¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Por cosas de la vida fui al jumbo de la 65 en horas de la mañana, estaba dando vueltas por los estantes cuando recordé que había leído que en los baños hacían crussiing así que disimuladamente me dirigí a los baños, entre y estaban totalmente solos, me hacer que al orinal he hice como si estaba orinando pero luego de unos minutos no entro nadie, salí y entoda la entrada me tope de frente con una vigilante, me miró con muy mala cara pero yo seguí mi camino.

Realice mis diligencias y nuevamente me fui a dar una vuelta por los baños a ver si de pronto ya había gente, camine despacio pues vi a la vigilante rondando, cuando se fue entre al baño y nuevamente hice como si iba a orinar, había más gente pero todos solo en son de hacer su necesidad y no más. Salí y fui a hacer unas compras luego de eso dejé el carro a un lado y me dije voy a probar suerte por última vez. Entre a los baños pero igual no pasó nada. Salí pague mis comprar y me senté en los comedores a comerme un helado mientras pedía un Uber, en esas un señor de mediana edad se me acercó y me dijo que si se podía sentar a mi lado lo cual le dije que no había problema pues igual noté que las mesas estaban casi todas ocupadas.

De un momento a otro y sin rodeos me preguntó que si estaba esperando algo en los baños, confieso que casi se.me.devuelve el helado jajajajaja le dije que si pero que no había conseguido nada, el me contó que ya me había visto rondando el baño y supuso que era lo que quería, me contó que muchos lo hacían pero que el supermercado se había dado cuenta y que los vigilantes iban constantemente. Le dije que era una lástima ps esperaba que pasara algo ya que llevaba mucho sin ciliar, me dijo que si se podía pero que había que estar pendiente y tenía que ser rápido, le dije que por mi estaba bien pero que el problema era que no entraba nadie y tampoco sabía la movida, él me dijo que era cuestión de suerte aveces, me dijo que si quería fuera y me diera una vuelta que el me cuidaba las cosas la verdad me dio desconfianza pero él dijo que no había problema que si quería me dejaba su billetera para que tuviera confianza de que no se iba volar. Me recomendó que me entrará al baño y dejará la puerta ajustada y esperara a ver si alguien se entraba pero que estuviese pendiente de los vigilantes. 

Luego de pensarlo acepte, el.me dejo su billetera y yo me dirijo a los baños, entre a los sanitarios me baje el pantalón, deje la puerta ajustada y me senté en la tasa, luego de unos minutos y sentir que la gente entraba y salía en esas un pelao de no más de 20 años abrió la puerta y solo me preguntó ¿Rol? Yo le dije que pasivo y se metió de una cerró la puerta y se bajó el pantalón yo se la iba a agarrar para mandársela y me dijo que no que.me volteara inmediatamente saqué un condom y se lo puse, más demore en ponérselo que él en estaremos metiendo. Me la metió sin saliva sin espera de nada, me dolió como un putas pues estoy acostumbrado al juego previo y a que me dilaten jajaj el pelao me embistió fuerte y rápido no tardó 2 minutos y sentir como se venía dentro saco su pene se quitó el condón y lo tiro al inodoro e inmediatamente se fue. Yo me subí el pantalón y salí. 

El señor se encontraba sentado, yo me senté en la otra silla y le entregué su billetera me preguntó que como me había ido y obvio le conté, el se rió a carcajadas y yo ya qué también me reí. Le dije que había sido la cualida más rápida que había tenido en mi vida. Luego de hablar de cosas sin importancia me dijo que si gustaba podía llevarme pero que si no me molestaba lo único que me pedía era que me lo dejara mamar y yo accedí. Me dijo que lo esperar en la salida y eso hice. Luego nos fuimos hablando y contándonos cosas de la vida intercambiamos números y seguido de eso parqueo el carro, yo entendí por qué lo había hecho así que.me bajé el pantalón, el se agachó y me pidió que pusiera cuidado se venía alguien, me chupo la verga con mucha delicadeza mientras me acariciaba las bolas, me vine y el se teagoy hasta la última gota de mi semen, se levantó agarró un pañuelo y me limpió. Le dije que gracias a lo que él me respondió solo sonriendo. 

Llegamos a mi casa y se despidió diciendo que no me fuera a perder mucho. 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ