¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Bueno este es el primer relato que me animo a escribir, toda la experiencia es 100% real procuraré ser lo más descriptivo para hacerles sentir a ustedes al menos una pequeña parte de todo el erotismo y pasión que sentí este día. Primero me describo brevemente tengo 26 años, soy un joven alto, acuerpado (sin tener figura de gimnasio) de piel blanca. Este es un relato real así que no esperen abdominales perfectos, vergas de 25 cm, orgasmos después de 30 segundos de sexo u orgías de 20 participantes. Todo es real y las únicas diferencias serán debidas a las sutiles alteraciones de la memoria.

Todo empezó con una inocente reunión con una de mis mejores amigas, quedamos de vernos en el centro de bogotá para tomarnos unas cervezas y actualizar agenda, ninguno de los dos se imaginó en lo que podría terminar la noche. Luego de una larga caminata por varios lugares emblemáticos del centro de Bogotá entramos a un bar y nos tomamos unas cervezas, en ese momento surgió en la conversación el tema swinger pues mi amiga (vamos a llamarla Amy) sabía que yo tenía alguna experiencia en bares swinger o con otras parejas. Entre chiste y chanza terminamos mirando en twitter algunos bares y encontramos uno en la primero de Mayo con una muy buena promoción para poder ingresar con nuestro propio licor, así que nos animamos a ir por probar.

Luego de una serie de aventuras logramos ingresar al bar un minuto antes de que terminara la promoción con una botella del licor favorito de Amy, el lugar era pequeño, no tenía nada muy atractivo, una pista de baile con un tubo para pole dance en el centro, una barra, a un lado unas mesas tipo fonda antioqueña de madera rústica y al otro unos sofas cuadrados grandes, una ducha con una generosa cantidad de chorros, un jacuzzi y un sauna. Nos sentamos en una mesa, Amy estaba claramente nerviosa mirando cada detalle, auqnue hay que decir que a esa hora no pasaba mucho, la pista estaba vacía  y apenas habían unas 3 o 4 parejas cada una en lo suyo; así que decidimos charlar un poco y tomar unos tragos .

Con el correr de la noche el ambiente se hizo mas ameno y empezamos a bailar, de momento sin nada que resaltar; sin embargo a nuestro alrededor el ambiente claramente se hacía mas candente, un par de mujeres solas en sus 30 vestidas solo en ropa interior bailaban sensualmente en el centro de la pista mientras un hombre de unos 35 bailaba con ellas en boxer, en un momento este hombre sacó a bailar a Amy, quien inicalmente se resitió sin embargo terminó aceptando un poco nerviosa, en la pista el hombre empezó a bailar mucho mas pegado a ella, a lo cual ella respondió inicialmente alejandose sin embargo al cruzar miradas conmigo pude ver un cambio total en su actitud expresado en la forma de una sonrisa pícara y comenzó a usar a este pobre hombre en un juego de seducción dedicado a provocarme y probar que tan lejos podía llegar. Luego cuando ella se sentó (mucho mas cerca de mi de lo que estaba inicialmente) inmediatamente la saque a bailar salsa lo cual se convirtió en un juego de seducción que intercalaba la tranquilidad de poder bailar libremente con alguien dejándose llevar por la música, mientras las miradas se convierten en expresiones más claras que cualquier escrito y una llama de deseo encerrada (posiblemente desde meses antes) era liberada y por ahora crecía timidamente hasta consumir nuestra cordura.

Volviendo a la realidad, luego de unas canciones (y unos tragos), el sudor empapaba nuestros cuerpos por lo que Amy decididamente desabotonó mi camisa demorando al menos 3 veces de lo normal en cada botón, mientras nuestrs cuerpos se acercaban más y más notamos que la atención había pasado a los sofás, así que decidimos ir a ver. Encontramos a una de las mueres que habían animado la fiesta un poco antes, siendo penetrada en 4 por uno de los asistentes, muchos de los presentes nos quedamos mirando el espectáculo, nostros en una esquina yo abrazando Amy por detrás, sin embargo en ese momento noté (después de años de conocerla) el espectáculo que constituía la figura de Amy estatura media (alrededor de 160 cm) cintura estrecha, senos pequeños pero perfectamente colocados y firmes, cadera amplia sobre la que caía un cabello ondulado castaño rojizo y un trasero perfecto, firme grande que en ese momento me gritaba que lo tomara. Ante ese espectaculo mi erección creció en un instante, y modestia aparte me encuentro bastante bien dotado por lo cual Amy lo notó al instante, por pena intente alejarme un poco sin embargo ella pegó su trasero más a mi, luego de lo cual iniciamos un movimiento de baiven al ritmo de las embestidas de la pareja que nos entretenía. 

Fue ahí cuando no pude resistir más y al ver la piel blanca de su cuello expuesta di un suave pero profundo beso que fue correspondido con un estremecimiento generalizado y se volteó para decirme algo lo cual no le permití devorando sus labios, fundiendonos en un profundo beso que solo puede ser descrito como perfecto, el tiempo pareció congelarse mientras nuestras bocas se fundían, nuestros cuerpos sudorosos se unían y nuestra respiración se sincronizaba, el resto del mundo pareció desaparecer, la tome en mis brazos contra la pared y ante un vaivén de nuestras cadernas sentía sus manos recorrer mi espalda mientras yo recorría la suya.

La tumbé sobre el sofá y vi sus senos moverse ante el ritmo acelerado de su aliento, y una cara que mezclaba sorpresa, miedo pero sobre todo lujuria, nos volvimos a fundir en nuevo beso, sin embargo ella me pidió que la esperara un poco ya que se notaba claramente confundida por todo lo que acababa de pasar, por lo cual volvimos a la mesa, sin embargo era obvio que algo había cambiado.

Nos sentamos tomamos unos tragos, una pareja ya en sus 40s  (a quienes llamaremos Leo y Mile) se acercó a nosotros los invitamos a un trago y hablamos un poco, mientras tanto mi mano en la mesa acariciaba su pierna sintiendola, mientras ella cedía cada vez mas a mis provocaciones abriendo sus piernas para que accediera facilmente a su sexo. Sin embargo decidí jugar un poco más con ella, acariciando la cara interna de sus muslos, haciendo parecer que iba a calmar su ansia de ser tocada pero retrocediendo al último instante, justo en ese momento le susurre al oído que tenía preservativos en la maleta al cual ella inmediatemente respondió diciendoles a nuestros invitados que tenía que ir al baño a lo cual yo inmediatamente la acompañé.

Cuando volvimos a la sala común estaba vacía y nos volvimos a entregar a nuestros besos, reviviendo el calor de hace unos instantes, sin perder tiempo pase por el casillero y saqué los condones, y volvimos a entregarnos a la pasión,sin darme tiempo de reaccionar, me volteó sobre el sofá desabotonó mis pantalones bajandolos junto con mis boxers en un solo movimiento liberando mi pene que estaba duro sobre una roca con un poco de lubricación con el momento, ella no espero ni un segundo y lo introdujo en su boca como si fuera el más dulce de los postres, succionaba en la proporción perfecta, su lengua jugaba en mi lengua probando mi lubricación, lo sacó de su boca solo un instante para decir:

-"Es tan grande............ quiero metermelo todo pero no alcanzo"

y volvió a introducir mis 21 cm hasta el fondo de su garganta sin poderlo conseguir

La tome y  acosté sobre el sofá y quite su camisa y su brassier mientras mis manos sentían la humedad de su sexo palpitante, mordía sus labios para ahogar sus gemidos, mientras encontraba su clítoris y lo masajeaba suavemente alterando la velocidad para llevarla al borde del placer antes de torturarla con una leve pausa. Baje mi boca por su abdomen y quite su pantalón, me disponía a hacerle sexo oral, pero ella respondió.

 -"no, no me gusta casi" (esto habría de cambiar muy pronto)

Sin imbargo inssití y pase suavemente mi lengua por sus labios, saboreando su humedad gozando mientras subía los ojos para ver como su cara reflejaba nuevas sensaciones. No resisti más y sin parar de estimular suavemente su clitoris con mis labios y lengua, tomé un preservativo y me lo coloqué sin que ella lo notara. Tome sus piernas y las abrí mietras la penetré ahogando su gemido con un nuevo beso, entre sin ninguna resitencia estaba completamente lubricada y lista para recibirme por lo cual la penetré hasta el fondo en un solo movimiento, moviendome despacio para que se acostumbrara a mi tamaño, acelerando lentamente mis embestidas, el rostro de Amy se transformo y su expresión de lujuria se convirtió en la imagen viva del placer, mientras gritaba sin importarle el público que había ido creciendo a nuestro alrededor.

Lo cual me animo a seguirla penetrando cada vez con mas fuerza, subí sus piernas sobre mis hombros y enntraba en ella tan profundamente como podía, miraba sus expresiones de placer, mientras se oía como mis testículos chocaban contra su periné, sus germidos llenaban la habitación. Me volteó  y se dedico a cabalgarme con una maestría alucinante, yo me perdía en el magnifico rebote de sus senos y la expresión de placer puro que se veía, inesperadamente dejó escapar un grito:

- "Dios! es tan grueso, no vayas a parar"

La tomé en 4 pudiendo aprovechar la visión de su magnifico trasero en plenitud, la penetraba sin compasión, cambiaba la velocidad, debo decir que me perdí en su sexo, me olvidé de todo lo que ocurría alredor mientras seguía sin parar el ritmo, después de un rato pude reparar un poco en el ambiente, y para mi sorpresa encontre que un hombre se encontraba frente a Amy y ella echa un mar de lujuria chupaba su pene en los pequeños que le quedaban entre mis gemidos. A nuestro lado estaba la pareja con la que habíamos compartido un poco antes mirandonos y compartiendome una mirada de "felicitaciones", Mile se acercó a Amy quien soltó el pene de su boca y le dió un beso profundo a lo cual respondí aumentando la fuerza de mis embestidas, Leo se acerco a mi y me preguntó

-Leo: "puedo estar con ella, y tu estás con Mile"

-Andrés "lo que ella diga, si ella quiere no tengo problema"

Leo se acercó a Amy quien intercalaba el pene del afortunado muchacho con los gemidos que le provocaban mis embestidas que no disminuían ni en cantidad ni en potencia. Los vi hablando un segundo a lo que Leo me hizo un gesto afirmativo, sin embargo al hacer el movimiento de retirarme Amy se acercó frenteticamente siendo completamente ensartada en mi dura verga. Gritando fuerte y claro para que todos oyeran

"NO SOLAMENTE QUIERO QUE TU ME PENETRES"

Esto fue el impulso que necestiaba para enloquecer y embestir aun mas fuerte, agarrando a Amy por el cabello y penetrandola sin compasión, haciendala olvidar de nuevo de todo alrededor (para tristeza del pobre muchacho afortunado) y entregandonos mutuo placer que nos dejó temblando estremecidos, llenos de placer.

Decidimos tomarnos un descanso, sin embargo estabamos lejos de estar satisfechos, pues la noche no quedó ahí. sin embargo la noche estaba lejos de terminar, pero eso se los contaré en otro momento. Espero sus opiniones y comentarios y no tengan duda de que Amy querrá leerlos todos personalmente.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ