¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Mi primera experiencia Swinger, mi pareja se folla a un desconocido.

Lugar: Mi apartamento de soltero, en mi sofá

Me la cogí en el sofá solo unos pocos minutos despues de habernos visto por primera vez. La conocí en una red social, accedió ir a charlar pero ambos sabiamos que queriamos follar. Su nombre es Karen, es alta, delgada, cabello negro, super largo, su cola es un espectáculo, no es prominente pero es super paradita, dibuja un corazón perfecto y en medio aprecias esa vagina deliciosa, en lo personal me excita mucho. La atracción y complicidad fue inmediata, sus besos no te niegan ni una gota de pasión. 

Lugar: Mi apartamento, una semana despues, de nuevo en mi sofá

Chateabamos delicioso, ambos deseabamos sexo, le propuse vernos en mi casa y aceptó, la unica condición: ser imaginativos ya que estaba en sus días. Llegó en un vestido que dejaba ver sus largas piernas, durante la charla previa me dejaba ver esas bragas rojas de encaje que hasta hoy recuerdo, humedas, calientes...me enloqueció como quiso con una mamada increible. En agradecimiento, la puse de espaldas a mi, sobre sus rodillas en el sofá, como sosteniendo la pared, corri sus bragas y metí por completo mi cara entre su culo, no dude ni un segundo el meter mi lengua en su ano, y su reacción fue de placer absoluto, pero no mayor a la locura que desataron en mi sus palabras: dame por el culo, pero suavecito, hace mucho no lo hago...

Lugar: Algún club Swinger del Valle del Cauca

Despues de mucho hablarlo, e imaginar que pasaria en caso de estar ahí, nos citamos y llegamos juntos al famoso lugar. De entrada bajon absoluto en lo que se refiere a la indumentaria que te prestan, toallas amarillentas y chanclas horribles. Salvó la patria el hecho de que entró una pareja y se sentó al lado nuestro en el vestier. El tipo un señor de edad, flaco, canoso. La chica, una mujer joven, de excelente cuerpo. No nos dirigimos palabra, pero la idea de que ellos iban a desnudarse frente a nosotros nos hizo olvidar el mal rato inicial. Durante la primera hora nos dedicamos a visitar las instalaciones, zonas humedas, habitaciones privadas, zonas comunes. La primer gran impresión nos la llevamos al regresar a uno de los turcos, ya que la parejita de la entrada estaba de faena, la hermosa chica le daba una mamada a su macho, quizá por la novatada desviamos la mirada apenas ellos notaron que los observabamos, pero fue suficiente para que Karen se ganara la primera follada de mi parte, hicimos un 69 delicioso en una de las habitaciones publicas, y le di en cuatro hasta sentir que se venia a chorros, nos duchamos y decidimos recorrer el lugar una vez más.

Decepcionados ya que un prometido y esperado show lesbico nunca llegó. Nos sentamos en una zona común, a charlar y ver porno. Erá nuestra segunda hora adentro y el lugar contaba con dos parejas nuevas y tres hombres solos. Uno de los chicos solos le pareció medianamente atractivo a Karen, empezamos a acariciarnos frente a el, yo, intencionalmente movia tu toalla, para que el viera como la hacia gozar con mis dedos, y ella no intentaba evitarlo, le excitaba la idea de que este tipo la viera en esas. El chico, algo timido solo observó y al rato bajo a la primera planta, nosotros un tanto aburridos ya, decidimos dar una ultima vuelta por el sitio, recorrimos el turco, dos parejas más acompañaban a la primera, todos recibiendo mamadas pero sin interacturar. La rica imagen nos calento para el segundo round, ingresamos a una habitación, empezamos a besarnos y sin más, el chico al que le habiamos hecho ese mini show, estaba ahí observándonos, lo invité a seguir, y le dije que queria compartir con el mi pareja, yo solo iba a observar, Karen sorprendida solo se recostó, abrió sus piernas y le dejó todo el trabajo al chico, debo confesar que verla tan extremadamente sumisa me decepcionó un poco, el chico besó un rato sus senos, la folló un par de minutos en misionero, luego en cuatro y en un abrir de ojos se vino, segunda decepción del momento. 

Luego de eso, Karen me pidio que la complaciera, queria venirse y el chico no le saco su orgasmo, yo que sabia exactamente lo que la enloquece, la cabalgue hasta sentir su calgo de orgasmos, me vine en su cara, nos duchamos y le propuse irme.

Las consecuencias:

En lo personal, quiero repetir, pero iré solo. La imagen de Karen sumisa casi obligada me traumó, charle con ella y me aseguro que lo disfruto y queria hacerlo, pero yo senti que solo quizo complacer mi fetiche. Solo diré que en serio el trauma fue fuerte, y odié muchas semanas posteriores el olor al latex y tuve algunos días un muy bajo libido. Mi relación pasional con karen se enfrió y dos semanas despues de haber compartido nuestra primer experiencia Swinger dejamos de hablar, perdimos contactos y a la fecha no se que es de su vida.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ