¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Siempre que lo pienso no doy con otras explicación, era demasiado joven y tenia envidia de los demás, pues todos tenían siempre algo que contar, una anécdota divertida, un problema que produce en los demás una sensación de simpatía. Sin embargo, yo nunca tenia nada que contar, no tenia algo que recordar, ni una historia que me hiciera sonreír al repasar esas imágenes por mi cabeza en un momento de ocio. Creo que eso hizo que empezara a decir sí a pesar que no quisiera o que me aterrara la idea tan solo de salir de casa y no tener la certeza de cómo y cuando regresaría a mi casa.

Así inicio esta especie de romance con la bebida y con las relaciones. Siempre con dudas, con envidias, con anhelos; de modo que cuando llegue a casa de R, luego de una curiosa e inesperada invitación, tenia miedo, me temblaban las piernas como si mi cuerpo ya sintiera que algo iba a suceder. Creo es inevitable que las primeras veces suceda algo que luego sea objeto de algún tipo de arrepentimiento o de consecuencia indeseada por lo menos. Pues siempre digo que no me arrepiento de nada, pero en el instante vivido la incertidumbre puede llegar a ser insoportable, turbia.

Tome como si fuera agua, mis mejillas las sentía muy calientes, hacia un calor poco común; en un punto pensé que todo eso estaba mal, que estaba haciendo algo malo, que no debía estar ahí. Una niña de 16 años de edad, con un grupo de hombres, sola, y con alcohol como excusa de reunión. Ahora soy adulta y entiendo muchas cosas, pero en aquella ocasión era ingenua y descuidada, no comprendía lo que la relación de ciertas variables puede acarrear.

- tómese una por las almas- dijo uno, me sirvió un aguardiente en un vasito de vidrio que pensé era solo un adorno.

- ¿y ese vasito? -  todos se rieron, me enoje, pero no sabia que estaba enojada, creo que reacciones riéndome también, pero como un mero reflejo al ambiente.

- tomeselo - dijo otro.

Me lo tome a sorbitos, y todos rieron otra vez, lo que me molestaba de esa risa era que no tenia ningún tipo de filtro social. Qué tontería, pero así lo pensé, pues no era posible reírse tan ampliamente y al parecer sin razón alguna.

- eso es de una, así - y todos al tiempo tomaron su aguardiente y de un solo trago dejaron sus vasitos vacíos. Los imite y la sensación fue extraña, entre desagradable y placentera a la vez.

- !eso, muy bien, así es que es ! -

- ¡otro, otro, otro ! - corearon

Me tome el siguiente, y el siguiente, estaba sentada en un sofá, que empezó a no ser tan estable como pensaba, por alguna razón el sofá y el suelo parecieron moverse ligeramente. Me quite el saco, tenia ya demasiado calor.

- streaptease, streptease - gritaron algunos.

Pase las mano por mi cabello y me percate que estaba sudando, me pasaron otro vasito y les dije que no quería más.

- No, Pilar, tiene que colaborar, hay que gastar esas- dijo uno y mostró cinco botellas de aguardiente, me parecieron enormes, me reí considerando que una sola botella daría para toda una noche.

- Bueno, yo ayudo un poquito - 

- No, no, no, aquí es todos por igual - 

- Esta bien, pero ahora mas tarde -

- No, tomesela de una - sirvió un nuevo trago y me lo dio.

Lo tome, reí sin control al pensar "todos están borrachos y se ven chistosos", enseguida me di cuenta que ya estaba riendo como ellos, esas carcajadas son filtro social, lo cual significaba solo una cosa. Pero no me sentía igual de borracha que ellos, es más ¿lo que sentía era estar borracha? o ¿se necesitaba mas tiempo para estarlo?

- Tome otro - 

- Pero esta hasta la mitad no mas - me mostré sorprendida, todos rieron, yo reí.

- La otra - En ese momento pensé que cinco no era tanto y era demasiado a la vez.

- haber, uno mas grande - alguien se sentó a mi lado, era el hermano mayor de un compañero del colegio, agarro mi rostro y me hizo tomar de la botella.

En ese momento el mundo dio dos vueltas enteras, todos rieron, no estoy segura porque, pero rieron mas que en previas ocasiones.

- se le va a salir una teta - escuche decir alguien.

- ¡que se la saque, que se la saque! - mas risas, y gritos que no pude discernir palabras.

- !que las muestre, que las muestre ¡ - corearon todos al unisono.

Alguien se acerco y abrió mi blusa, no llevaba bra, entonces por un instante mis senos quedaron expuestos.

- !que ricas ¡ - 

-! deje ver más¡ -

Me cubro con mis manos lo mas rápido que pude, reí sin control, incluso lagrimas cubrieron mis mejillas.

- !salud¡ - dijo uno, se acerco con un vasito y me lo tendió, al ver que no lo recibía por tener mis manos ocupadas - abra la boca - dijo.

Abrí mi boca y cayo en mi garganta todo ese aguardiente.

-Pilar, a que no es capaz de bajar las manos-

-Hágale Pilar, un ratico-

-No-

-solo un poquito - dijo otro

-No-

-hágale miedosa-

-le da pena porque no tiene qué mostrar-

Muy en el fondo me sentí atemorizada y vulnerable, pero a la vez estaba emocionada por la novedad y ser el centro de atención.

-que se quite todo-

-ahí esta, dos mil pesos si se quita todo-

-yo ponto cinco-

-eso, quien pone más?-

-Mire Pilar, 20 si baja las manos-

-No, no quiero- reí como una histérica.

-miedosa- 

-no es capaz-

Me levante, y me di cuenta mal que estaba, no me pude mantener en pie. Baje mis manos, me quite la blusa, alguien vació su vasito de aguardiente en mis senos, todos reímos al tiempo. Otro hizo lo mismo, luego se acerco y lamió mi pezón; todos gritaron, cualquier pedazo de control se fue en ese momento, primero para mi y luego para todos.

Otro hizo lo mismo, lleno mis senos de aguardiente y los lamió. Otro se acerco hizo lo mismo, bajo sus manos y desabotono mi jean. Lo aleje, me quite en el jean, lo puse a un lado, luego mi tanga. Se hizo un silencio por un par de segundos.

-que se toque-

Siguieron gritos, rosas que no entendí, alguien me empujo para que me acostara en el sofá. Empece a tocar todos mi cuerpos, mis senos, mi abdomen, mi boca, mi vagina, mis piernas. Vertieron mas aguardiente sobre mi.

Luego hay escenas perdidas en mi cabeza. Soy consciente de estar en una cama, y hay muchas manos que recorren mi cuerpo, una en cada seno, otra en mi espalda, mis piernas, 3 o 4 dedos de manos diferentes en mi vagina, dos dedos en mi culo.

Un rostro desconocido esta muy cerca de mi rostro, me besa con pasión, mi vagina me arde, lo que es señal que no es el primero en estar dentro de mi. Me hace venir, un orgasmo muy intenso, mucho más intenso que los que me había dado mi novio hace unos meses. Viene otro, es un amigo del salón, me penetra con fuerza, no me mira a los ojos, me besa y me hace venir con poco esfuerzo, luego otro amigo del salón, me mira a los ojos mientras me penetra, me emociona mirarlo y me emociona reconocer que le gusta mis expresiones de placer.

La luz se apaga por un instante, pero en realidad han pasado horas. Hay alguien encima de mi, dándome leves embestidas, viene alguien y me lo quita de encima, me penetra como un desesperado. Trato de levantarme cuando ya todos han terminado, me siento al borde de la cama, me duelen las piernas, mi vagina arde, mi culo esta roto. No es la primera vez que me dan por detrás, pero si es la primera vez que lo hacen varios en una misma noche.

La cama tiene manchas de semen, hay manchas de mis líquidos y hay un par de lineas de sangre. Me duele pensar, o mas bien soy incapaz de pensar, no puedo levantarme, temo ponerme de pie. Cuando al fin lo logro, voy con dificultad hacia el baño. Parece una morgue, muchos cuerpo apilados en el suelo, en una silla, en un sofá. Tomo agua, semen sale de mi vagina, escurre por mis piernas. El ambiente tiene un olor a sexo, alcohol, cigarrillos y vomito.

Salí de la habitación, fui a la cocina, me serví dos vasos de agua, Me senté en el sofá, que era el único lugar libre, y me deje caer, no tenia nada de fuerzas en mi cuerpo. Imagine el mal rato que pasaría el que tuviera que limpiar todo.

El mas grande se levanto también, hizo mi misma operación, fue a la cocina y se sirvió un vaso de agua, se hizo a mi lado.

-usted esta muy rica, y ademas es una puta-

Fue la primera vez que me llamaron así, y por alguna razón recibí ese "puta" como un cumplido.

-todavía le tengo algo - se agarro el pene, lo tenia casi erecto. Se acerco, se izo encima de mi, esta vez con ternura acaricio mi rostro, me miro a los ojos.

-una buena puta nunca dice que no-

-una buena puta siempre quiere mas -dije

-pues una buena puta abre las piernas desde temprano- me penetro y con ello se fue su ternura, se hizo un salvaje.

https://pensamientoslibidinosos.blogspot.com/


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ