¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Sexting en la oficina

Entre las dos y las cuatro de la tarde es el peor momento de la jornada para un oficinista. A estas horas, M. Rosero siempre se encuentra adormilado en la oficina en la que trabaja como contador en el centro de Cali.

Este día no es la excepción, tiene que entregarle a su jefe los balances del último mes antes del viernes en la tarde y ya son la dos y treinta p. m. del jueves y todavía tiene muchas cifras que revisar.

Su celular vibra a la hora pactada. Una sonrisa se dibuja en su rostro de marcados rasgos indígenas. Nació en Pupiales, Nariño, hace 32 años y vive en Cali hace 14, desde que llegó para estudiar en la Universidad del Valle.

Su novia, Dahiana, es una caleña morena de descomunales caderas. Para ayudar a su pareja a soportar las implacables jornadas de trabajo, lo anima con fotografías, mensajes y audios que lo rescatan de las garras de la somnolencia.

En un descuido de su jefe, Rosero se escabulle hacia los baños de la oficina. Allí desbloquea el celular y unas enormes tetas que casi no caben en la pantalla lo reciben con cariño.

Según Ana Cristina Mallarino, sexóloga, psicóloga, comunicadora social y periodista; en entrevista con el portal Realidad 360, Cali es la ciudad colombiana más abierta sexualmente de Colombia. Prueba de ello es la cantidad de moteles que existen en la ciudad.

No obstante, la fornicación es ejercida en toda Colombia en similares proporciones. El libre ejercicio de la sexualidad conlleva a que las personas deseen tener varias alternativas para ejercerla. Una de las ventajas que ofrece la tecnología en favor de la promiscuidad es la sensación erótica sin el contacto físico.

De la gente del Pacifico se puede aprender su espontaneidad para dar a conocer la atracción sexual que sienten por alguien. En el sexting manejan todas las alternativas y hay una cultura de trabajar el cuerpo.

Por su parte, la región Caribe tiene un temperamento sexoso por naturaleza. La cultura del baile y del carnaval se manifiesta en las personas de esta región desde muy temprano. Su cultura del contacto los lleva a ser más abiertos a la interacción y a la promiscuidad.

Sexting en el aula

El sol implacable de las 11 de la mañana en Turbaco, Bolívar hace que nadie quiera prescindir de la sombra de su hogar. Juan Pablo es paisa y docente de inglés en uno de los varios colegios de esta población. Hace cinco años llegó allí sin dinero, sin experiencia y sin novia. En este pueblo no le ha faltado una de las cosas que más le gusta en la vida, el sexo.

Mantiene conversaciones eróticas, entre otras, con varias madres de alumnas y alumnos; la mayoría casadas. Hasta el momento las fotos, los videos y los textos que ha enviado no le han traído ningún problema.

Las personas de la región andina pueden parecer las menos eróticas del país, pero en realidad son más reservadas. No suelen tener sexting con demasiadas personas, por lo general. Prefieren tener exclusividad con la pareja y cuando llegan a un nivel de confianza no escatiman en esfuerzos por hacerse desear.

El contenido íntimo compartido es más común entre jóvenes de entre 14 y 35 años que entre personas de más de 40. Predominan las redes sociales y se crean grupos de WhatsApp para enviar contenido íntimo.

Cómo aprovechar mejor el sexting en pareja

Sé creativo: involucra objetos, la tecnología te ofrece vibradores que puedes controlar a distancia.

Usa tu voz: los audios eróticos son los preferidos por muchos, aprende a usar un lenguaje erótico.

Sorprende: despierta el deseo en el momento menos esperado.

El sexting está para que vivas tu sexualidad, involúcrate con tu pareja y aprendan nuevas maneras de excitarse con ayuda de la tecnología. No hay excusa para no disfrutar de una buena sesión de sexteo intenso.

Realidad 360. (2017). “Cali, la ciudad más sexual de Colombia”.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ