¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Nos conocíamos ya hacía casi 6 meses, el flechazo fue inmediato pero yo tenía novio, anillo y fecha de matrimonio. Aún así no podía dejar de pensar en él, cada noche fantaseaba con sentir su cuerpo y sus manos en el mio, en el día lo veía en la oficina y solo con escuchar su voz y sentir el olor de su perfume me hacía mojarme, la atracción era mutua, pero el deseo de estar juntos en algo serio superaba el querer tener solo una aventura. Yo sabía qué mi noviazgo de casi 10 años era un desastre pero la costumbre y la sensación de seguridad no me permitían dejarlo todo por él.

Un viernes de octubre, estábamos los dos solos en el auditorio de la empresa donde ambos trabajabamos, hablando sobre lo imposible de este amor, pero yo comencé a ver cómo uno a uno nuestros compañeros de trabajo iban dejando la  empresa, hasta qué solo quedamos él y yo…. en mi mente repasaba oficina por oficina y definitivamente todos se habían ido ya…. eran las 6:00 pm y ya empezaba a oscurecer. Sus ojos se veian tan hermosos, su cuerpo tan deseable, mi vagiina estaba húmeda y el deseo se apoderó de mi. 

Yo sabía qué en el auditorio donde estábamos, había un pequeño cuarto de sonido qué convenientemente estaba vacío. Lo tomé de la mano, y  le dije qué confiara en mí, qué nadie nos interrumpiría. Lo lleve hacia ese pequeño espacio, el no lo podía creer, comenzamos a besarnos con tantas ganas qué parecía qué nos fuéramos a arrancar los labios, yo le metí la mano por debajo de su camiseta…. había soñado tanto con tocar su piel, él abrió los botones de mi blusa y me tocó con sus manos tan grandes, mientras qué yo jugaba con su delicioso pene, dentro del pantalón.

Para ese momento yo estaba tan excitada qué lo único qué quería era qué me metiera su pene en mi vagina porque estaba a punto de estallar en un orgasmo salvaje. Él deslizó su mano hacia mi pantalón, pero yo tenia una correa artesanal, bastante elaborada y no podíamos quitarla…. yo le dije qué me la arrancara, qué la rompiera y me penetrara… todos los accesorios de la correa quedaron esparcidos por el piso y en ese pequeño cuarto me puso cuatro y me penetró ... .no necesitó mucho para qué yo viniera ya para ese punto era inminente y luego lo hizo el. Fue muy intenso, no supimos cuánto duró, pero para cuando salimos ya estaba completamente oscuro…}

El olor a sexo era impresionante y delicioso, nos fuimos rápido por qué lo unico qué nos provocaba era continuar la faena. Acordamos qué yo saldría primero y el lo haría después para evitar suspicacias.

Esta no fue la única vez, vendrían muchas más, más calientes, más pesadas. porqué días después dejé a mi novio por el y me dediqué a vivir la vida y el placer junto a el.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ