¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Hola, les cuento soy un hombre de 37 años al que lo ponen muy caliente los relatos eróticos, esta es la primera vez que me atrevo a relatar uno que si bien no es una historia propia, es la historia de una amiga, la cual voy a relatar tal cual ella me la conto.De ella les cuento que es una mujer de 34 años, 1,60, gordita, de lindos senos grandes talla 36, pezones rosados, piel blanca, cabello oscuro y mechas monas. La historia transcurre durante el año pasado a mediados del 2017 y empieza relatándola de la siguiente manera.

Un sábado cualquiera quede con unas amigas en ir a tomar unos tragos en un municipio cercano, a unos 20 minutos de Medellín, donde yo vivo, la idea era encontrarnos en la noche y pasar un rato agradable entre chicas, unade mis amigas que vivíaen este municipio me ofreció su casa para a amanecer y así no tener que irme tan tarde para la mía y exponerme a que algo me pasara en el camino. Aunque no suelo tomar más que alguna cerveza, ese día les hice caso y pedimos una botella de ron, la noche iba muy bien, pero ya en medio de los tragos, la amiga donde pensaba quedarme, víctima del alcohol inicio una discusión con mi otra amiga a causa de un chico que le había gustado a ella,presa de la rabia se fue del sitio sin decirnos nada. En vista de lo ocurrido decidí mejor parar un taxi e irme para mi casa, a estas alturas ya empezaba a entender eso que dicen del ron, ya saben, como dicen por acá,que abre piernas, pues en mi lo estaba logrando, empecé a sentir una calentura muy rica entre mis piernas.

En fin le puse la mano a un taxi y me senté en la silla trasera, no sé si era por el efecto del ron pero solo un instante después de sentarme y decirle al taxista hacia donde me dirigía, note que era un chico joven no pasaba los 28 años y a mi parecer algo atractivo. Comenzamos una conversación algo trivial sobre cómoestaba la noche, de lo más normal del mundo, pero mi calentura empezó a crecer cada vez más y más,ya presa de la calentura sin pensarlo le dije que si me podía pasar para adelante y él ni corto ni perezoso me dijo que si, cabe recalcar que no me baje, me pasé de atrás hacia adelante pasando por el pequeño espacio que forman los dos asientos delanteros.Ustedes los hombres no son bobos y él entendió lo que me pasaba, me preguntó qué había estado tomando, a lo cual le dije que ron, y el con una risa muy picara y morbosa me dijo que era un licor caliente, no atine a decir nada, solo a regalarle una sonrisa lujuriosa y definitivamente cuando se trata de morbo todo se confabula, no sé en qué momento pero cando menos pensé aprovechando que traía una blusa con hombros descubiertos y unos Jeans, el empezó a acariciarme los hombros y bajaba hasta meter un poco los dedos entre la blusa sin tocarme aún los senos, como era de esperarse yo me empecé a calentar más y la sensación entre mis piernas era cada vez más intensa, sin pensarlo dos veces le puse mi mano en su miembro sobre el jean, ya viendo que estábamos en más confianza , el me bajó la blusa y luego corrió el brasier y con una gran sutileza me acaricio un poco los pezones hasta qué los sintió duritos y paraditos, los cogía con 2 dedos y me los apretaba, de solo sentirlo en mis senos yo ya sentía mi cosita súper mojada, en eso llegamos a la esquina de mi casa, el detuvo el vehículo, con gran afán le abrí el pantalón y le saqué su miembro, era un hermoso miembro, si bien era de tamaño normal, Estaba durito, de lo más rico se la acaricié, mientras el también empezó a abrirme el jean, metió su mano y cuando me sintió súper mojada lo único que hizo fue decir lo rico que la sentía y de inmediato me metió 2 dedos en la cosita, nos masturbamos durante largo tiempo, hasta que sentí unos espasmos en su miembro y soltó un gran chorro de leche que me cayó entre los senos, y gran parte se derramo en mis manos, fue súper excitante, nos miramos y solo alcanzamos a darnos una gran sonrisa de cómplices, nos limpiamos y organizamos la ropa, el me dejo en la entrada de la casa, cabe decir que no me quiso cobrar la carrera.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ