¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Después de estar con ella un par de veces y de hacer el amor de manera desenfrenada, le pido que me permita penetrarla por atrás ella, se niega rotundamente alegando que jamás lo había hecho por hay que con el ex siempre lo hacían vaginal incluso se pone brava cuando le insisto.

Cierta noche después de haber agotado los condones, yo seguía con ganas de más pero ni modos de volver a clavarla pues ella era demasiado prevenida, no quería quedar embarazada y pues yo tampoco quería preñarla, así que solo nos besamos un rato hasta que se nos bajo la calentura y nos preparamos para dormir. 

Ella se volteó dándome la espalda, me acosté de cucharita bien pegado a ella, sus nalgas deliciosas provocaron una erección descomunal, pensé que eso le molestaría, pero permaneció inmóvil dejando que mi verga se paseara por  sus nalgas buscando con delicadeza el tan deseado culo.

Ante la pasividad de ella me aventure a explorar entre sus nalgas con mi mano, pronto encontré lo que deseaba así que perdí los estribos e intenté penetrarla, ella se retiró pero permaneció en la misma pocision, entonces caí en cuenta que no la había lubricado y por eso su reacción, pense que ya no me permitiría intentarlo de nuevo, que eso sería todo por ésa noche. Sin embargo me llene de saliva los dedos y emprendi mi viaje hacia su culito virgen casi seguro de que ella se voltearia y no me dejaría intentarlo.

Con suavidad baje mi mano y contrario a mis predicciones ella permaneció inmóvil dejando que mis dedos húmedos alcanzarán entré sus nalgas a su culito que quedó empapado de saliva, sin perder tiempo me apresure a acomodar mi verga para penetrarla con suavidad está vez, sabía que tenía que ser muy cuidadoso y que en cualquier momento ella me pararía y terminaría todo, pero para mi sorpresa ella se arqueo dejando más expuesto  su culo aproveche para embestir, después de un par de empujones mi verga ya había sido devorada completamente, ella soltaba pequeños gemidos de placer, entonces entendí que la muy puta me había mentido ya le habían roto el culo. senti un poco de rabia, la penetre sin piedad mientras se retorcia de placer, pasaron unos 15  minutos jugueteaba con sus tetas y acariciaba su chocha húmeda mientras mi verga se deleitaba  en su culo hasta venirme dentro, después le saque mi pene y toque con mi mano su culo abierto aún hambriento, bien dilatado como él de una actriz porno de las más putas, después nos besamos y nos dormimos. 

Al otro día le di las gracias y sin reprocharle le dije que no tenía el culo virgen, solto la risa, me dijo que no, hacia mucho tiempo que el ex le había roto el culo y después de insistirle me contó algunos detalles, me confesó que lo disfrutaba pero como le dejaba el semen adentro después le causaba molestias estomacales que por eso no me lo había permitido. A mi no me molestó que me mintiera, me di cuenta que era una puta, que gosaba de una buena verga, entonces quise seguir con ella, porque me gustaría compartirla, que otros disfruten de ella, brindarle todo el placeres que mi princesa hermosa se merece. Quiza algún día se decida y me convierta en cornudo 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ