¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Bueno, habíamos quedado en que él me la quería chupar, lo cual me tomó por sorpresa, no me lo esperaba. Él se arrodilló y empezó a lamer mi pene de una forma deliciosicima, lo hacía como todo un profesional y de una forma super sensual porque me miraba intensamente. Luego se lo metió todo en la boca, cabe aclarar que no tengo un pene grande (me parece a mí) es normal, del promedio, unos 18 CM. Y así empezó con la mamada como tal y tengo que decir que fue una cosa deliciosa y que no me esperaba, uno de un hetero siempre espera que no lo disfruté o no lo haga bien, pero Camilo lo hacía delicioso parecía más profesional que yo.

Estuvo unos 10 minutos mamando de una manera deliciosa hasta que me vine y él se tomó todo mi semen (cosa que tampoco me esperaba). Camilo me estaba saliendo como una cajita de sorpresas, más perra de lo que creía que pudiera llegar a ser y eso me encantaba. En ese momento que se toma mi leche sube y me besa, y mientras me besa me dice:

—Quiero follarte, Ale.

Yo estaba tan caliente que le dije que sí de una. Así que salimos del baño, nos seguimos besando y nos tiramos a la cama.

En principio yo tomé el control de todo, me hice arriba de él y empecé a puntearme yo mismo, pero él  llegó y me cogió de una forma inexplicable y me tiró boca arriba sobre la cama, lo que me pareció súper riquísimo y exitante. Me besó el pecho y el abdomen, y me dijo: 

—Levanta las piernas —lo cual hice muy obedientemente. Lo que él empezó hacer tengo que admitir que me llevo a otra dimensión, me hizo el beso negro más rico que me han hecho en la vida. Movía la lengua de una forma tan deliciosa que el pene lo tenía como si se me fuera a estallar y el ano lo sentía super dilatado. 

Estuvo ahí lamiendo y besando mi ano por unos 10 minutos y luego se acomodó y me puso su pene en la entrada de mi ano y eso entro cómo mantequilla, se sentía tan rico, tan caliente, tan lubricado que literalmente yo me sentía en otra dimensión. Lo que él me estaba haciendo sentir, nunca lo había sentido con otra persona hasta ese momento.

Camilo empezó con el mete y saca, lo hacía a diferentes ritmos, rápido, suave, duro y todo se sentía magnífico. En un principio todo fue suave y romántico (por decirle de alguna manera), me besaba, me decía que yo le encantaba y cosas así. Después de un rato me dijo que me pusiera en cuatro y así lo hice, empezó a subir la intensidad y él también se puso más agresivo, me cogía con fuerza de la cadera y me lo metía súper duro pero aún así se sentía super rico. Luego me cogió del cuello y me llevo hacia él y me dijo: 

—Me encanta como te dejas coger, me encanta que me dejes manejarte como yo quiera, como mi perrita.

Eso me prendió mucho y yo le contesté:

—Soy tu perrita, hazme lo que quieras —y seguía gimiendo de placer.

Estando en esa misma posición el le baja en poco a la intensidad, pero luego de un momento vuelvo e inicia las embestidas de una forma durisima y yo empecé a sentir como si me fuera a orinar, yo sabía que eso se debía a la intensidad y porque estaba cerca al orgasmo (cabe recordar que no me estaba masturbando). Recuerdo que yo le dije:

—Creo que me voy a venir...

Y él como que no entendía porque sabía que yo no me estaba masturbando y me miraba de una forma como que “este Man de que habla", supongo que no sabía que los hombres podemos tener orgasmos y eyacular  gracias a la penetración.

Yo trataba de aguantar más pero ya no era capaz:

—Cami, ¡¡no aguanto!! ¡¡Aaahhhhhh!! — y literalmente, estalle. Eyacule de una forma super exagerada y al él verme asi tambien se vino y pude sentir como entraba todo ese semen a mi sistema.

Yo quedé exhausto y caí a la cama y él a un lado mío. Respiramos un rato y luego me pregunto:

—¿Por que te viniste así de la nada? Yo no te vi masturbandote. —yo medio me reí y le dije:

—Los hombres tenemos algo llamado próstata, que es como el punto g masculino, porque al momento que haber estimulación constante pues uno puede eyacular y la sensación es mucho mucho mucho mejor que la que da la masturbación, se siente de una forma más intensa. 

—¿Y cualquiera lo puede experimentar? —pregunto él.

—Yo diría que sí, la cuestión es conseguir a alguien que te lo haga llegar a él o en su defecto saber hacerlo tú mismo, por ejemplo hay juguetes sexuales que sirven para eso, pero nunca igualan la sensación de estar follando con alguien y saber que lo está haciendo tan rico que te va a hacer terminar... —le respondí.

—Entonces ¿Yo te lo hice bien? — dijo con un sonrisa pícara. 

—Lo hiciste delicioso —y lo bese.

—¿Crees que puedas hacerme tener un orgasmo así? 

—Podriamos intentar una próxima vez, si quieres...

A lo cual él asintió con la cabeza. 

Y básicamente esto fue mi primer experiencia con el novio de mi prima. Probablemente sigan pasando cosas entre nosotros, solo que no hemos conseguido en tiempo para podernos ver.

Bueenoooooo! Espero les haya gustado este relata tan deli, recuerden que si tienen preguntas sobre cualquier cosa especifica me pueden preguntar y con todo gusto les respondo.

Perdonen por haberme tardado en subir esta última parte. ¡Saludos! 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ