¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Ellas hablan de lo que hace a un tipo buen polvo (tome nota y aplique)

Todas se entusiasmaron con la invitación. Muy pocas veces se tiene la oportunidad de compartirle al mundo lo que más se disfruta y odia en el sexo. Estas fueron las respuestas cuándo se les preguntó por las cosas que hacen a un tipo buen o mal polvo:

Alba (33 años, empleada, casada)

“El buen polvo es el que te dice obscenidades al estar haciéndolo. El que te escupe en la cara y en la cuca y te dice porquerias. Eso hace que el se excite más y lo hace mejor y a mi excita màs y mis orgasmos son mejores.”

“El mal polvo es el que quiere que sólo le hagan cosas. Por ejemplo, sexo oral”

Carolina (27 años, actriz, unión libre)

“Es buen polvo el tipo que se queda mucho tiempo haciendo sexo oral y obtiene que se me hinche el clìtoris y luego me mete todos los dedos y te sigue acariciando el clìtoris y los alrededores de la cuquita y a veces logra con sus dedos llegar al fondo superior de la vagina,,, creo que ese es el punto G. Eso me produce mùltiples orgasmos. Despues de eso no me preocupa si me penetra y se viene o si prefiere que yo le haga sexo oral hasta lograr su eyaculaciòn.”

“Es mal polvo el que apaga la luz para que no vean sus gordos y gime como bestia”.

Teresa (38 años, ama de casa)

“Un buen polvo está en la disposición de experimentar y hacer sentir múltiples orgasmos a su pareja. Es experto en los preludios e introducciones. En lo personal, mi placer está relacionado a un pene grande. Un buen polvo sabe hablar sucio en la cama, te dice y demuestra todo el tiempo lo que le excita de ti, de tú cuerpo, te morbosea y te dice cuan feliz es con todas tus locuras y deseos".

Adriana (30 años, creativa de contenidos)

“Un hombre es buen polvo cuando explora la desnudez de la mujer. Además cuando durante el polvo hace pausas, besa, te toca, te cambia de posición, te dice lo buena que eres, te motiva y después de que te vengas, él toma una pausa y vuelve por el segundo round. Básicamente el que sabe mantener tu atención y muestra interés porque tù estès bien.

“Mal polvo es el tímido. No habla, se viene y se queda dormido”.

Laura (29 años, diseñadora)

“Es muy buen polvo un tipo aficionado a los extremos. Què goza cuando tù gozas no solo con èl y que disfruta acciones como que tu estès con otro que no sea el o con varios hombres a la vez. De esos que por encima del pantalón se les ven sus atributos especialmente mentales".

"Es muy mal polvo el que se las da de macho alfa y en realidad no sabe ni cogerle las tetas a una mujer"

Natalie (48 años, periodista)

“Es buen polvo el que con cada movimiento de sus manos y cada palabra que dice te hace sentir lo máximo. Tuve un chico que me hacía sentir genial y en esa época yo era muy gordita y sufría en el momento de la relación. Pero el tipo a punta de historias poco convencionales y la forma cómo me tocaba me hacía desinhibirme por completo. Al final siempre que estábamos juntos éramos como actores porno y jugábamos con la imaginación y hasta no inventábamos nombres. Es muy fàcil que alguien te eche un polvo pero muy difìcil conseguir un axcelente acariciador”.

“Es mal polvo es el que se quite la ropa y de una te quiere comer. Nada como un buen preámbulo, el asunto de besarse e irse quitando la ropa y tocándose muy despacio. Me pasó con un tipo que me encantaba y de hecho era buen polvo, pero eso me aburría un montón. Él no trabajaba en el preámbulo”.

Sara (25 años, community manager)

“Un man es buen polvo cuando su principal objetivo es tocar gentil y apasionadamente el clítoris y meter sus dedos en la vagina. Tambièn el que hace y disfruta un buen oral y cuando digo buen oral es el que no solo besa mi vagina sino todo mi cuerpo y lo disfruta. A esto le sigue hacer un movimiento perfecto como para mojarte toda y luego meter su ‘chico’ apasionadamente dentro de ti".

Debo decir que de unos dos o tres años para acá los manes han demostrado un total interés en el placer de la mujer. Se informan para hacernos llegar”.

Marcela (22 años, Dependiente de supermercado)

“Un hombre es buen polvo cuando durante la previa te toca tan bien que cuando hay penetración demoras sólo un par de minutos para venirte.

Un hombre es mal polvo cuando cree que tu vagina es un helado y empieza a lamer sin sentido alguno y lo único que obtienes es un montón de babas allí abajo”.

Paola (26 años, psicóloga)

“Seguro es mal polvo si tiene las manos feas o mal arregladas. Eso dice mucho en ellos. El tipo es buen polvo definitivamente si sabe bailar rico. Ademàs es muy difícil sexualmente hablando, encontrarse con un hombre que verdaderamente te haga sentir la màs interesante en el mundo y para èl, asì sea momentaneamente, mientras se gozan el uno al otro.

Alejandra (44 años, mèdico)

“Bueno, un buen polvo es alguien que esté abierto a aprender y experimentar. No sólo por algo que uno quiera hacer sino que él también proponga. Un tipo que disfrute y se divierta a la vez. También es importante que el se sienta bien consigo mismo y que de la misma manera te haga sentir bien con tu cuerpo y todo en general.

Un mal polvo es un man puerco, que no se preocupe por su higiene. Puerco también en el sentido que no te hace sentir bien, que cumple con meterlo y venirse. Que no se preocupe por ti, que no se divierta… tipo violador. De esos que tiran, se visten y se van

Es mal polvo también el exigente y criticón. Ese que te mira hasta en el más mínimo rincón y pregunta por la estría”.

Marcela (27 años, artesana)

Vivo sola. Me separè cuando descubrì que necesito mucho sexo y me detectaron una hipersensibilidad sexual (Antes llamada ninfomanía). En la actualidad descubrì que la mejor terapia no es huir sino la pràctica sexual sola y acompañada. Soy poliorgàsmica. Mi marido no resistió eso. Ahora hago sexo como mínimo 3 veces por dìa e incluso con varios hombres por vez o màs en diferentes sesiones y descubrì que El buen polvo es un tipo que hace ejercicio, tiene resistencia, fuerza y control de su cuerpo. Un mal polvo el que habla mucho antes de…, el que te va diciendo que vamos a hacer tal cosa, tal otra, te dice cosas como siguiendo un libreto y pues al final: ¡Plop!...no hace ni la mitad de lo que dijo”.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ