijo que adivinara el tamaño de las tetas de las dos. Su amiga timida se alejo y mi novia bailando de espaldas a el, le dijo que le metiera su mano por su escote y dedujera el tamaño de sus teteros. Su vestidito era tan vaporoso y no tenía brasier. El se sorprendió al notar que sus pezones estaban tan expuestos, palpo su suave teta y le dijo: 32D? Ella dijo: Si! 

Ellos seguían bailando en la oscuridad y yo tomando aguardiente solo en la mesa. Cuando estaba tarde le dije a mi mujer que invitará a sus amigos a nuestro apto. pero solo su jefe accedio justo como yo deseaba. Tomamos un taxi y ellos dos se sentaron atrás, de reojo ví como le acariciaba sus muslos, y fingi no darme cuenta.... Cuando llegamos al apto. Yo me senté y empece a masturbarme, él era discreto y hacia que ella se regalará como una puta en celo. Ella ponía música de espaldas a el y el le sobaba su pene contra el culo, que se desnudaba con ese puti vestido. Luego ella se voteo de frente a el, y el le pidio que se bajara el escote. Y saltaron esos pezones rosaditos, en esas teteras que provocan puro sexo sucio. Ella le bajo la cremallera y empezó a sobar su bulto. Yo estaba que explotaba de placer, luego se lo saco y media como 23 cm. Lo que me sorprendió y calentó. El le apreto su pene, y le abría las nalgas con su hilito dental. Luego ella se puso de rodillas y se la metio toda a su boca, y se la mamo muy profundo. Yo no podia creer que estaba viendo a mi mujer haciendo eso... Luego ella se paro y lo cogió del pene como si lo cogiera de la mano y lo llevo a la cama. Lo sento y se puso en cuatro a mamarselo, para que yo viera su culo en hilo dental y con sus tacones de 15 cm. Después se paro y se sentó en su grueso pene y lo cabalgo. Yo no aguante más, fui y se lo empece a empujar por el anito que ya estaba muy húmedo con la lubricación suya y de su amigo...  Yo estaba tan arrecho que le pedia que le diera sexo anal a él. Nos vinimos los tres y termino la fiesta sexual, cuando la razón finalmente comienza a prevalecer. Despues de eso a veces llegaba a mi apto. Y ella no estaba, luego volvia y me confesaba que se había portado muy mal. Ya que su jefe la recogía y la llevaba a moteliar y le exigía que le diera el sexo anal que le había quedado debiendo.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ