¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

La noche siguiente, no esperaba tener intimidad con mi mujer, ya que aunque es caliente en la cama, tenemos sexo al menos una vez a la semana, pero me sorprendió cuando ella empezó a pegar su trasero y moverlo para provocarme. Volví a lamerle el culo y a masturbarla como le gusta, creí que en esa ocasión me la culiaria por la vagina, para mi sorpresa ella misma volvió a dirigir mi verga a su culo, le pregunté si así lo quería y asintió con la cabeza y gemidos de arrecha, luego me arrodille frente a ella, esta vez solo usé como lubricante sus jugos vaginales. Puse sus piernas en mis hombros, la levanté un poco y se la metí poco a poco por su culo caliente, cuando estaba como a la mitad, empecé a acariciar su raja, a meter mis dedos y frotar su clítoris, ella mordía sus labios ansiosa, me miró a los ojos, entonces la tomé de las caderas y arremetí fuerte penetrándola profundamente, hizo un gesto de dolor y placer al mismo tiempo, mientras la masturbaba ella no dejaba de mover sus nalgas.

Yo mismo ponía su mano en su raja para que se masturbara y me permitiera gozar su culo, lo hacía por un momento, pero me pedía que yo lo hiciera, trataba de concentrarme y hacer las dos cosas, pero dejaba de hacerlo para tomarla de las caderas y cogerla fuerte, pero ella volvía a poner mi mano en su raja indicándome que metiera los dedos, cuando lo hacía su placer aumentaba.

Luego de un buen rato así, sentí su culo muy abierto, mi verga entraba fácilmente, a veces la sacaba por completo y de un solo golpe se la metía de nuevo a lo que ella gemía gustosa. Recuerdo que en esos momentos pensaba que mi mujer era capaz de soportar una verga mucho más grande, y que lo deseaba, pues su excitación aumentaba cuando aún con mi verga en su culo lograba meter dos dedos, sintiendo sus pliegues estirándose sin que le doliera.

Entonces saqué mi verga y me agaché para lamer su raja, succionar su clítoris y meter dos y hasta tres dedos en su ano, ella seguía caliente moviendo sus caderas, y presionando mi cabeza en su interior vaginal, no descuidaba su culo y pasaba mi lengua sintiendo la entrada trasera tan dilatada y caliente, y volvía con su vagina alternando la acción. De repente volvió a tomar la almohada y se tapó la cara, eso indicaba que estaba a punto de tener un rico orgasmo, y mientras sus jugos caían en mi boca, mis dedos entraban con fuerza en su culo, entonces me levanté y sin piedad volví a ensartar mi verga en su ano, ella gritó de placer mientras movía su cabeza para un lado rasguñando mi espalda. Ya no soporté y entre gemidos y diciéndole que me encanta cogerla por el culo, con fuerza dejé escapar mi semen dentro de ella, su ano se contrajo, pero le era imposible apretar mi verga, su culo estaba demasiado abierto para eso.

Me quedé sobre ella con nuestra respiración agitada, hasta que llegó la calma, ésta vez la acompañé al patio para que fumara y charlamos tonterías.

Mi sorpresa fue que a la mañana siguiente, apenas desperté, ella empezó a acariciarme la verga, besaba mi cuello, comenzó a pajearme desde atrás y yo sentía como mi verga se ponía gorda y dura, sus manos frotabanlentamente y luego con más velocidad mi verga haciéndome gemir , escuche en mi oído como me decía , me encanta tu verga así dura y tiesa , quiero quete vengas ahora y comenzó a pajearme más de prisa mientras se colocaba delante mío y abría su boca invitándome a llenarla de leche caliente, lo cual hice por supuesto en un instante, sentí como el chorro de mi lechesalía de mí y veía como le llenaba su boca y su garganta mientras sus ojosestaban fijos en mi cara .

Luego de dejarme tomar aire, se volteó para frotar sus nalgas con mi vientre, se las abrí con ganas de empujársela por el culo, pero se la metí por la rajamojada, colocado así detrás de ella, y ella de lado, pude disfrutar la visión de sus nalgotas mientras me la cogía por su raja, ella se movía delicioso hasta que no aguanté y la saqué para echarle mi leche en sus nalgas.

Aún caliente porque sus nalgas se movían en círculos, la masturbé y casi de inmediato se vino, entonces mi verga se volvió a parar y ella misma me pidió que me masturbara y echara mi leche en su culo , así lo hice, separé sus nalgas y la llene de semen ardiendo, mientras cerraba sus ojos pensando en no sé qué.

Si alguna mujer tiene idea de lo que le pasa a mi esposa por estos días , me gustaría que me lo hiciera saber, no trato de ligar, es solo que deseo complacer a mi esposa y saber si su despertar del deseo es normal o se debe al deseo de experimentar otras cosas más fuertes. Quisiera tener telepatía y saber que piensa mi mujer mientras hacemos el amor dela manera como lo hemos estado haciendo estos días. Si quieres opinar y dejarme un comentario contu contacto para mi seria genial, y si sabesde otras maneras en que puedo hacerla feliz, perfecto si me las dices.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ