Guía Cereza
Publica tu Experiencia

Relatos & Experiencias

Tres, dos, uno… ¡fuera luces!

Encender o apagar la luz, otro tema que suele ser motivo de discusión entre las parejas a la hora de tener relaciones sexuales y, aunque no suele causar mayor conflicto, implica que una de las partes se incomode para satisfacer al otro, cosa que no está mal mientras suceda de vez en cuando, pero no de forma permanente.

Psicólogos y especialmente sexólogos indican que apagar la luz es muestra de un bloqueo que radica en la falta de autoestima, pues cuando una persona no acepta su cuerpo con todas sus particularidades, suele pensar que los demás tampoco lo hacen. El hecho tiende a desviar tanto la atención, que la persona con baja autoestima se concentra más en ocultar o disimular aquello que no le gusta, en vez de sentir u ofrecer placer a su pareja.

Estimular la vista mientras se tienen relaciones puede hacer del encuentro un acto mucho más placentero, pues entran en juego factores importantes como reconocer las formas del cuerpo del otro, leer sus gestos para saber qué de lo que están haciendo en el momento les genera más placer y, aunque suene un tanto controlador, no perderse en fantasías diferentes al presente.

La cultura popular nos ha señalado infinidad de veces que los hombres se excitan más con lo que ven, mientras que la mujer se deja seducir a través del oído, razón por la que ellos se quejan cuando no hay luz. Al respecto, científicos italianos de la Universidad de Siena, descubrieron que las luces brillantes aumentan  los niveles de testosterona en los  hombres y, por tanto, su deseo por el sexo aumenta con la luz encendida.

Sandra Lustgarten, sexóloga, explica que la decisión de hacerlo con iluminación o en la oscuridad puede ocultar la rutina de una pareja cuyas preferencias y costumbres están acompañadas de complejos, inseguridades y miedos, pero agrega que, si es un acuerdo mutuo y ambos aprenden a disfrutarlo, podrían darle paso a la pasión, la lujuria y a las fantasías.

Revelando otra visión sobre la luz apagada, Lustgarten, agrega que: “Con la luz apagada se cree que es posible alcanzar el máximo placer, porque es más fácil entregarse a la experiencia sexual y dejarse llevar. La pareja construye fantasías sexuales y se sienten más motivados a cumplirlas con poca luz. La libertad aumenta y es posible jugar con reflejos y sombras”.

Corta todo estigma y ten presente que…

A la hora de disfrutar con tu pareja, la luz o la oscuridad son solo elementos accesorios que marcarán una dinámica diferente, elegir una cosa u otra no hará del sexo algo mejor. Si hay inseguridad en alguna de las partes, lo mejor será que como individuo y como pareja empiecen a trabajar en esos aspectos que les avergüenza.

La base de una buena relación es y será siempre la buena comunicación. Expresarle a tu pareja que un detalle te incomoda podría ayudarte a enfrentar ese miedo a sentirte descubierto y juzgado. La otra persona, incluso, podría llegar a ayudarte a que lo veas con naturalidad, para que con el tiempo pierda relevancia.

Es importante también deshacerse de los estereotipos y patrones de perfección que la sociedad nos ha creado. Muchas personas, con más frecuencia mujeres, se comparan con modelos, artistas e influencers que publican en sus redes las mejores fotos, y claro, nadie va a poner la foto en la que se le ve la celulitis, la estría, la llantica o el grano. Por el contrario, muestran abdómenes totalmente planos, piernas muy tonificadas, pechos firmes, bronceados casi perfectos y como si no fuera suficiente, a esto le agregan un filtro que maquilla absolutamente todo.

La mejor manera de vencer la autocrítica destructiva será reconocer aquellos atributos que tienes, tratar de resaltarlos y usarlos en la cama; mientras te alejas de aquellas figuras que idealizas y creas tus propios cánones.

Ten siempre presente que la persona con la que compartes tu cuerpo te debe aceptar tal y como eres, por tanto, si algún rasgo tuyo no es de su agrado y tiende a rechazarlo, es un indicador de que nos estás con el o la adecuada.

Aprovecha los cambios de luz

Ahora bien, si ya son una pareja que se han explorado mutuamente, se tienen la confianza suficiente y quieren probar diferentes intensidades de luz, para variar y darle un toque más picante al sexo, te dejamos estas recomendaciones:

  • Mantengan la luz encendida durante los juegos previos, esto les permitirá lucir sus prendas especiales y aumentar el nivel de excitación.
  • Opten por la luz de las velas, esto les permitirá ver, así sea un poco y hará más fácil el hecho de poner el preservativo, aplicar un lubricante o cambiar a ciertas poses.
  • Jueguen a taparse los ojos con vendas. Aislar por momentos la luz hará que sentidos como el tacto y el oído se activen.
  • Prueben a tener relaciones en diferentes horas del día y en diversos lugares, que no sea cuestión de ir a la cama, apagar las luces y ponerse una sábana. De este modo mantendrán viva la chispa de la pasión y se darán cuenta que el placer radica en seguir siendo adolescentes que aún se están explorando.

Recuerda que con luz o a oscuras, el sexo es rico si te concentras en dar y recibir placer.

guiacereza

Soy hombre heterosexual

visitas: 4203
Categoria: Hetero: Infidelidad
Fecha de Publicación: 2023-02-18 00:28:46
Más Relatos Por guiacereza
Compartir en:

1 Comentario

Q bn saludos

2023-03-26 17:08:31