Guía Cereza
Publica tu Experiencia

Relatos & Experiencias

Bolas chinas, más que un juguete sexual

¿Sabías que las bolas chinas no son de China?

Si pensabas que estos accesorios habían sido otro genial invento de las mentes chinas, déjame decirte que vivías en un error, y posiblemente todos a quienes encuestes dirán lo mismo. Con los años, la cultura occidental atribuyó el descubrimiento de este juguete erótico a otro país, pero el primero satisfacer sus necesidades sexuales con este elemento fue un emperador japonés, hace muchísimos años, cuando el feudalismo estaba en onda.

MejorconSalud indica que las bolas fueron utilizadas mayormente por concubinas y geishas antes de tener relaciones sexuales para lograr una vagina bien lubricada en eventos donde entretenían a más de un invitado. Y claro, como la historia relaciona a las geishas con estos accesorios, rápidamente el mundo las apodó como las conocemos hoy en día.

Lo que muchos no entendemos aun es por qué no son tan conocidos los beneficios de este sencillo, pero útil elemento, pues dos esferas unidas por un cordón pueden ayudarte a tener mejores orgasmos, fortalecer el suelo pélvico y prevenir problemas como la incontinencia.

Expertos indican que la adaptación debe ser gradual, es decir, para empezar, debes usar las más pequeñas e ir cambiando a tamaños más grandes a medida que te acostumbres. Así mismo deben ser los ejercicios que se realicen con ellas. En un principio se aconseja introducirlas por un espacio de 15 minutos e ir aumentando el tiempo con el paso de los días.

Para esas primeras veces, te recomendamos las bolas chinas Kegel, de nuestro catálogo, que son ideales para ejercicios pélvicos. Satisfyer Strengthening Balls.

¿Cómo funcionan las bolas chinas?

Dentro de las bolas chinas encontramos esferas más pequeñas que al moverse distribuyen el peso en diferentes zonas de la pared de la vagina, obligando al suelo pélvico a ser más fuerte. Los movimientos, además, generan un mayor riego sanguíneo en la zona, que favorecerá la sensibilidad y la lubricación.

¿Y cómo se usan?

Las bolas chinas están elaboradas en un material muy fácil de manipular, silicona hipoalergénica, cuya limpieza se logra con tan solo ponerlas en agua hirviendo por 10 minutos. Este punto es importante, porque el uso de cualquier juguete sexual debe iniciar y terminar con la desinfección.

Habiendo enfatizado en la asepsia, te comparto una serie de recomendaciones que serán de gran utilidad:

  1. Lubrica la primera bola que vayas a introducir. Recuerda usar productos neutros y que no se corran fácil del juguete. Te recomiendo uno de nuestro catálogo: Intimo Neutro Sen Intimo.
  2. Adopta la posición que más cómoda te haga sentir para introducir las bolas en tu Recuerda que este momento es similar a colocarse un tampón, por lo tanto, debes estar lo más relajada posible.
  3. Introdúcelas hasta donde te lo permita el largo de tus dedos.
  4. Ponte de pie. La gravedad hará que estas caigan, pero el músculo pélvico se contraerá para mantenerlas dentro.
  5. Mientras tengas las bolas chinas dentro, permanece de pie. Realiza alguna otra actividad para que no estés mirando constantemente el reloj.
  6. Cuando sea el momento de retirarlas, solo tira del hilo o del anillo de recuperación.

Te será de mucha ayuda el consejo que comparte MejorconSalud: Si no puedes sostenerlas de pie, podrás hacer ejercicio tumbada en la cama. Boca arriba, tira con una mano del hilo de extracción y con la musculatura trata de impedir que se salgan. Es una especie de pulso que ayudará a fortalecer el músculo hasta que puedan sujetarse.

Por último, no me queda más que animarte para que incorpores las bolas chinas a tu colección de juguetes sexuales. Este tipo de elementos están hechos para potenciar las experiencias sexuales, toda vez que mejoran la salud y previenen algunas enfermedades. Hay mil y un razones. ¿Quieres más?

guiacereza

Soy hombre heterosexual

visitas: 10417
Categoria: Artículos GuiaCereza
Fecha de Publicación: 2023-02-07 16:08:51
Más Relatos Por guiacereza
Compartir en:

0 Comentarios

No hay comentarios