¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Es un tema del que poco se habla, pero les quiero contar que desde siempre fui una ganosa y me tocaba la cuca sin saber cómo se sentía una verga y las cosas empezarían a cambiar sin saber. Cuando tenía 12 años comencé a visitar mucho a mi papá y me quedaba en su casa usaba camisetas anchas y cortas o pijamas que no tapaban mucho, no había problema pues nadie decía nada, aunque su mirada siempre se fuera para mi cuca y mi culo a lo que yo no decía nada.

Las visitas se estaban haciendo más frecuentes y yo deje de ocultar mis ganas de que me viera y deje de usar ropa interior al ponerme pijamas, sus ojos se desviaban y yo sentía como mi cuca palpitaba y dolía, pero era un dolor muy rico. Las cosas fueron así durante varios meses hasta que un sábado estábamos sin su esposa y al entrar a su cuarto vi cómo se daba paja, no supe que hacer, pero el con un grito de esos que nos gustan a las mujeres me dijo que me sentara y mirara hasta que terminara, me quede quieta mientras sentía como mi cuca deseaba sentir esa verga tan deliciosa, cuando se le salió la leche me ordeno que lo limpiara con la boca y dije que sí.

Mi papá se fue a darse una ducha y yo me quedé en mi cuarto tocando mi cuca hasta sentir espasmos, durante los días siguientes no se habló del tema, pero se sentía cierta tensión en nuestra relación, para mi cumpleaños le dije a mi papá que quería ir a la finca, pero solos, dijo que sí y yo no podía de la dicha sin pensar que sería el mejor día.

Nos fuimos para la finca temprano, el compro provisiones suficientes para el fin de semana, llegamos a la finca y lo primero que hice fue tirarme a la piscina con un vestido de baño de una pieza pero que me marcaba la cuca y quería que la mirara con detenimiento, salí a buscar algo de tomar cuando me dijo que me metiera que él me iba a atender como una reina porque iba a cumplir 13 años. 

Me metí en la piscina nuevamente y al rato él también se metió, jugábamos con un balón y de manera sutil le pasaba la mano por la verga y el me tocaba la cuca, jugamos un largo rato hasta que me salí para acostarme en el sofá donde me quedé dormida y comenzaba la fiesta.

Pensaba que era un sueño el movimiento circular que sentía en mi cuca, pero era real, me hice la dormida un rato, pero no podía más de las ganas y abrí los ojos sin decir nada, abriendo más las piernas como señal de aprobación, me dijo que, si estaba segura y me quede callada, entonces me senté y puse mi mano en su verga para decir que sí.

Era mi primera vez con un hombre, pero era mi papá, me arrodille bajando su pantaloneta y salió una verga comencé a mamar como podía y solo escuchaba que decía si mami sigue, eres muy buena, las niñas buenas tienen regalos, seguía chupando hasta que me pregunto que, si quería su leche y dije que sí, salió la leche y me la tome como si fuera un tetero. Me acostó sobre el sofá y me dijo que hace mucho quería esto, me hizo quitar el vestido de baño y me tocaba todo el cuerpo con desespero hasta que puso su lengua tibia en mi clítoris, chupaba y chupaba yo trataba de quitarlo porque sentía que no podía más hasta que metió un dedo en mi cuca y la sensación era diferente.

Grite muy fuerte y le dije que me clavara que yo quería, las palabras mágicas, me dijo espérame un momento y llego con un lubricante y condones. Me puso lubricante en la entrada de mi cuca y se puso el condón le dije que me lo metiera duro y se quedó asustado que fuera tan ganosa, dijo que era virgen que me iba a romper la cuca y debía ser despacio, puso la punta de su verga en mi cuca y la fue metiendo con calma, sentía algo de molestia, pero no dolor y no salía sangre, cuando lo gro meterla toda, comenzó la delicia.

Después de clavarme durante unos minutos le dije que me clavara duro que yo quería ser su puta caliente y me dijo que solo con la condición que fuera solo de él y obvio acepte, me puso unas esposas en las manos y las engancho en el sofá donde estaba acostada, hasta que dijo “hijita sos una puta y debes ser castigada” abrió mis piernas y metió su verga despacio para subir la velocidad me clavo un rato largo y yo no dejaba de gritar, tuve un delicioso orgasmo y recibí su leche en mi boca.

Me dejo descansar un rato y me llevo hasta el cuarto, puso nuevamente las esposas en mis manos me dijo que levantara el culo me escupió la cuca y la froto de esa manera hasta que le decía papi clávame por favor, siempre seré tu puta papi dame verga, hasta que me clavo más duro que antes y me pegaba en el culo con fuerza hasta dejarme las nalgas rojas y sentir como jadeaba y sentía su leche en mi espalda y me la frotaba.

Yo quería más entonces le dije que me diera lengua un rato, y se puso como un gatito a tomar leche para hacerme temblar, me quito y se acostó me puso sobre su verga sentada lo abracé y sentía como su verga entraba y salía y sus guevas me daban en el culo, nos vinimos al tiempo y nos quedamos dormidos.

A la mañana siguiente ya debíamos regresar, pero me despertó con una rica tocada de cuca con sus dedos, y una clavada en cucharita para sellar nuestro primer encuentro, me metí a bañar mientras veía como me masturbaba en la ducha para después recibir su leche en la boca.

Regresamos a la ciudad y yo como puta ganosa que soy llegue a pedirle más.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ