¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Somos Laura y Luis, para esa época eramos una pareja muy unida y sobra decir que caliente. Todos los días teniamos relaciones sexuales, nos gustaba explorar cosas nuevas, en ocasiones nos conectabamos con parejas de otros países y hacíamos en amor durante horas con las otras parejas, eso nos excitaba muchísimo, mi pareja al igual que yo como les digo, eramos muy arrechos, el me culiaba y yo me lo culiaba todos los días y no una sino dos o tres veces por noche, y ni que decir de los fines de semana donde a mi me gustaba andar sin ropa interior por toda la casa, a Luis le gustaba mucho  eso, prácticamente me comia de cuatro a cinco veces un domingo, yo feliz de la vida. Una día de esos mientras lo hacíamos delicioso, Luis me propuso que fuéramos a un bar swinger, que debía ser una experiencia muy excitante, yo soy una mujer de mente muy abierta y la verdad pensé que después que fuera con él no habría problema por lo que accedí. Esa semana Luis averiguo sobre sitios en la ciudad de bogota, el elegido fue un bar ubicado en el norte de la ciudad. El día de la gran noche, me vestí muy sexy para la ocasión, me coloque unos brazieres negros, que dejaban ver mis tetas muy excitantes, también un hilo dental negro que se me metia tanto en mi culo como en mi vagina. Ya en el sitio al comienzo me sentía algo nerviosa, pero al calor de los tragos y la música me fui deshinibiendo. Al llegar la hora definida por el sitio, pasamos a la zona húmeda, donde como requisito previo se debía entrar sin la ropa que llevamos, solo con una toalla y chanclas que proporcionaba el sitio. Quiero confesarles que al entrar a esa zona, se sentía un ambiente muy excitante, un ambiente a seco puro. Había un sitio redondo en el centro y varias camas a los lados de forma rectangular donde las parejas estaban teniendo sexo, nosotros no nos aguantamos las ganas y tomamos un sitio, Luis me quito la toalla y empezó  a tocar mi vagina, que para ese momento ya estaba muy húmeda, yo no podía dejar de ver a los hombres con sus enormes penes penetrando  a sus parejas, eso me tenia muy excitada y arrecha, mi vagina no dejaba de chorrear líquidos, por su parte Luis me acostó abrió mis piernas y empezó a darme lengua, sentía como se tragaba mis jugos, por mi parte yo gozaba con su lengua y escuchando los gémidos de las demás parejas, de un momento a otro, Luis no aguanto más y lo siguiente que sentí fue su pena entrando derecho en mi chucha, para ese momento estaba tan empapada que no tuvo problemas en penetrarme hasta el fondo, luego de eso empezó a darme rico, me daba cada vez más rico, de un momento a otro, sentí que me estaba tocando mis tetas, al abrir los ojos vi que era un hombre que estaba dándole a su pareja que estaba en la misma posición mía. La verdad eso me éxcito muchísimo, el me las acariciaba delicioso, y vi que Luis me dijo, Laura te gusta?..A lo que le dije que siiiiii, me sentía deseada y excitada al máximo, al punto que empece a chupaañrle los senos a la pareja del hombre que me estaba acariciando las tetas, era mi primera vez chupandole a una mujer y se sentía rico, estaba muy arrecha, tenia a Luis dandome verga con unos movimientos tan ricos que me vine más de tres veces, por otro lado un hombre bien sexy tocándome las tetas y por si fuera poco yo estaba lamiendole las tetas  a otra mujer, me sentía sintiendo el máximo placer, de un momento a otro sentí que a Luis se le ponía más y más dura la verga, así que ya era hora de recibir su rica leche en mi vagina, así que le dije que me diera más, más, así, así amor no pares, hasta que de un momento a otro sentí que explotaba dentro de mi, era tan fuerte me empapó de su leche al punto de escurrirse por mis muslos hasta mojar mi culo, fue único. Esa fue nuestra primera ida a un bar swinger, les ire contando en nuevos relatos. Espero sus comentarios. 

Saludos Laura. 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ