¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Mi primo se llama Faiber, tiene unos 34 años, y tiene un cuerpo que, a pesar de no ser super atlético, está muy bien, es medio gordito, pero un gordito apretadito y tallado; el gran atractivo de él, según yo, siempre ha sido su cara y su sonrisa, y después de este fin de semana, ya entendí que su verga es otro atractivo delicioso. De alguna forma, yo siempre le había traído ganas a él pero me daba miedo insinuarme, pues lo conocía y sabía que podía reaccionar mal, así que siempre estuve "bajo perfil", observándolo en mallas, o en uniformes de ciclismo (que ptactica de vez en cuando) el cual le hace marcar el paquete super delicioso.

Para el fin de semana del día del padre se decidió hacer un reunión en mi casa con ciertas personas de la familia, con los más allegados, entre esos mi primo junto con su familia (esposa e hijos). Esto fue el sábado, en la tarde nos reunimos, estuvimos charlando y ya llegando la noche se hizo una comida deliciosa. Más o menos a las 8:00 PM, Faiber junto con mi otro primo, mis tíos y otros familiares, decidieron comprar trago y empezar a tomar. Más o menos a las 11 PM él ya estaba un poco borracho por lo cual no se podía ir en el carro y el tampoco quería irse, así que su esposa se fue en el carro con los niños y él se quedó en casa de la abuela (donde yo vivo junto con mi hermano) y siguió tomando con mis tíos. 

A la madrugada (2:00 am), ya Faiber estaba muy borracho y mis otros tios decidieron irse también a dormir a sus casas, así que yo junto con mi hermano lo entramos a la casa y lo acostamos en mi cama. Para ese momento yo estaba pensando en aprovechar que estaba ebrio y quizá hacerle un oral o al menos verle el chimbo, pero me daba miedo porque en la casa estaba mi hermano y mi abuela, aunque mi abuela cuando se duerme, no escucha ni siente nada. Y para mi suerte, mi hermano iba de salida para un viaje que estaba organizando con otros primos y unos amigos y como el lugar a donde iban era bastante lejos, se iban a la madrugada, tipo 3:00 am, así que decidí esperar pacientemente.

Mientras esperaba que mi hermano se fuera, yo iba "tanteando el terreno" para estar seguro que él no se fuera a despertar, no quería que me fuera a pegar un puño y decirle a toda la familia. Cuando mi hermano por fin salió de la casa, espere un momento para ver si mi abuela se despertaba, como no lo hizo, cerré la puerta de mi habitación y me fui a hacer lo que me había propuesto. Estaba súper nervioso y tenía miedo, porque no quería un mal rato o una mala reacción.

Entonces, me acosté al lado de él y empecé a tocar la verga de mi primo por encima del jean, él no se movía ni nada; luego le desabrochar la correa, y el jean e introduje mi Mano suavemente, en ese momento el medio se movió pero no se despertó. Yo continúe y suavemente trate de irle bajando el jean, hasta que lo logré y se lo quité del todo tratando de hacer el menor ruido posible. No se imaginan como me puse cuando vi el bulto que se le marcaba por encima de los boxers, era exquisito. Seguí tocandolo sobre los boxers y esa verga empezó a medio crecer, así que le baje los boxers y pude ver esa verga morenita que estaba medio parada y que se veía grande, y me excitaba imaginar como se vería erecta totalmente.

Empecé a besarle los muslos y también comencé a escuchar que su respiración se hacía más agitada, me asusté un poco porque creí que se estaba despertando, pero no, Faiber seguía con los ojos cerrados. Continúe subiendo hasta que llegue a los testículos y los empecé a lamer y luego tomé su verga medio erecta y la empecé a chupar, sabía deliciosa y me tenía a mil, además creo que estaba haciendo un buen trabajo porque cada vez se hacía más y más grande. Seguí chupando esa verga y tecticulos por unos 20 minutos y pude ver que esa verga estaba en su máximo esplendor, era de unos 20 CM y gruesa. 

Yo estaba tan caliente que pensé en follarme esa verga, pero me daba miedo que Faiber se despertará y hubieran problemas. Así que seguí manoseando y lamiendo hasta que no pude aguantar más, me quite la pantaloneta y la ropa interior, saque un condón y el lubricante; le puse el condón, lo lubrique, y me lubrime el ano un poco y me subí sobre mi primo, empecé a intentar introducir esa verga dentro de mi, que no era fácil. Mientras lo hacía me llegaba el remordimiento porque me daba miedo que se despertará y pues también por estar haciendo esto sin su permiso, pero es que esa verga era exquisita y no podía perder esa oportunidad.

Después de unos 5 minutos tratando de introducir esa verga, por fin entro, claramente me dolió porque era muy grande, pero aguante, respire y no me quite; espere un poco a que mi culito se acostumbra a semejante cosa y me empecé a mover suavemente, se sentía super delicioso y placentero y pequeños gemidos se me emepzaban a escapar, pero debía mantener en silencio para evitar que nos descubrieran así que yo mismo me tapaba la boca. Después de unos 15 minutos haciéndolo suave, sentí que mi culito estaba más suelto así que le subí la intensidad y mi primo empezó a respirar con agitación, me asusté y pare en seco. En ese momento el abrió los ojos y levantó las manos. Yo me asusté muchísimo y pensé “hpta, ya mori, me va a pegar un puño en la cara", pero no fue así, él puso sus manos sobre mi cintura y se empezó a mover un poco, pero como estaba ebrio no coordinaba bien, y entre murmullos y jadeos de él pude escuchar que me dijo: "No pares, Ale", yo quedé en shock porque el sabía que era yo pero quería que continuará, así que con más ganas lo hice.

Empecé a cabalgar esa verga como si no hubiera un mañana, Faiber me tocaba las nalgas y me las apretaba. En un momento yo me incline hacía adelante y seguí moviéndome y Faiber me cogió la cabeza y me empujó más hacia él y me besó, así que todo se tornó mucho más caliente y morboso. Yo seguía chocando mis nalgas con su pelvis, introduciendol esa verga hasta el fondo, gemiendole en los labios a mi primo y sintiendo sus jadeos. Ya llevaba yo unos 30 minutos cabalgando con toda sobre esa verga, cuando él me dijo:

—Ale, me voy a venir.

Yo me dí otro senton, me pare le quite el condón y se lo empecé a chupar hasta que esa verga estalló en mi cara, llenándome de leche la boca, la frente y los cachetes, Faiber gimió super rico, y yo estaba tan excitado y a punto de terminar también, que no me importó y me volví a meter esa verga y continúe con movimientos leves por un momento hasta que estalle en el abdomen de mi primo y él gimió junto conmigo, yo cai rendido encima de él y escuché que me dijo:

—Hacia mucho no me hacían sentir tan excitado, ese culo es perfecto, Ale.

—Y esa verga tuya es deliciosa, tienes permiso de clavarme cuando quieras. Espero que esto no sea solo porque estás ebrio. —le dije yo.

—Nooo, espera y verá que esté en sano juicio y te rompo ese culo de nuevo —Dijo Faiber y me besó.

Ambos estábamos tan cansados y él tan ebrio que nos quedamos dormidos casi inmediatamente. Pero eso no fue lo único que paso ese día, si quieren saber que pasó en la mañana cuando nos despertamos, que también estuvo delicioso, díganme para compartirlo.

Gracias por leer, espero les guste, saludos!!!

Comentenme que tal les pareció y si quieren me cuentan sus experiencias, me encantaría leerlos.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ