¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Esta noche me correspondió una mascara blanca con unos detalles coloridos en los ojos, todo el lugar esta a media luz, se escuchan varias conversaciones en diversos idiomas y una variedad de gemidos masculinos y femeninos. Estoy en mi pesa favorita, la cual esta en el rincón más oscuro, en donde todo el club es visible y toda acción no escapa al panóptico; estoy desnuda, en cuatro, un hombre lleva un rato penetrándome, es moreno, un tatuaje de una calavera en su pecho, unas cadenas que se entrecruzan adornan su brazo derecho, esta sudando, su piel esta brillante, me doy cuenta por el espejo de la pared, todo mi cuerpo es una onda de choque coherente con sus embestidas. 

En la esquina derecha veo dos hombres, uno calvo y uno con el pelo totalmente blanco, ambos cooperan para darle placer a una mujer negra, tiene el cabello corto, se la chupa al canoso, mientras el calvo introduce sus dedos en los agujeros de esta mujer; al lado de ellos, un hombre rubio -tal vez alemán- penetra a una mujer de piel canela, él la alza de las piernas y ella se aferra a su cintura rodeándolo con sus piernas, él no teme manifestar en su rostro el placer del momento.

En la otra esquina del salón, dos parejas están tranquilamente conversando en un sofá que se antoja muy cómodo, los cuatro están desnudos; un poco a la derecha, una mujer, rubia, no más de cuarenta años de edad, esta con tres hombres, les practica sexo oral a sus compañeros, ella de rodillas y ellos de pie la rodean. 

En el centro, en una mesa redonda, una mujer se masturba para un publico de 7 hombres aproximadamente, la ven pero no la tocan, su esposo, un señor de barriga generosa es el que esta de pie, mientras los otros están sentados o de rodillas mirando de cerca la acción de la esposa. 

A mi lado hay una multitud de gente, tal vez una docena de hombres se encuentran admirando a una pareja de mujeres jóvenes, una pelirroja y la otra rubia, están haciendo un 69 sobre un sofá amarillo; mi vista es interrumpida entonces por dos hombres que me hablan y me dicen algo que no logro entender, ambos tienes sus penes en la mano con una erección completa el de la izquierda, y el de la derecha tiene una erección parcial, abro mi boca como dándoles la bienvenida a mi esquina.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ