¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

En mi primer semestre de la Universidad, y una vez pasó el festín de cuervos que representan los primeros noviazgos entre compañeros, me encontraba solo, sin novia y sin prospecto...

Toda la Universidad la adelanté mientras vivía en una pensión, situación que entrega a un adolescente de casa, oportunidades únicas de hacer y deshacer; lastimosamente estaba pasando por la época de patito feo que todos tenemos, y no es que ahora sea un adonis, pero en comparación, creo fue mi peor período de feura... La cosa es que no levanté entre mis compañeras de U, entonces me tocó improvisar...

Al ser una pensión grande, allí vivían no sólo estudiantes sino 'familias' de algunos miembros, entre ellos María Teresa, una señora de 40 años muy bien vividos que tenía una niña muy pequeña y una sobrina de 16, no muy agraciada pero más boba que yo.

Andreita, la sobrina, era una chica flaca con dos limones, un culito pequeñito pero paradito, y aunque no lo crean, un cabello que olía delicioso -sí, me acerqué lo suficiente como para olerlo-; poco a poco me fui haciendo amigo de la tía a fin de estar con más oportunidades de gallinazearme a la pelada, ante quién yo no resultaba del todo indiferente.  Jugaba con la bebé, hablaba con la tía, y así, poco a poco, como el comején, me iba metiendo al rancho.

En una ocasión María T. debía trabajar hasta tarde, hacer inventario del almacén donde trabajaba, y me pidió que acompañara a la bebé y a la sobrina para que no quedaran solas en la noche, y pues ombeee claro que sí, cómo no!! 'tan queridoooo', 'tan buena gente...!',   -ajá, sí, cómo no!!;   La cosa es que esa noche nos pusimos a hablar Andre y yo, a la bebé le pusimos muñecos y sale pa' pintura; hablamos de las cosas de la U, qué como era, que el colegio, que si tenía novio, que tan bonita y sin quién la consintiera...puras guevonadas de pelaos' de 15...hasta que le dije que me parecía bonita, que me gustaban las ondas de su cabello (miren pues el carretazo!!), que si lo podía oler, y pues sí.... se dejó chantar un beso, y que beso!!!

Yo besaba en esa época como un bobo de pueblo, más baboso que un putas!!, que boleta pienso hoy... pero esa es la vida, aprender de las cagadas. Ella, quién decía ser virginal, me dijo que más suave, que sin tanta gana, que le mordiera el labio suavecito (ahhh!! vean pues!!), y ahí practiqué hasta que le toqué una tetica, y con disimulo -hasta donde se puede- le fui quitando el brasier, y ya eran dos teticas las tocadas. Que calentura, tenía esa verga pa' partir panela, era la primera vez de esa nena y yo tampoco es que fuera un experto; en todo caso, la fui sobando y besando hasta que me pidió que nos fijáramos en cómo estaba la bebé... y yo pa' mis adentros pensé: ay marik, verdad, la niña!!, ...que inoportuna; por qué las viejas se acuerdan del agua en la estufa cuando se las van a comer??!!. Total, la niña estaba dormida, no había excusas, le tocó entregar el 'durito', el 'fundamento', el 'pinguiñoño'!!

Ella un poco vacilante -volvimos al cuarto- se dejó quitar la blusa y besar suavemente las quicas, qué espectáculo ver pararse esos pezones con las lamidas, le besaba el cuello, los labios se los mordía, y de nuevo a las teticas...mientras las manos recorrían lo que podían de las piernas -estábamos sentados-, y yo subía a rozar las tangas o sus proximidades, cualquier cosa era cariño. Al fin de cuentas estábamos tan arrechos que al final ella quería lo suyo y me dijo: y cuando me piensas quitar todo?; mucho lento!!!; de una!, sin esperar me lancé a quitarle el pantalón y las tangas, que delicia!!; que gozada! ahí supe que las vaginas en vivo y en directo tienen mucho encanto, las pajas son una guevonada comparado con eso (obvio hoy, pero en ese entonces uno era un pajizo consumado).

Tienes condón?

Marik!!! cuál hijueputa condón, yo no había pensado en esa maricada... mucha vagueee

Tranquilo, yo tengo, apuntó la querida; tenía uno de esos que entregan en el colegio, condón de feria estudiantil, y verga dura no cree en dios, venga pa' acá, me puse el forriño, y ella no permitió una penetración estilo misionero -Sabia mujer-, me acostó (que excitante que a uno lo acuesten) y se montó sobre mí, creo que es la mejor forma de perder la virginidad para una nena, nosotros somos unas bestias con la verga a mil, y algunos en su vida diaria, en fin... penetrar con condón no deja de ser un poco desabrido, pero la comida nunca se desprecia me enseñaron a mí, la metida y los primeros minutos fueron de paciencia, mucha paciencia, y de besar teticas o sobar espalda como para distraerle la mente a la nena, quién una vez ya la tenía más o menos acomodada, comenzó a bambolearse en esa verga muy suave pero rítmicamente; el ritmo, eso le encanta a las chicas, y a los hombres los hace llegar rápido -por lo general-, el hamaqueo de esa nena era tierno y a la vez cargado de lujuria, rico sentir su placer, ver sus gestos de dolor mezclado con gusto. Ya con más confianza yo alzaba mis nalgas para imprimirle más profundidad a la penetrada, y más sabor al asunto porque estaba muy romántico el tema, terminamos dándole duro a esa pobre y recién estrenada cuquita, al rato le dolió, me pidió que cambiáramos y le di un rato en misionero. Yo intenté probar poses de peli porno y aprendí que hay que estirar antes de culiar así, o haber culiado antes en esas poses, no todas son elásticas...jejejeje.

Le voliámos a eso un buen rato hasta que ella me pidió más profundo y más rápido, la dupla que marca cualquier final, la llegada fue el éxtasis absoluto, cerramos con un beso -baboso de mi parte- y respiración tipo yoga en la cama... la tía llegó a la hora y Andrea fue mi novia por dos semestres más.

Al final se cambiaron de casa, pero mientras eso pasó, con Andre descubrimos pa’ que es que tenemos eso!

Saludos a todos y buenas pajas!


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ