¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Fetiches: aprovéchalos para enriquecer tu vida sexual

apetito19ene02.jpg

Antes de que sigas leyendo, vamos a dejar algo claro: quien niegue tener, al menos, un tipo de fetiche sexual, te está mintiendo. Y es que, aunque los fetiches tienen fama de ser algo controversial, son más normales de lo que crees. Una mayoría significante de personas se avergüenza de tenerlos porque piensan que los harían “raros”, “freaks”.

Sin embargo, aunque neguemos su existencia, estos no se esfuman en el aire. Por el contrario, siguen ahí, acompañándonos a donde quiera que ejerzamos nuestra sexualidad.

¿Estás listo para cambiar el concepto negativo que tienes hacia esta palabra? Sigue leyendo.

Hoy te ayudamos a entender más sobre el tema.

apetito19ene03.jpg

Aprende de una vez por todas qué es un fetiche

¿Por qué decimos que los fetiches son comunes? Porque en el ámbito sexual es normal tener fantasías con objetos o fijaciones con ciertas partes del cuerpo para potenciar la excitación (Redacción, 2017).

Y siendo que gran parte del deseo sexual está en la mente, no resulta tan extraño como suena.

Puntualmente, la atención se enfoca en partes no genitales u objetos inanimados a los que se le da poder y carácter sexual. Esto significa que sí, todo se vale. Sean unos tacones altos, ropa en látex o quizás, determinados objetos que puedes encontrar en un sex shop.

apetito19ene04.jpg

Curiosidades de la palabra fetiche

La palabra fetiche se comenzó a usar en el siglo XV. Viene del portugués “feitico” que significa magia, hechizo –a su vez todo indica que el origen es el latín "facere" y "facticium" (Acha, 1991).

Este inicio enigmático marcó todo lo demás.

apetito19ene05.jpg

No te extrañará leer que para esa época careciera de connotación sexual. Pero sí que indicaba algo especial: un objeto previamente hecho para producir un efecto sobrenatural (Acha, 1991).

Por qué el fetichismo sale de lo básico

El fetichismo erótico apunta al impulso sexual que se dirige hacia un objeto inanimado y manejable (Castelo, 2005).

Como explicamos, esto quiere decir un objeto como la prenda íntima o incluso puede referirse a acciones concretas dentro de la intimidad, como el contacto con cierta parte del cuerpo.

apetito19ene06.jpg

Fetiches a la carta: ¿Cuántos tipos hay y cómo identificarlos?

Siendo que, como hemos dicho, todo puede convertirse en un fetiche, es normal que te preguntes cómo identificarlos y cuántos tipos hay.

La intención de los fetiches es estimular las relaciones sexuales. Entonces, cada vez que hacemos algo u utilizamos algún objeto para añadirles un poco de picante y recurrir a recursos fuera de lo típico, estamos expresando un fetiche.

apetito19ene07.jpg

De este modo, podemos distinguir entre:

  • Fetiches leves, en los que se puede pedir a la pareja la utilización de cierta prenda. En este, el foco sigue siendo la persona.
  • Fetiches profundos, en el que el foco es el objeto que excita y en el que se alcanza el placer erótico con su utilización.

Cual sea el fetiche que tengas, vamos a ver cómo puedes comunicarlo a tu pareja y utilizarlo para disfrutar tu sexualidad.

apetito19ene08.jpg

¿Qué tan común son los fetiches en Colombia?

Cuando se habla de apetito sexual en Colombia, la data está enfocada en la perspectiva masculina – no por eso indicando que las colombianas carezcan de ello.

En este sentido, los hombres colombianos pueden insistir en tener relaciones sexuales diarias, mientras las mujeres prefieren cada tres o dos días. Lo alarmante más allá de eso, pueden ser las estadísticas relacionadas con los fetiches (Boston Medical, s.f.).

apetito19ene09.jpg

Encuestas sugieren que más del 70 % de personas jóvenes prefiere cumplir sus fantasías sexuales fuera de su relación formal. Encontrando así que sus parejas son limitantes o carecen de recursos para cumplirlas (W Radio, s.f.).

También la mayoría se siente más cómodo no estando involucrado sentimentalmente con la persona que cumple sus deseos sexuales.

apetito19ene10.jpg

Vida moderna y los fetiches

Nos referimos a los fetiches todos los días.

Sea que lo busques o no, expresas tus fetiches cuando te quieres poner en el mood para hacer cosas ricas o estás contando alguna experiencia sexual a un amigo de confianza.

Incluso, llegan a tener una connotación más relajada –hasta graciosa-, cuando estamos echando cuentos sobre alguna experiencia en una cita. Ejemplo: tenía fetiche con los pies, disfrazarse, pedía que le halara el pelo.

No siempre que decimos “fetiche” estamos al borde de la excitación sexual. Pero bien es cierto que ayudan a ponernos a ello. Si los utilizas bien, podrían convertirse en tus mejores aliados para explorar tu vida sexual con libertad.

apetito19ene11.jpg

Romper con las estadísticas: aprende a comunicar tus fetiches

Luego de este contexto, hemos llegado al punto que esperabas: cómo comunicar tus fetiches para sacarles el mejor provecho.

Empecemos con lo básico:

  • Investigación de campo.

Si no sabes cómo puede sentirse tu pareja al respecto, prueba con ponerle películas en las que se toque el tema ligeramente y mide su reacción. Así, tendrás una idea más clara de cómo tratar el tema (Ideas que ayudan, s.f.).

  • Actitud positiva.

En vez de comunicar tener un fetiche como si fuera una “enfermedad crónica”, hazlo como si comunicaras una buena noticia. Crea expectativa sobre lo que van a disfrutar juntos.

Cubriendo estos dos puntos básicos, estarás listo para tener una conversación clara en la que será importante:

  • Expresar honestidad y claridad.

Es hora de que pongas tu asertividad en práctica, y seas lo más honesto posible. Así no solo hablarás del (o los) objetos de tus deseos, sino cómo usarlos (Redacción, 2021).

  • Abierto al intercambio.

Como en todo punto que se habla de la sexualidad, es importante tener una mente abierta y también intercambiar con tu pareja. ¿Quién sabe? Tal vez ellos tengan algo que confesarte también.

Antes de que sigas leyendo, vamos a dejar algo claro: quien niegue tener, al menos, un tipo de fetiche sexual, te está mintiendo. Y es que, aunque los fetiches tienen fama de ser algo controversial, son más normales de lo que crees. Una mayoría significante de personas se avergüenza de tenerlos porque piensan que los harían “raros”, “freaks”.

Sin embargo, aunque neguemos su existencia, estos no se esfuman en el aire. Por el contrario, siguen ahí, acompañándonos a donde quiera que ejerzamos nuestra sexualidad.

¿Estás listo para cambiar el concepto negativo que tienes hacia esta palabra? Sigue leyendo.

Hoy te ayudamos a entender más sobre el tema.

Preguntas claves para hablar de fetiches 

A pesar de lo que hemos explicado, aún puede que te sientas inseguro al llevar el tema a la cama.

Vamos a dejarte algunas preguntas que puedes usar para comenzar, estas son con los fetiches más populares:

  • ¿Alguna vez has fantaseado con ser stripper? ¿O te has preguntado cómo seria hacerle un baile erótico a un extraño? (Exhibicionismo).
  • ¿Alguna vez has tenido curiosidad sobre los "clubes sexuales"? ¿Estás dispuesto a visitar uno solo para ver cómo son? (Swinging).
  • Si tu amante tuviera una varita que al contacto de tu piel se sintiera como un cosquilleo de champán caliente, ¿te excitarías? (Electrofilia) (J.R., 2019).

Aquí lo dejamos por hoy.

Esperamos que te haya resultado interesante y que abras tu mente para explorar esta parte de tu sexualidad sin miedos.

Referencias Bibliográficas

Acha, J., Colombres, A. y Escobar T. (1991). Hacia una teoría americana del

arte, Ediciones Del Sol. https://bit.ly/3zvD7ct

Boston Medical Group. (s.f.), Datos sobre el apetito sexual masculino en

Colombia. https://bit.ly/3EyY2PF

Castelo, C. (2005). Sexualidad humana: una aproximación integral, Ed. Médica

Panamericana, https://bit.ly/2XUNR7o

Ideas que ayudan. (s.f.). Cómo confesarle a tu pareja un fetichismo tuyo.

https://bit.ly/3u1AsWM

James, J.R. (2019). Hablemos de Fetiches y Manías Sexuales: Preguntas e

Iniciadores de Conversación para Parejas Explorando Su Lado Perverso y Salvaje, Love & Desire Press. https://bit.ly/3kxsly7

Redacción Cromos (2021). ¿Qué es un fetiche y cómo saber si tengo uno?, El

Espectador. https://bit.ly/3hPKYf0

Redacción de El País. (2017). Amor fetichista: lo bueno y lo malo de ponerle un

poco de picante a su relación. El País. https://bit.ly/3CwLs1l

W Radio. (s.f.), Estudio reveló que el 80% de los colombianos tienen fantasías

sexuales. https://bit.ly/39jMNMH


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ