¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

INOCENCIA DE CASADA PERDIDA I

Mi nombre es Juliana estoy separada en la actualidad y comenzando una relación con alguien especial, quiero contar como fue mi primera relación de casada y porque termino habiéndome casado muy joven a mis 22 con Carlos que tenia 30 en ese momento, soy una mujer muy linda blanca de cabello castaño hasta los hombros, delgada senos no grandes copa 28 cintura delgada y una cola que me agrada mucho hago ejercicio y me mantengo guapa como me gusta decir, lo que más me gusta son mis labios y mis ojos considero que son muy sensuales; dicho lo anterior contare algunas cosas de mi para que entiendan parte de mi historia.

Entrar a leer relatos lo descubrí por un amigo que será importante en mi historia a pesar que hoy en día ya no nos hablamos, fui siempre muy fogosa cuando era pequeña jugaba a las muñecas pero por alguna razón que no entiendo jugaba a que las muñecas tenían sexo entre ellas y con los otros muñecos, nunca me descubrió mi mamá pero a medida que me fui desarrollando ella fue inculcando en mi que mi cuerpo era el templo de Dios y debía hacerlo respetar, ahondado a que mi mamá y toda mi familia eran testigo de jehová, y eso de alguna manera me hizo crecer con una doble vida por llamarlo de alguna manera; La primera la que tenia en casa delante de mi familia y todos, y la segunda en mi mente que curioseaba con saber más de sexo, así descubrí la pornografía y aprendí a tocarme, al principio eran solo caricias pero con el tiempo me frotaba y me encantaba darme placer hasta sentir que llegaba, jamás llegue a penetrarme o quitarme yo misma mi virginidad, digamos que irónicamente hubo un limite y sin embargo me sentía mal por la religión que llevábamos. Tuve mis primeros pretendientes obviamente muchachos de la religión con quienes solo podíamos ser amigos delante de los demás, salíamos a predicar o a las reuniones pero no pasaba mucho la verdad, además como éramos tres hermanas nos cuidábamos entre si y como yo era la mayor debía proteger siempre a mis hermanas.

En una ocasión cuando tenia cerca de 19 años fuimos a una especie de fiesta de las que hacían en la congregación para que los hermanos fraternizaran (así les decíamos a los demás miembros de la religión), nosotras aprovechábamos para compartir con los chicos y bailar con algunos roces o miradas indiscretas sin que los mayores se dieran cuenta; Nuestros padres se divertían pero a las doce decidieron que ya querían irse a descansar a la casa pero nosotras no queríamos irnos en especial mi hermana menor Natalia que para esa fecha tendría 16, había un chico que le gustaba de unos 17 tal vez, hijo de uno de los ancianos de la congregación (así se llaman los pastores en la religión), Natalia me rogo que nos quedáramos y le dijera a mis papás que me dejaran a cargo de ellas y así podríamos estar hasta las tres; Increíblemente mi mamá no solo nos dio permiso cosa que nunca pasaba sino que dijo que si se hacia muy tarde mejor nos quedáramos en la casa de la hermanita Dolores donde se hacia la fiesta, mis hermanas se alegraron en especial Natalia, seguimos en la fiesta alegres incluso Alejandra mi otra hermana que es más seria, baile hasta cerca las dos de la mañana con un chico que la verdad no recuerdo su nombre pero si de la forma en que me manoseaba, cuando me percate que Natalia no estaba en la sala por lo que le dije a este chico que me dejara ir al baño a refrescarme. 

Empecé a buscar a Natalia por la casa sin encontrarla ya solo quedaban en pie los jóvenes los mayores todos o se habían ido o se habían dormido en algún rincón, ya estaba preocupada de no verla y Alejandra se había quedado dormida en una silla, iba a llamar a mis padres cuando la señora Dolores medio dormida me dijo haberla visto subir a la azotea con los hijos del pastor, recobre el aliento de saber que estaba en la casa, me dirigí a las escaleras pero la puerta estaba cerrada y no veía como abrirla, iba a pedirle las llaves a la señora Dolores cuando vi que había una ventana por la que podía asomarme a llamar a Natalia, intente asomarme con algo de dificultad pues la ventana apenas me dejaba asomar la cabeza sujetándome del marco, no se veía muy bien al principio por la hora y la oscuridad pero en unos momentos me acostumbre a la luz tenue y vi a mi hermana Natalia abrazada a uno de los chicos riéndose y éste descaradamente le manoseaba como pulpo delante de su hermano que miraba y se reía también, me recorrió un escalofrío y me congele sin reaccionar solo mirando que estaba pasando.

Natalia no se separaba, por el contrario ella también acariciaba al chico y vi cuando lo beso algo más que inocente casi restregándosele encima, seguían besándose mientras el chico le levantaba el vestido a mi hermana y metía sus mano agarrándole la cola y estrujándosela fuertemente sin que Natalia lo separara, por el contrario ella también le soltó el pantalón al chico y metió sus manos entre su ropa agarrándole su miembro con firmeza, se separaron pero porque Natalia quería mirárselo a lo que el chico se bajo los pantalones hasta las rodillas para darle una mejor visión, por primera vez veía el miembro de un chico mi mente estaba nublada mis piernas me temblaban y sentía un escalofrió que invadía no solo mi sexo sino todo mi ser, no podía entender que estaba pasando pero tampoco era capaz de frenarlo solo estaba allí mirando y sintiendo como mi cuerpo me daba emociones que ni en mis mejores masturbaciones las había logrado; Natalia se aferraba a ese miembro mordiéndose los labios sin importarle que al lado el otro chico los miraba y se empezaba a tocar también, el chico al que acariciaba se acerco a su oído diciéndole algo que no era audible para mí, pero mi hermana lo miro riéndose y mordiéndose los labios e inmediatamente hizo algo que jamás hasta ese día había imaginado que una mujer podía hacer, Natalia se arrodilló y se metió el miembro en su boca sin dejar de frotárselo con las manos, yo me quede helada sin pronunciar palabras solo mirando, pero mi hermana parecía poseída pues como loca comenzó a metérselo una y otra vez en la boca y solo lo sacaba para lamerle el tronco y chuparle los testículos mientras lo miraba a la cara y le sonreía con placer.

Llevaba un buen tiempo mamándosela cuando el chico le hizo señas a su hermano para que se acercara quien no lo dudo haciéndose al lado de su hermano y bajándose los pantalones para mostrar otro miembro a mi hermana quien se sonrió y comenzó a frotárselo con una mano para luego mamársela también como lo hacia con su hermano; Yo no daba crédito a lo que estaba viendo, mi hermana Natalia estaba de rodillas mamándosela a dos chicos al mismo tiempo, alternaba su mamada entre los chicos quienes chocaban sus puños en señal de victoria, Natalia se relamía mientras se las mamaba y al otro le frotaba con ahínco su miembro, en un momento el chico al que se la estaba chupando le cogió la cabeza con rudeza para hacerla meterse hasta el fondo su miembro y le escuche un gemido fuerte mientras Natalia se saco el miembro tosiendo y diciéndole algo como que se había venido en su boca, en ese momento no entendí a que se refería mi hermana, pero ella tampoco estaba molesta por el contrario le dijo al otro chico que si quería hacer lo mismo debía avisarle y se metió su miembro dándole una mamada increíble hasta que el chico le aviso y pude presenciar esta vez como se trago lo que el chico expulso de su miembro hasta que no le cupo más en la boca y éste se siguió viniendo en su cara, parecía como si la estuviera orinando, yo sentí un escalofrío en mi cuerpo en especial en mi vagina lo que me impulso a tocarme percatándome que estaba completamente mojada.

Jamás me imagine que vería a mi hermana portarse como zorra pero lejos esta de terminar esa noche, Natalia se levanto y se limpio con el saco que tenia a la mano haciéndose al borde del muro levantando una pierna y diciéndole al chico que le lleno la cara que ahora debían devolverle el favor a ella haciendo que se arrodillara delante de ella y comenzando a lamerle su vagina y a frotarle el clítoris mientras empezaba a gemir y moverse pélvicamente en la cara del chico, el otro chico se acerco y le desabotono la blusa sacándole sus senos y chupándoselos al tiempo luego se empezaron a turnar entre los dos para lamerle la vagina a mi hermana, yo no aguante las ganas de frotar mi vagina y hacerme venir mientras escuchaba a Natalia venirse también en la boca de uno de los chicos entre espasmos; En ese momento me di cuenta de lo que acababa de ocurrir y corrí al salón a despertar a Alejandra para irnos sin contarle lo que presencie hacer a Natalia; En ese mismo momento bajo Natalia a lo que la mire con rabia al ver que tenia la cara aun untada de lo que le echaron esos chicos y le dije con rabia que nos íbamos de inmediato a la casa, ella no musito palabra se quedo callada pues se percato que yo sabia algo, llame un taxi y discutiendo con la Hermana Dolores que nos pedía que nos quedáramos como había dicho mi mamá sin hacerle caso abordamos rumbo a casa sin decir ninguna nada.

Al llegar abrí la puerta que no tenia seguro raro en mi mamá y mis hermanas se quedaron dormidas en el sofá de la sala, yo me encontraba contrariada con Natalia y con migo misma por no haber parado lo que vi, sentía que debía decirles a mis padres pero como explicaba que me quede viendo sin hacer nada, subí las escaleras para ir a mi habitación cuando iba a pasar por el frente de la de mis padres me quede mustia al darme cuenta que mis papás estaban viendo una película porno por los gemidos que se escuchaban y las cosas que decía la mujer; Ella estaba diciéndole al tipo que quería que se la metiera en el culo, que la llenara de semen una vez mas, el tipo le decía que quería venirse esta vez en su boca que lo dejara y que le chupara su verga hasta dejársela limpia, yo me quede mustia parada al borde de la puerta sin saber si seguir adelante a mi habitación o que hacer; Aproveche la complicidad de la oscuridad y me arrodille para intentar cruzar pero mi sorpresa fue mayor cuando me di cuenta que el televisor estaba apagado y la que gemía de esa manera era mi mamá mientras mi papá se la estaba metiendo en cuatro intuyendo que era por el culo de mi mamá, comencé a temblar allí de rodillas sin poder quitar la mirada de la escena de mis papá teniendo sexo anal: Mi papá se la metía muy fuerte mientras le azotaba las nalgas una y otra vez diciéndole que le encantaba lo zorra que se estaba portando, mi mamá gemía como poseída y sí estaba poseída pero por el culo por mi papá quien no dejaba de azotárselo mientras la penetraba, así durante un largo rato hasta que mi papá le aviso que llegaba, por lo que mi mamá se saco su miembro volteándose a mamársela ahí supe que su corrida se llamaba semen pues mi madre no dejaba de gritar que le llenara su boca de semen hasta que mi papá se vino y ella se lo trago todo, se recostaron en la cama mientras mi madre decía que hace mucho no se le venia tanto en la boca como en ese momento y que le había dejado adolorido el culo mientras mi papá le replicaba que le había llenado la boca  el culo y la vagina de semen soltando la risa ambos.

Como pude llegue a mi habitación gateando y temblorosa, en una misma noche había visto a mi hermana portarse como una zorra con dos chicos y a mis padres tener sexo anal y ver como mi mamá se trago todo el semen de mi papá, donde habían quedado todas las reglas y el templo de Dios que me predicaba, acababa de ver que ese templo lo llenaron de semen según lo que dijeron al final ambos. Me sentí muy perturbada pero no podía sacar de mi mente las escenas de esa noche tuve que meter mis manos entre mi ropa interior y frotarme la vagina hasta hacerme llegar mojando mi ropa, la cama y el piso como nunca me había venido para luego mientras limpiaba me sentía sucia, que hacer después de todo ¿los increpaba? ¿Increpaba a Natalia? O me quedaba callada, de tanto pensar me quede dormida.

A la mañana siguiente baje y mis papás ya había cerrado la puerta de la habitación Alejandra y Natalia dormían en la sala siendo la primera en despertar Natalia quien me miro como retándome a decirle algo, yo me quede mirándola y pensando en todo lo que había pasado con algo de rabia con algo de excitación y dándome cuenta que había descubierto que me excitaba muchísimo ver a otros teniendo sexo, y solo atine a decirle –será mejor que te laves la cara antes de que bajen mis papás o verán el pegote de semen que tienes en la frente, a lo que ella se sorprendió y corrió al baño a lavarse, no se dijo nada mas durante varios días. 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ