Guía Cereza
Publica tu Experiencia

Relatos & Experiencias

Relato#4 (el inquilino)

En el tiempo en que vivimos fuera del pais, mi suegra nos pidio un favor. Alojar al hijo de su mejor amiga, quien iba para alla a completar unos estudios pero que solo tendria donde vivir hasta un mes despues de empezar clases, por lo que necesitaba alojamiento por un mes entero. Por mucho que nos incomodo la situacion de alojar un desconocido todo un mes, al final terminamos disfrutando mas de lo debido.


Fernando llego y su amabilidad desbordaba en todos los sentidos, sobre todo con mi esposa a quien monto en un pedestal del cual nunca la bajo. Todos los dias nos agradecia por el alojamiento y nuestra cordialidad. Mi esposa lo acompaño a sus primeros dias de estudios y lo ayudo a ubicarse en la ciudad. No paso un solo dia en que no alabara todo lo que mi esposa hacia, y todo el tiempo hablaba de los hermosa que era aunque nunca de forma irrespetuosa ni con ella ni hacia mi.

Sin embargo yo si podia sentir como su gusto y adoracion hacia ella crecia cada dia.

Se llego el primer fin de semana y decidimos llevarlo a una fiesta donde pasamos un muy buen rato entre tragos, amigos, baile y marihuana. Ya entrada la madrugada volvimos a casa en bus pero los tragos ya se le habian subido a la cabeza a fernando y durante todo el trayecto hasta casa no hizo otra cosa que decir lo hermosa que era mi esposa y que el cambiaria de lugar conmigo sin pensarlo dos veces. Los halagos no dejaban de llegar pero siempre los tomamos como algo divertido.

Llegamos a casa donde decidimos seguir con la tertulia y destapamos un vino. Aunque la verdad es que tanto mi esposa como yo queriamos irnos directo a la habitacion porque estabamos con muchas ganas. Cada vez que Fernando se paraba al baño o se distraia, nosotros aprovechabamos para tocarnos y besarnos apasionadamente. Luego de un rato ella decidio ponerse comoda y se puso su pijama. La cara de Fernando al verla salir de la habitacion en short y blusa de tiras fue inigualable. Sobre todo porque sin brasier sus pezones aparecian a cada rato ya fuera por frio o excitación. Ahi nos dimos cuenta cuan tomado estaba Fernando, porque sin pena se quedaba viendo sus senos. Mi esposa con picardia solo se reia. Incluso hubo momentos en que con intensión ella se acomodaba abriendo sus piernas, como el short era suelto muchas veces permitia ver su ropa interior lo que hacia que Fernando casi saltara de sus silla para acomodarse. Ella solo reia.

Llego el momento de alucinar. Fernando se levanto al baño y a destapar otra botella de vino, mientras nosotros nos besamos y aproveche para levantarle la blusa y chupqr sus senos. Ella me desapunto el pantalon y metio su mano para sacarmelo y chuparlo un poco. Cuando sentimos que Fernando regresaba nos levantamos y nos dirigimos hacia la habitación pidiendole que nos esperara un rato. Entramos pero fue tanta la excitacion que no nos importo dejar la puerta abierta. Mi esposa nada mas entrar se quito su pijama a sabiendas que Fernando la podia ver desde afuera. Yo me quite toda mi ropa y me acoste en la cama donde ella saco todo su arte oral y comenzo a chuparmelo. Me lamia con mucha pasión. Luego nos giramos. Le quite el hilo dental y meti mi cabeza entre sus piernas para lamerla completamente. Estaba muy humeda y fue bastante facil que mis dedos y mi lengua entrar en ella. Sus gemidos no se hicieron esperar. La sombra de Fernando de vez en cuando se veia asomandose esperando no ser visto aunque nosotros sabiamos que estaba viendonos. Luego de un rato mi esposa se levanto poniendose en 4 de forma que la mitad de su cuerpo quedara asomado. Yo me hice detras y la empece a penetrar sin espera. Sus gemidos se volvieron cada vez más fuertes y aveces giraba su cabeza hacia la puerta para que el la viera en todo su esplendor. Nos volteamos y ella se hizo encima mio. Me comenzo a cabalgar como una experta. Sus tetas saltaban y se movian al compas de su abdomen. No dure mucho y cuando le dije que me iba a venir ella se quito de encima y con su mano me masturbo hasta que derrame todo mi semen. Ella seguia gimiendo en mi oido pidiendome mas. Yo me gire y empece a meterle los dedos. Ella se intento tapar la boca chupandose el semen que habia quedado en sus dedos. Hasta que la excitación y la borrachera fue tanta que no me aguante las ganas de decirle si queria acostarse con Fernando. Me miro a los ojos y se saco los dedos de la boca. Me dio un beso apasionado y me pregunto si no me molestaba. Por supuesto que no le dije. Ya habiamos pasado varias experiencias compartiendo cama y para mi no habia nada mejor.

Me levante y me puse la pijama. Mi esposa se quedo tendida en la cama tocandose de a pocos. Sali mirandola a los ojos y ella a los mios con una sonrisa picara e increible. Sali de la habitación y ahi estaba Fernando sentado. Sudando y con las piernas cruzadas lo llame para que entrara en la habitacion a lo que él quedo completamente despistado sin entender. Le volvi a decir que viniera y se levanto incomodo y con su pantalon a punto de explotar. Le dije que era hora de demostrar cuanto queria tomar mi lugar. Quedo frio cuando lo hice entrar en la habitacion y vio a mi esposa completamente desnuda. Yo salí.

Luego de tomar un vaso de agua volví a la sala y me sente de frente a la habitación. Mi esposa estaba arrodillada frente a la cama. No le habia tomado mucho tiempo convencerlo y ya lo tenia en su boca. Los gemidos de Fernando eran inigualables. Estaba viviendo el momento de su vida. Yo me serví una copa de vino mientras veia como mi esposa chupaba sin parar. De repente se levanto y se subio a la cama. Vi como la ropa de Fernando iba cayendo. La cama empezo a sonar, asi como los gemidos de mi esposa. Unos minutos despues habian terminado. Se quedaron en silencio un rato. Mi esposa salio de la habitación con la blusa de la pijama y su hilo dental. Él salió en camisa y sus boxers. Su cara no tenia comparación. Se sentó en el sofa como ido. Nosotros nos reimos cuando cogió su copa y se la tomo fondo blanco. Mi esposa le pregunto si era virgen a lo que él respondio como si se hubiera despertado de un sueño diciendo que no. Aunque no tenia mucha experiencia pero sabia sin dudar que este habia sido el mejor polvo de su vida.

Reimos y seguimos hablando un rato. Sabia que mi esposa no habia quedado del todo satisfecha pues no se habia venido a pesar de los orgasmos que habia tenido. Y sabia que era una de esas noches en que ella queria venirse con toda. De nuevo un momento a solas y nos besamos y manoseamos pero ya con la salvedad de que no importaba si Fernando volvía. Y asi fué, cuando volvió sus tetas ya estaban al aire y fue ahí cuando le dije que empezara por él. Yo me iba a bañar y la esperaba en cama. Asi que me levante mientras Fernando se sentaba en su silla sin entender nada. Entre al baño y en menos de un minuto los sonidos de Fernando volvieron a escucharse. Eran inconconfundibles. Mi esposa se lo estaba mamando de forma sensacional. Al cabo de un rato se reemplazaron por los gemidos de mi esposa y el roce del sofa. La estaba penetrando con toda. Lo mío fue un baño rapido. Al cerrar la ducha los gritos de mi esposa estaban a la orden. Salí del baño y ella estaba en 4 en el sofa grande mientras Fernando la estaba penetrando con todas sus fuerzas. Seguí hacia la habitación y un par de minutos despues los escuche desfogandose al maximo hasta quedar en silencio.

Mi esposa entro en la habitacion desnuda. Apago la luz y se lanzó sobre mi. Me dio un beso apasionado y luego de decirme lo mucho que me amaba se dirigió hacia mi pene y se lo metió a la boca. Me lo chupo como nunca o como siempre. Lo lamía y lo chupaba una y otra vez. Yo la agarré de una pierna y la empece a hacer girar hasta que levanto una de sus piernas y la paso sobre mi cabeza. Su vagina estaba humeda y sabia a pene ajeno. Deliciosa y suave la lamí con suavidad y chupe su clítoris como si se tratara de lo más delicado del mundo. Sus gemidos empezaron mientras se llenaba su boca con mi pene. Asi estuvimos un rato hasta que no aguantamos mas. Nos levantamos, ella se puso en 4 y yo la penetre sin espera y sin parar. La agarré de la cintura y bombee con todas mis fuerzas mientras sus gemidos se hacian mas fuertes. Su culo pegaba contra mi y llenaba de aplauzos la habitación. Yo estire lo mas que pude mi mano hasta rodearla y alcanzar su clítoris y lo masajee mientras sus gemidos se volvian gritos de placer. Fua cuestión de segundos cuando senti como su vagina se contraia y atrapaba mi pene con fuerza. Su cara se hundió en la cama intentando acallar su grito de satisfacción. Se habia venido con todo el placer del mundo. Se retiró de mi suavemente sacando mi pene pero se giró inmediatamente llevando mi pene a su boca y lo volvio a chupar. Solo fueron unos segundos cuando todo mi semen le lleno la boca. Nos tiramos en la cama y dormimos todo el día.

Los tres nos levantamos a medio dia. La cara de Fernando aun no cambiaba. Acababa de pasar la mejor noche de su vida y aun quedaban más por venir.


Los dias siguientes pasaron con normalidad salvo porque su interacción con mi esposa se hizo mays notoria. Al punto en que ella un día le dejo en claro que esa noche habia sido algo momentaneo y que aunque se pudiera repetir no significaba nada más a parte de sexo. Al final lo entendio pero sus ganas de volver a hacerlo lo llevaron a querer salir el siguiente fin de semana. Lo cual nosotros no queriamos pero eso no lo detuvo. La tarde del sabado salió y volvió con dos botellas de vodka y jugo de naranja. Hacia unos dias habiamos tenido la charla de los tragos donde sin ninguna intención mi esposa habia dicho que el vodka era su bebida abrepiernas. Y obviamente él no lo dejo pasar. Comenzamos a tomar trago tras trago. Basicamente al terminar la primera botella ya todos estabamos en onda, sobre todo mi esposa. Ella se habia ido a destapar la siguiente botella de vodka y fernando la siguio. Luego de un rato se me ocurrio asomarme a la cocina. Fernando estaba arrodillado mientras ella estaba sobre el meson con el vestido arriba y sus piernas abiertas rodeando su cabeza. Él la estaba lamiendo y todo habia vuelto a comenzar. Me acomodé en el comedor que quedaba justo frente a la cocina.

Mi esposa lo hizo detenerse. Se levanto y la abrazó mientras se besaban. Ella se bajo del mesón, le desapunto el jean y lo bajo de una. Su pene erecto reboto de sus boxers y la golpeo en la cara. Su lengua lo recorrio completo hasta meterlo todo en su boca. Lo chupo y lo chupo mientras Fernando cerraba sus ojos. Mi esposa se puso de pie mientras él la abrazaba para agarrarle el culo. Ella se giró y se subió el vestido. Se dobló frente al lavaplatos mientras Fernando fue acomodando su pene y La penetró. La agarró de los hombros y la comenzo a bombear con fuerza y sin parar. Ella empezo a gemir. Él le subio el vestido hasta quitarselo y una vez desnuda le agarró las tetas como gancho para empujarse más y más. Despues de un rato cambiaron, ella se subió en el meson de frente a él y lo amarro con las piernas. Él la abrazo y acomodo su pene y volvió a penetrarla. Siguieron sin parar un buen rato hasta que él le dijo que se iba a venir. Entones ella lo soltó y sacó su pene, Lo agarro con sus manos y lo masturbo hasta que se vino en su abdomen. Lo exprimio hasta que no quedo nada. Sonrieron y se abrazaron. Ella se bajo y con un pañito de la cocina se seco. El se dirigió al baño.

Mi esposa me miro con mucha picardia. Y me pregunto sin sonido si me habia gustado. Yo le dije que mucho entonces camino hacia mi desnuda, me cogió de la mano y dijo que era mi turno. Nos fuimos para la habitación

Fue solo entrar y nos besamos apasionadamente mientras yo agarraba su culo y todo su cuerpo. Ella me fue ayudando a desvestirme y cuando llego a mi pantalon lo bajo de un solo tirón. Se arrodillo y comenzo a chuparmelo sin parar. En ese momento Fernando salio del baño y se quedo mirandonos mientras ella arrodillada lamía mi punta y jugaba con ella. Lo miró y le pico el ojo mientras me daba una gran chupada. Él siguio hacia la cocina.


Ell se levantó y se acostó sobre la cama con las piernas abiertas y dobladas. Yo metí mi cabeza entre sus piernas y comencé a lamer su vagina. Estaba humeda y con sabor a pene. Mi lengua y mis dedos entraban sin problema hasta el fondo. Me levanté y me acosté sobre ella y la penetre Con fuerza y con muchas ganas. Sus gemidos no se hicieron esperar. Asi estuvimos un rato hasta que decidimos cambiar. Nos giramos y ella quedo sobre mi. Se sento y me cabalgo sin parar. Sus tetas saltaban en cada penetrada. Se giró sobre su eje dejandome su culo frente a mi y apoyando sus manos en mis rodillas. Subio y bajo su cadera permitiendome ver como mi pene entraba hasta el fondo y volvia a salir. Mi esposa giraba su cabeza hacia la sala haciendo sus caras de excitacion y miraba a fernando que estaba en la sala sentado.

Luego de un rato volvimos a cambiar. Nos levantamos y la hice acostarse boca abajo, yo me hice encima. La levante un poco de la cadera para que su vagina quedara a mi alcance. Me senté sobre ella y me acomodé metiendo mi pene. Me empece a empujar primero suavemente y despues ya tomando impulso la penetre con fuerza. La cama se movia. Ella boca abajo no sabia si gritar o morder la cama. Cada vez me empujaba mas y mas para darle duro. Sentia como cuando empujaba sus nalgas se estrellaban contra mi. Un minuto despues un grito ensordecedor se ahogo en la cama. Mi esposa habia terminado. Sin embargo me permitio seguir penetrandola hasta que senti que me iba a venir. Saque mi pene y lo frote contra sus nalgas hasta que las llene de semen. Me retire de sobre ella y me acoste agotado a su lado.

Luego de un rato nos levantamos y salimos pero esta vez mas descarados que la anterior. Mi esposa solo se puso su hilo dental transparente mientras yo sali en boxers. Nos sentamos en el sofa los tres. Ella en la mitad. Fernando ya nos tenia los tragos listos y seguimos tomando.


Media hora mas tarde todo volvia a encenderse. Fui a la cocina a servir otro trago. Al volver Fernando estaba chupando las tetas de mi esposa mientras ella le agarraba el pene. Se separaron mientras yo me sentaba. Le pase a cada uno su vaso y sin dudarlo los dos se lo tomaron fondo blanco. Quede sorprendido pero conociendo a mi esposa sabia que esto nos iba a llevar a algo mejor. Ella se levantó, se giró quedando frente a nosotros y se quito el hilo dental. Dijo sentirse muy humeda y se paso las manos por la vagina. Luego llevo los dedos hasta la boca de Fernando y con su otra mano hizo lo mismo pero conmigo. Nos dijo que la teniamos listica.

Se volvio a sentar en medio y sin dudarlo nos agarro el pene mientras besaba a uno y luego al otro. Y nosotros nos turnabamos sus tetas y su vagina. Los dedos entraban sin problema y ella solo abria sus piernas para que se los metieramos cada vez ma profundos.

Luego se acomodó. Poniendose en 4, su boca se llevo el pene de Fernando a su boca mientras que a mi me habia dejado como en bandeja de plata a su vagina y su culo. La lami y chupe completa mientras le metia mis dedos. Fernando no hacia mas que exhalar de placer. Luego llego mi turno. Se volvio a girar pero esta vez su boca estaba en mi pene y su culo de frente a fernando. Yo podia ver como el hundia toda su nariz y boca entre sus nalgas y con fuerza metia sus manos entre sus piernas. Ella lamia y chupaba sin parar mientras sentia como sus gemidos se intensificaban en mi pene. Se levantó de nuevo y se volvio a sentar entre los dos abierta de piernas. Nos comenzamos a turnar, mientras yo la besaba y le metia los dedos, Fernando el chupaba el seno que estaba de su lado y despues haciamos al contrario, mientras yo besaba el otro seno fernando se besaba con ella y metia sus dedos y Ella con sus manos nos masturbaba sin parar. El momento estaba tan intenso que sin avisar ella se vino en un grito eterno con mis dedos dentro de ella y la boca de Fernando en su pezón.

Se quito inmediatamente de ahi y sin dudar pregunto quien queria ser el primero. Yo le dije que se lo hiciera a Fernando. Ella se arrodillo frente a él y metio su pene a la boca. Comenzo a chupar y lamer. Yo podia ver como su lengua pasaba por sus testiculos y llegaba hasta su punta para meterselo todo a la boca. Mientras con su mano ella buscaba agarrarmelo y mantenermelo caliente. Depronto Fernando le dijo que se iba a venir y ella se retiro y lo siguio masturbando con su mano hasta que su semen comenzo a salir y saltar. Una vez habia terminado de venirse, ella le exprimio con su mano el pene hasta que ya habia derramado todo y luego le volvio a dar una chupada. Le sonrio y paso a mi lado. Primero lamió todo mi pene de lado a lado. Luego fue chupando por los lados con calma y suavidad para terminar metiendoselo a la boca con violencia. Fue una sensacion increible verla como lo disfrutaba y como le encantaba ver a Fernando mientras demostraba todo su poder oral. Él no paraba de ver con entusiasmo todo lo que me hacia ella. Unos minutos despues ese calambre corporal se comenzo a apoderar de mi y le dije que no iba a aguantar más. Eso la hizo chupar con mucha más fuerza y lamer con intensidad. Cuando comencé a venirme giro sus ojos hacia Fernando esperando que viera como yo me venia en su boca. El semen la llenaba y se derramaba un poco por su comizura pero no paraba de demostrar como lo disfrutaba. Lo bebió todo incluso el que se derramaba por lo lados lo lamio hasta dejarmelo limpio. Una vez termino me soltó y sonrió picaramente mientras se limpiaba la boca. Se levanto y me beso profunda y apasionadamente. Su boca sabia a mi semen y a pene. Pero era delicioso saber lo que esa boca lograba.


Un breve descanso y un ultimo trago y Nos quedamos dormidos.


El resto de dias al igual que la anterior vez transcurrio en calma y aunque Fernando intentaba que las cosas volvieran a pasar, ya nuestro furor por tener un compañero sexual en casa habia pasado. Aunque en su ultimo fin de semana, justo un dia antes de irse mi esposa le dio una muy buena despedida. Con mi consentimiento mientras yo estaba acostado en la cama, ellos disfrutaban de una ultimaa noche en el colchon. Yo solo me limite a escucharlos gemir y gozar de principio a fin.

Al dia siguiente fernando se despidio pidiendo vernos seguido. Cosa que nunca ocurrio.


Pota63

Soy hombre heterosexual

visitas: 2205
Categoria: Voyerismo
Fecha de Publicación: 2023-05-05 22:18:53
Más Relatos Por Pota63
Compartir en:

1 Comentario

súper tu relato así es mi esposo le encanta verme disfrutar con otros y es lo mejor y yo amo a mi esposo por ser de mente abierta te felicito

2023-05-06 08:41:40

Nuestros Productos

Disfraz Señora Snow

CEREZA LINGERIE $ 140,900

Body

FEMME BASICS $ 44,900