¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Si un clavo saca otro clavo.... mejor dos clavandote!!

Este relato sucedió hace algunos meses cuando mi esposo y yo nos fuimos de paseo a la playa en Panamá, con muchas ganas e intención de cazar una buena presa, una pareja o una  mujer para pasar un buen rato durante esos días en el paraíso. 

Nuestro vuelo hacia Panamá hizo escala en Bogotá y allí, en el avión se subió una mujer muy interesante, de entre 25 y 30 años, al verla nos llamó la atención por qué era justo de nuestro tipo…. una mujer de cabello oscuro y largo, ojos cafés claros, casi amarillos, unos labios super sensuales, con muy buena nalga. La estuvimos mirando un muy buen rato y nos preguntamos si viajaba sola o acompañada. para nuestra sorpresa, se sentó en el avión y el asiento de junto a ella permaneció solo. Después de llegar a Panamá, hacer migración y salir del aeropuerto nos esperaba un transporte qué nos llevaría al hotel de playa y adivinen quien también iba para el mismo hotel…. si era ella.  Nos subimos al transporte y el conductor verificó las personas qué tenía en la lista, ella se llamaba Angie y se supone qué debería estar con un tal Fernando, pero ella solo dijo…. “El no va a venir, estoy yo sola” cuando dijo eso mi esposo y yo nos miramos y nos dijimos ....a cazar!!!!

Durante la primera parte del recorrido el conductor nos preguntó de qué país veníamos, todos éramos de Colombia, ella dijo qué venía de Cali y qué era la primera vez qué visitaba Panamá, pues ese fue el tema de conversación por qué nosotros hemos viajado varias veces por trabajo. Nos fuimos conversando hasta llegar al hotel y no quiso contarnos sobre su acompañante, nos dijo que si nos volvíamos a ver en el hotel nos contaría, al registrarnos nos aseguramos de ver bien donde sería su habitación y nos despedimos esa mañana.

En la noche estábamos en el restaurante y la vimos buscando una mesa disponible, la llamamos y se sentó con nosotros. Nos contó qué quien debía viajar con ella era su novio con el qué llevaba un casi 1 año y medio, no se veían mucho por qué el vivia en otra ciudad  y dos días antes del viaje ella decidió sorprenderlo en la casa de el y la sorpresa fue qué el vivia con otra persona y tenía una niña de 3 meses.No quiso perder el viaje qué ya estaba pagado, decidió ir sola y tratar de sacarse ese “clavo”. La oportunidad estaba puesta, yo le dije qué la honestidad es muy importante y por eso mi esposo y yo tenemos una relación abierta, muy curiosa nos empezó a preguntar sobre el tema y nos fuimos a tomarnos unos tragos y a contarle. Obviamente yo me fijaba muy bien en lo que le interesaba para contarle más y calentarla…. a medida qué íbamos hablando veía como cruzaba las piernas y se tocaba disimuladamente su vagina, ella tenía un vestido estraple y mi esposo tocó suavemente su espalda descubierta para ofrecerle un trago y ella brinco e hizo un sonido super excitante… ya estaba caliente. Se disculpó y mientras mi esposo estaba trayendo el trago le dije qué no había problema, qué me había gustado mucho y qué nos encantaría escucharla más … no esperó el trago y dijo que nos veríamos al día siguiente qué ya quería irse a dormir…. 

Al día siguiente la vimos en la piscina pero nos huía, a medio día me escribió y me dijo qué tenía pagado un masaje con el novio, qué para no perderlo si querrá ir con ella, yo de una le dije que si, mi esposo estaba dormido y yo me volé con ella.  Cuando llegué al masaje ella me preguntó por mi esposo, yo le dije qué estaba dormido, qué no le había dicho nada de nuestro encuentro. 

Durante el masaje me dijo qué había quedado muy excitada con lo qué habíamos hablado anoche, qué había pensado mucho en nosotros, yo le pregunté qué si se había masturbado, se puso roja de la vergüenza y me dijo qué si. Le dije que la persona qué nos estaba atendiendo qué nos dejara solas, yo me levanté y la seguí masajeando… ella tenía puesto el vestido de baño…. le quité el nudo de la espalda y comencé a tocarla super suave, desde el cuello, sus hombros, bajando por su espalda hasta tocar sus senos …. ella brincaba de la excitación, llegue a su cintura, bajé la toalla y le desamarre los nudos de la tanga y suavemente le toqué con mis dedos su nalga, bajé el dedo hasta llegar a su culo y luego a su vagina, estaba mojadisima. Me djo qué nos fuéramos para su habitación. Cuando ibamos caminando me decía qué nunca habia tenido sexo ni con una mujer y menos con un pareja, qué le daba susto pero qué la exitaba la idea. Qué tenía una condición: primero quería tener sexo conmigo y despues decidiría si quería con mi esposo tambien.

Llegamos a la habitación de ella y se fue para el baño, yo mientras tanto le escribí a mi esposo rápidamente lo qué pasaba. ella salió del baño en toalla, para buscar ropa interior ya qué las tangas qué tenía estaban super mojadas.  Yo desde atrás la empecé a besar en los hombros y le quité la toalla, ella se quejaba muy rico…. me quité también el brasier y le pegué mis senos a su espalda…. mientras tanto la tocaba… sus pezones estaban durísimos, su piel se estremecía, sus nalgas provocan morderlas y llegar hasta su vagina. Lentamente la giré hacia mi y la besé mientras la apretaba las nalgas y la estrechaba a mi cuerpo. Ella gemía delicioso.

Comencé a chupar sus pezones y ella a gritar cada vez más duro, mis manos se deslizaban hacia su nalga, tocando desde atrás su clítoris qué estaba bien mojado. la fuí llevando hacia la cama y la recosté y comencé a comerme ese clítoris duro, grande y mojado, mientras qué le apretaba los pezones, estaba muy mojada, el líquido qué salía de su vagina era delicioso… Ella no dejaba de retorcerse, Comencé a meterle un dedo, luego dos y ella a gritar, tanto se volteó a morder una almohada, ahí aproveche y la puse en cuatro y la mastubé hasta qué tuvo un orgasmo espectacular. No podía ni hablar, todo su cuerpo sudaba y temblaba. Me acerqué, le di un beso y le dije qué a la noche nos veríamos en la discoteca.

Cuando llegué a mi habitación mi esposo me estaba esperando para qué le contara todo, se estaba masturbando y me llenó de semen mientras le contaba toda la aventura

Llegamos a la discoteca y Angie entró a las 11:30, me tomó de la mano y me dijo al oído qué el de la tarde había sido el mejor orgasmo qué había tenido, qué es cierto qué una mujer sabe como y donde tocar a otra mujer. Toda la noche bailamos los tres y mi esposo estuvo provocando muchísimo y a ella le gustaba bastante. Cuando salimos la llevamos a la habitación y ella nos dijo qué nos veríamos al otro dia y cerró rápidamente la puerta.. Nosotros llegamos a la habitación y 5 minutos después tocaron la puerta y adivinen… era ella… lo qué pasó esa madrugada, se los contará mi esposo en un proximo relato.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ