¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

hola a todos, primero que todo somos una pareja amantes del exhibicionismo, nos gusta hacer cosas locas y divertidas, donde dejamos salir ese lado atrevido, travieso y desvordar la adrenalina en cada una de nuestras aventuras.

Mi esposa es una chica muy hermosa, es delgada, ojos negros, buen busto y hermosa cola.  Descubrí su gusto por el exhibicionismo un día que llego a nuestro apartamento un muchacho de una empresa de mensajería el cual recogería una cajas para ser enviadas, cuando llego el muchacho aun estábamos en la cama haciendo pereza, yo fui a la puerta y lo deje seguir para que sacara las cajas luego nos sentamos en el comedor para confirmar el inventario del envió, mi sorpresa fue cuando mi esposa salió de nuestro cuarto en una pijama de batica súper corta y muy sexy y solo un pequeño hilo puesto, se paseó por la sala de la casa frente a nosotros con la excusa de recoger su celular que lo había dejado en el sofá, la verdad para mí fue una sorpresa total y al mismo tiempo me embargo una adrenalina y un morbo deliciosa y el muchacho se le noto en su rostro lo nervioso que se puso tanto así que no era capaz de escribir yo me hice el loco y seguí conversando con el chico, luego el me pidió un vaso con agua a lo cual le dije a mi esposa que lo trajera hay volvió a deleitarnos con esa rica exhibición.

Terminamos de llenar los papeles y el muchacho se retiró del apartamento, yo de inmediato fui donde mi esposa quien ya estaba en la cama y le dije ¨acabo de descubrir las picardías que te gustan¨, me miro y se reía yo la cogí y comencé a meterle la mano debajo de esa pijama, cual sería mi sorpresa al encontrarla toda mojada y le pregunte veo que te gusto salir y exhibirte y me dijo que sí que era excitante a lo cual yo le confesé que igual que ella me había encantado y que mi mente comenzó a mor bocear con lo sucedido, comencé a tocarla y masturbarla bien delicioso y a fantasear con hacerlo de nuevo con un domiciliario u otra persona que llegase a la casa.

Y desde entonces nos hemos vuelto cómplices de nuestras locuras exhibicionistas en donde en ocasiones salimos a pasear por la ciudad en el carro o la moto y ella en vestidito sin cucos, pero eso se los contare en nuestros próximos relatos, gracias espero les haya gustado. 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ