¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos Eróticos

¡Disfruta de las historias de la Comunidad Cereza!

RECIEN FOLLADO

RECIEN FOLLADO

Tenía por costumbre entrar a grindr, a pesar de tener poca suerte en aquella app. No alcancé a mirar que había en el mercado de la carne cuando recibí un mensaje de un perfil sin foto:

-"Hola, estoy solo ahora, quieres venir? 

Acompañó su mensaje con un par de fotos, pero no de su rostro, más bien del tipo hot, maduro, cuarentón, un poco de panza, limpio, vello afeitado. Uno se acostumbra a ver las mismas fotos de vergas y culos y cuerpos en la app. Dudé antes de contestarle el saludo.

Mi perfil no tiene foto de mi rostro o cuerpo, apenas una breve descripción en donde aclaro que prefiero ser pasivo, flaco de pelo largo y que no soy modelo, que estoy buscando casual, que estoy de paso en la ciudad. Le respondí con un "hola como estas". Fue educado y amable, lo mínimo que uno espera, y que recibe con poca frecuencia en estas conversaciones. Me escribió que prefería personas discretas y limpias, que si era flaco como decía mi perfil, que quería pasar un buen rato. Le compartí mis fotos. Pensé que ahí acabaría la conversa, por lo general hasta ahí va siempre, pero no fue así. Le gusté, me dijo que parecía mas joven de lo que decía mi perfil (es real, parezco mas joven) y me preguntó si era 100 por ciento pasivo, yo le dije que podía serlo si el quería.

Me mandó su dirección y a los 20 minutos ya estaba ahí.

Me abrió la puerta desnudo, sin antesalas me dijo que me pusiera cómodo y me desnudara. Me desvestí sin ceremonias, sus manos ya estaban sobre mi buscando mi trasero.

Preguntó si me dejaba lamer, me mordí el labio asintiendo con la cabeza.

Me incliné contra un sofá para facilitarle la tarea: el separaba mis mis nalgas, examinándome con atención. Recibí un par de nalgadas fuertes que me sorprendieron, cuando lo voltee a mirar me dijo entre risas que "ese culo había que calentarlo". Me sobó con brusquedad, me abrió de nuevo arrodillándose frente a mis nalgas y me pasó la lengua por toda la raja antes de dedicarse a comer mi culo con desespero. 

 Su hambre por mi culo me calentó mucho más rápido de lo normal, la firmeza de sus manos en mis nalgas me hacía entender que debía someterme a su apetito. Bajé mi mano con la intensión de empezar a masturbarme pero el me detuvo, me dijo que me acordara que era una pasiva completa y que me hiciera a la idea de gozar solo con mi culo, que la única verga en la habitación era la suya, verga de macho que me iba a comer.

-"Acomódate mejor... acuéstate... así, eso,"- dijo mientras pasaba sus piernas sobre mi, como dispuesto a sentarse en mi cara.

-"Eeeso, así, abre grande y me lo chupas, eeeso"-(el chúpamelo era un decir porque mas bien empezó a follarme la boca tan pronto sintió la humedad de mi lengua) y satisfecho con la posición volvió a enterrar su lengua en mi. 

Yo estaba boca arriba en el sofá, mis pies en el aire, su verga entraba y salía de mi boca, mi mirada estaba fija en sus sus huevos casi rebotando contra mi nariz, haciéndome sentir mucho morbo. Pensé que esa sería la vista desde mi agujero al sentir sus testículos rebotando en mis nalgas.

El mantenía levantada mi cadera, yo abría mis piernas lo mejor que podía para darle mejor acceso a su lengua. Hacía un increíble trabajo, me comía como si no hubiera probado un culo en años, y su apetito despertaba un enorme placer. 

Por un rato eso estuvo bien, ya me había acomodado a su ritmo, y le correspondía usando mis manos y cabeza para sincronizar con sus envestidas en mi boca. El comenzó a alternar entre comerme e irme metiendo un dedo, primero suave, luego con la misma ansiedad descontrolada de su lengua, lastimándome por la inserción violenta. Traté de cerrar las piernas y apreté mi esfínter al instante, quejándome de dolor le hice señas para que se detuviera, mi boca estaba aun ocupada por su miembro. 

Empujó su polla fuera de mi boca, y me preguntó si todo estaba bien. Tome aliento para decirle que mi culito es muy sensible, que me estaba lastimando. Su verga colgaba sobre mi cara, escurriendo saliva.

Me pidió disculpas, y mencionó que tenia un neceser con condones y lubricante sobre el comedor. Me dijo que estaba muy emocionado, que mi culo estaba delicioso y que no podía esperar para ver su verga entrando y saliendo, que no había querido lastimarme. Consideré parar ahí mismo por la incomodidad y el dolor, no soy bueno con el dolor, si duele lo estas haciendo mal. Mis palabras salieron antes que la idea tomara forma en mi: 

-"Oye, lubrícame muy bien si me quieres follar con fuerza".Había algo dominante en el que me parecía extremadamente arrechante, la forma en que obtenía placer dedicándose a mi culo, reclamándolo. 

Me miró con morbo.

-"No te preocupes, yo me encargo de que quedes bien mojadita" -"Sí, mojadita- pensé-; me cambia el género, mi culo es un coño para el"- Y volvió a mi lamiendo com amplias atenciones de reconciliación, una labor de detalle entre las arrugas de mi agujero, para apaciguar mi dolor con un poco de cariño y humedad. Le agradecí entre suspiros, pidiéndole más. Para indicarle que ya todo estaba bien, yo mismo fui insertando mi índice con lentitud, ayudado por su saliva. Me dolía un poco, aún, pero me había decidido a recibirlo adentro: él no paraba de lamerme alrededor del dedo, mojándome más.

-"Mmm, delicioso, ese culito, así, hazlo mas rápido... tooodo, eso, mételo todo, mmm"- me lamia mas y se detenía a mirar.  

Comencé a sentir de nuevo su dedo tratando de entrar junto al mío, mi esfínter se cerró automáticamente:

-"Tranquilo, te lo meto despacito esta vez, relaja ese culito"

Respiré hondo mientras me enterraba su dedo, en efecto muy despacio hasta que ya no quedaba más por meter. Comenzó un movimiento circular examinando las paredes de mi recto. Todavía me hacía falta lubricación, la saliva nunca ha sido suficiente conmigo, aun así mis caderas entraron en automático, empujando en la dirección opuesta a la penetración, y mi esfínter se relajaba y contraída abrazando nuestros dedos, exprimiendo todo el placer posible de su presencia invasora. 

 -"Me gusta lo que veo, se te nota que te gusta... quédate así, muéstrame ese culito... que rico abris esas nalgas, mmm, haber, saca ese dedito..., mmm, que deli me aprietas, relaaja, esooo, mira ese culito abierto, ya esta casi preparado para recibir verga". 

 Yo me reía sintiéndome un poco ridículo, sus palabras parecían salidas de una película porno, las personas no hablan así, pero al mismo tiempo su morbo me dejaba super caliente. Le hacía guiños con el ojo de mi culo, provocándolo, invitándolo a que me llenara. 

Mi provocación tuvo el efecto deseado: Lo vi pasarse la mano por la verga con una mirada de lujuria. -"Ven. hagámoslo sobre la mesa para comerte mejor".- Me propuso.

La mesa del comedor era de vidrio y estaba límpia y desocupada salvo el neceser donde guardaba los condones y el lubricante. Me levanté y le agarré la verga, estaba durísima y muy caliente, tenía un buen tamaño, seguía resbalosa por mi saliva.

Me pidió que me acomodara boca arriba, como estaba antes, con las piernas en el aire: -"Mostrame ese culito", me ordenó. 

Le obedecí. El ya había abierto el lubricante y me empezaba a melar la entrada con una buena cantidad. Empezó de nuevo a meterme un dedo, con un cuidado ahora innecesario, yo estaba relajado, caliente y lubricado, suspiraba y comenzaba a respirar agitado por la anticipación. Me encanta sentir mi culo mojado, esos dulces momentos antes de ser penetrado.  

El me reclamó: - "Qué pasa que no estas gimiendo como putica".- Me dió un poco de risa, silenciada al instante con una palmada en las nalgas. 

 -"Sshh, si eres una pasiva total, que jueguen con tu culo debe ser el cielo, te quiero oir gemir como si estuvieras en celo, si estas bien lubricada es por la arrechera de la verga que te vas a comer".

Le sonreí, conteniéndome para no reírme de nuevo (risas de nervios), y decidí asumir mi papel de pasiva en celo con seriedad: Al principio me salieron un poco forzados lo gemidos, después ya entrado en mi personaje los entonaba espontáneamente, y me daba mucho placer oírme.

- "Así como toda una puta ¿Ves que rico? Mira que ya van tres dedos adentro".

Ya estaba más que listo para recibirlo. Su polla era del tipo hongo, la cabeza mas grande que el tronco, un poco curvado hacia arriba. Tenía muchas ganas de masturbarme, buscando alguna resolución a toda esta ansiedad acumulada, pero me mantuve fiel a mi promesa de ser una pasiva total para el.


Mientras se ponía el condón me decía: - "Mira bien lo que te vas a comer, vas a gozar como la putica pasiva que sos"

Se untó un poco mas de lubricante y lo acomodo a la entrada.

-"Agarrate las piernas como pollo asado" - me ordenó y dejó caer su peso sobre mi, manteniendo su verga a la entrada de mi culo.  

Me besaba, por primera vez, ahogándome con su lengua. Me manoseaba el pecho, pellizcando mis tetillas con brusquedad.

 -"Pídeme que te clave - me dijo. Yo gimoteaba un poco asfixiado por su peso y su lengua.

-"Lo quiero adentro- susurré con sus labios encima de los mios.

- "que quieres adentro...

- "tu verga" -respondí

- "No te escuchas muy convencido".- Empecé a mover mis caderas hacia su verga, que se resvaló de la entrada y se cuñó entre mis nalgas.

-"Méteme tu verga de macho, por favor"- le pedí mientras movía mis caderas rozando mi anillo con el tronco de su verga.

 Alejó su cadera y lo volvió a encarrilar a la entrada. Sentí como me empezaba a abrir con la cabeza.

-"Fóllame por favor", le pedía, pero el me tenía dominado, todo su peso sobre mi, apenas la punta de su pene abriéndome, y no importaba cuando forcejeara no podía tenerlo más adentro.

Así pasaron un par de minutos de ansiedad, rogándole como vicioso que me follara, tratando de no mover la cadera para mantenerlo en mi culo. Sin avisar me la metió hasta el fondo, me agarró las nalgas y me dijo: 

-"Ahora si te voy a culiar como te lo mereces! -Y empezó a clavarme con ganaz desde el principio.

Me decía cosas como "tómalo todo putica, gózate esta verga" acompasado por el clap clap clap clap de su pelvis contra mis nalgas.

 Yo estaba bien metido en el papel y trataba de mover mis caderas al ritmo de sus envestidas, dentro de los límites de la posición.

-"¿Viste que eres una putica hambrienta de verga? Tenias cara en esas fotos de que necesitas es un macho adentro para disfrutar"- me decía con la cara colorada.

Estábamos empapados de sudor, mi culo estaba super caliente y super mojado. El hombre la movía muy bien, porque parecía saber donde apuntar con sus embestidas, tenía ubicado mi punto y no dejaba de atinarle. Tuve un rápido orgasmo seco que me dejó una especie de cosquilla o desespero ahí adentro, y a ratos deseaba que la tuviera mas larga, que me follara más adentro, y así baje las manos a mis nalgas, para sentir la penetración.

No, definitivamente lo necesitaba más adentro; agarré mis nalgas y las separé para ganar algunos milímetros de verga. Parece que le gustó porque me penetraba con mas ganas, y yo gemía y gemía, el empezó a gruñir:

-"Estoy muy cerca, mmff, me puedo venir adentro?"

-"Dale, préñame, quiero sentir como te vienes con mi culo"- me imaginé preñado por este hombre, su leche escurriendo entre mis nalgas, bajando por mis piernas... lo sentí más adentro, al fín! como si me fuera a atravesar... él se quedó quieto y gruñó cerrando los ojos con fuerza mientras vaciaba sus huevos en lo profundo de mi culo.

Nos quedamos así un rato mientras recobraba fuerzas. Su verga me tenía tan empalado que me inmovilizaba. Me dolía la espalda. Cuando finalmente nos desprendimos estábamos empapados de sudor. Yo estaba muy arrecho, pero no me podía masturbar, ahora deseaba ser follado hasta venirme y esperaba que mi amante quisiera repetir.

Él se levantó y yo dejé caer mis piernas. Podía sentir mi culo dilatado, recibiendo el aire frio. La punta del condón estaba inflada por su leche.

 - "Ven deja ver como te ves recién follado"- me dijo-, "párate y abre tus nalgas". Me levanté despegando mi piel del vidrio; quien viera la mesa podría deducir la situación con facilidad, mi espalda y nalgas se dibujaban con claridad, algunas huellas de manos y un charquito de lubricante con sudor en donde debería estar mi agujero. 
 

Me incliné para dejarle ver el resultado de su trabajo.

 - "Mmm, que rico te ves", luego me pidió permiso para tomar un par de fotos a mi culo recién follado.

Yo estaba re-caliente quería mas. Le dije que si, pero que nada de fotos de rostro.Tomo varias metiéndome los dedos, que se deslizaban con facilidad, y me abría, exponiendo mis entrañas a la cámara. 

-"Quedaste lisito, mirate ese culito enrojecido y abiertico. Mmm, haber, empuja tu culo hacia atrás... hacia adelante, essooo, gimiendo como puta, folla mis dedos- (me ordenaba, estaba grabando un video)

- "Este es el culo de la putica viciosas que me acaba de comer la verga y no puede esperar para repetir, verdad?- conseguí asentir entre gemidos. Sus dedos no eran suficiente, esperaba que me follara otra vez! 

 Dejó su celular y me dijo:

- "Bueno putica, te tenes que ir ya, acuérdate que no te puedes tocar el pipí, la próxima vez que te vengas va a ser mientras te follan el culo".

¿Qué? pensé, ¿como así? El ya había recogido mi ropa del piso y me la entregaba mientras decía: -" Si no te vistes rápido te va a tocar vestirte afuera". Caminó hacia la puerta y la abrió, sin darme tiempo a protestar, empujándome al pasillo, me cerró la puerta en la cara.

¿Que había pasado? me vestí temeroso de que alguien me viera y me fuí sintiendo la humedad de mi culo: ese resbalar entre mis nalgas no hacía sino aumentar mis ganas; necesitaba ser follado con desesperación. Frustrado, entre a grindr, lo mismo de siempre, difícil concretar, mi frustración y calentura no hacían sino aumentar. 

Volví a revisar el perfil de mi amante, probar suerte de nuevo. Le escribí preguntándole si había hecho algo mal, y si podía hacer algo para complacerlo, que me había dejado como puta en celo. 

Su respuesta me dejó frío: "Las putas son para ser usadas y descartadas".

 

No tuve más suerte en grindr, ni en un chat gay local. Me masturbé el culo un largo tiempo esa trade hasta quedar agotado y de alguna forma satisfecho, por no decir menos ansioso.

Le escribí un par de veces más antes de irme de la ciudad, ya no buscando una explicación, quería las fotos y el video. Rompí una de mis reglas de sexo casual y le mandé mi teléfono. No tuve más respuestas de él, ni volví a ver su perfil conectado. Estoy seguro que me bloqueo.

Pasé un par de veces en frente de su casa, no me decidí a anunciarme en la portería. Tampoco conocía su nombre, ni él el mío real.

A veces entro a páginas de porno amateur buscando las fotos y el video que me hizo. Es posible que esté por ahí en la red sin mi consentimiento, tal vez circulando en un grupo gay de whatsapp. 

 

Pensar en esto me da mucho morbo y me hace sentir perverso.

tRIO CON MI AMIGO Y SU ESPOSA
MI VIDA VESTIDO DE HOMBRE

Relatos relacionados

 

Comentarios 2

afeminadanorte en Miércoles, 16 Agosto 2017 07:10

Que buen escritor eres, me llevaste a imaginar esas escenas muy cachondas, que rica experiencia y más en Grindr...cuéntanos más.

Que buen escritor eres, me llevaste a imaginar esas escenas muy cachondas, que rica experiencia y más en Grindr...cuéntanos más.
inthere en Miércoles, 16 Agosto 2017 11:02

Muchas gracias por tu comentario! espero continuar publicando relatos que te hagan imaginar ;)

Muchas gracias por tu comentario! espero continuar publicando relatos que te hagan imaginar ;)
Invitado
Martes, 17 Octubre 2017

Imagen Captcha

Sexología por expertos

guiacereza
26 Septiembre 2016
Mira el video aquí: https://www.youtube.com/watch?v=PSF6AEMXzbQ   La protección en pareja no ...
Artículos Guía Cereza
Sexología por expertos
4087
guiacereza
15 Septiembre 2016
Este artículo está dedicado a las mujeres que desean quedar en embarazo, para los hombres que está...
Artículos Guía Cereza
Sexología por expertos
4182
guiacereza
12 Septiembre 2016
  La lengua puede hacer maravillas. Hoy aprenderás, en 5 pasos, a dejar encantada a tu pare...
Artículos Guía Cereza
Sexología por expertos
9875

Artículos Guía Cereza

guiacereza
21 Febrero 2017
Hombres de Azúcar, ¡Strippers a domicilio para mujeres!En GuíaCereza tenemos desde hace más de 10 añ...
Artículos Guía Cereza
4488

Sitios Recomendados

Stiletto

Stiletto

$150.000 o más

Medellín

Read more

Motel Punto Cero

Motel Punto Cero

$150.000 o más

Medellín

Read more

Motel Motivos

Motel Motivos

$50.000 a $100.000

$150.000 o más

Medellín

Read more

Motel Los Coches

Motel Los Coches

$50.000 a $100.000

Medellín

Read more

The Secret

The Secret

$150.000 o más

Medellín

Read more

500.517 personas quieren conocerte

Productos recomendados

Cargando Productos
¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ