¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Como descubri la bisexualidad de mi mejor amigo y su esposa Parte 2

Nunca pensé que después de la última experiencia en la casa de Miguel y Rosita, se volviera a repetir; en muchas ocasiones y por lo que he leído y escuchado, muchas parejas no vuelven a experimentar dichos encuentros. Aún más pensé que había perdido unos grandes amigos, podría decir hermanos.

Después de eseextraordinario encuentro de mucho sexo, complicidad, morbo, lujuria y deseo, la vida continúo su curso, volvimos al trabajo, Rosita entro de vacaciones y volvimos a la normalidad, pero no sabíamos cómo volver hablar, aunque trabajamos en la misma empresa, no fue fácil retomar una conversación como antes.

No sé si por lo sucedido, por pena, no sé, o posiblemente era yo; claro que hablábamos, pero no como antes. Pasó como un mes y hubo una capacitación para el área Administrativa, donde trabajamos Miguel y yo, en total éramos 26 personas, cuya capacitación era en las mañanas durante 4 días.

Yo salí de mi casa y me dirigí a la capacitación, no muy lejos de la oficina, como en el segundo día, salimos un poco temprano, Miguel me dijo que si íbamos a tomarnos un café, que quería hablar conmigo, no le vi ningún inconveniente y le dije Listo vamos.

Andrés te he visto muy apartado desde que culiamos con Rosita, no entendemos ¿por qué?, ¿paso algo?, ¿no te gusto? Explícame, Wao me sorprendió, pensé que eran ellos los apartados, y veo que soy yo, pensé; no sé Miguel, imagine que eran ustedes pero veo que soy yo, no pasa nada, y fue lo mejor que me pudo pasar, cada día desde la última vez pienso en ustedes y me excito de una manera impresionante, y la verdad me fascino todo, no hubo nada que me incomodara, confieso que si tuve temor de perder la amistad con ustedes, que para mí es muy importante, no por lo que pasó sino por el amor y la confianza que nos tenemos; fresco bro, eso nunca va a pasar de parte de nosotros, nuestra amistad continua. NO hay lio. Dijo Miguel.

Bueno en el fondo me emocioné, y ojalá se den más encuentros, esto quiere decir que también me importa la parte sexual, pensé, y me reí. Al terminar el café, Miguel se dirigió a la oficina, yo tenía una cita odontológica y no regresaría a la oficina. Me fui pensando mucho en ellos, esperando a ver si alguna vez se podría dar otro encuentro, no lo podía propiciar yo, no me sentía con la libertad suficiente, pero bueno hay que meterle paciencia. 

Continuamos todas las mañanas en la capacitación y después al trabajo algo normal, pero  el último  día, jueves,  debíamos estar en compensar de la Ave 68, ya que era una actividad de integración y actividad física, Miguel me llama para decirme que si pasaba a recogerme ya que no tenía pico y placa, listo hermano te espero le dije, me bañe, me depile la verga, como me gusta pero no sé, me entro un morbo ni el hp pensando en ellos, que me dieron ganas de masturbarme, pensando en lo que había pasado. 

Salí y me vestí, me puse un yogger, unos tenis y una camiseta y la maleta con los artículos de aseo. Porque nos habían dicho que al final podíamos hacer uso de la piscina, y acordamos meternos con Miguel, llegó y timbraron al citófono, Miguel se anunció le dije al portero que esperara que ya bajaba, salí corriendo para no llegar tarde, metí lo que faltaba a mi maleta, baje al carro. 

Hola bro cómo vas, vamos un poco tarde me dijo, sí le respondí , y me pregunto que si había traído todo, claro, eso espero, revisa me dijo, entonces me entró una llamada de la oficina para preguntarme algo sobre una factura que había que cobrar, les dije que despachos ya la tenía para el cobro. Colgué y no revisé la maleta, volvieron a llamar otra vez de la oficina, era Rosita que quería preguntarme de la factura, le di la explicación, y mientras hablaba mire que Miguel se sobaba la verga por encima de la pantaloneta, y me miraba, cuando termine de hablar con Rosita, ella me dice: Andrés no olvides enviarme la evidencia, cual, le respondí y ella me dijo, pregúntale a Miguel. No entendía lo que me decía. 

Íbamos bajando por la calle 63, y había mucho trancón, ya en  la carrera 50,  Miguel de tanto sobarse la verga ya la tenía dura como un riel, se la saco por un lado de la pantaloneta y empezó masturbarse, me dijo cógela, la tenía recién rasurada,  la tomé en mi mano y la sentí dura, muy suave y tierna,  la empecé a masturbar, Miguel levantó la cola y se bajó la pantaloneta, le sobe los huevos, y me incliné sobre él y me la metí en la boca, que cosa tan deliciosa, dura y gruesa, me gusta recién depilada, se siente tierna y suave, me dijo que me levantara que venía un vendedor, me acomode en la silla y Miguel se tapó, seguimos un poco más, y se la seguí mamando ya sentía su lubricante en mi boca, le apreté la verga para que saliera más y lo sostuve en mi boca me tocó levantarme otra vez, pero me acerque a Miguel y lo bese pasándole el lubricante, dándonos un beso RICO, yo ya estaba empinado y con la verga dura.

Debimos parar porque ya estábamos llegando, al ingresar el portero nos dijo que debíamos parquear en el sótano, ya que no había más campo y el evento ya había comenzado. 

Miguel busco espacio y por fin pudimos estacionar, salimos del carro, pero note que Miguel no bajaba, fui al baúl y saque mi morral y el de Miguel, y revise el mío y no me di cuenta que no había traído la toalla, me fui para donde estaba Miguel, que tenía la puerta abierta y buscaba algo en la billetera, le dije. oye Miguel se me quedó la toalla, me cogió por el pantalón y me saco la verga, empezó a mamármela, me asuste y le dije No Miguel nos pueden ver, y el siguió mamando, no le importo, se la metió hasta los huevos, yo estaba más preocupado porque nos pillaran y no por el placer recibido; ya no aguantaba más y le dije:  me voy a correr, me voy a correr y más apretó mis nalgas a su cara con sus manos, hasta que me derrame en su boca, se paró nos besamos pasándonos el semen, de boca a boca hasta que no quedó nada, y así nos fuimos para la reunión, ya estaba tarde.

Durante toda la semana la capacitación, había estado muy interesante, pero ardua y muy poco dinamismo, hoy jueves se terminaba, hicimos mucha actividad física, futbolito, voleibol, después fueron  dinámicas de grupo, al terminar no dispusimos a ir a almorzar, y después no dejaban hacer uso de las instalaciones, mientras almorzábamos el gerente de la empresa nos hizo una invitación a todos los empleados para acompañarlo a la celebración de sus 45 años de matrimonio, mañana viernes, sin antes aclarar que trabajaríamos hasta las 12m, para que nos preparamos y fuéramos todos; comentamos entre nosotros, quien va ir por allá, algunos dijeron que iban, otros no, terminamos de almorzar, la mayoría salió a comer helado, a conversar, nosotros Miguel, Ana (una compañera) y yo, nos dirigimos para la piscina a nadar un rato, yo le dije a Miguel y Ana que no iba por la toalla, entonces quedamos en comer un postre, cuando nos dirigimos al restaurante Ana dijo que prefería helado, entonces se fue y quedamos Miguel y  yo, Miguel dijo, vamos a la piscina y nadamos un rato, lo de  la toalla yo te presto la mía.

Entramos a los vestieres para cambiarnos, nos asignaron a cada uno un locker donde pudimos guardar las pertenencias, recordé la mamada que me había dado Miguel en el carro, y mi verga empezó a crecer, nos empezamos a quitar la ropa para ponernos la pantaloneta, Miguel se quitó  la ropa sin reparo, habían varios hombres en los vestieres, algunos alistándose para salir, yo también hice lo mismo y quede desnudo mientras me ponía la pantaloneta, Miguel se quedó mirándome la verga, y exclamó: uyyy se ve rica, en que estás pensando?, se puso la pantaloneta y yo hice lo mismo, nos dirigimos a la piscina y ahí estuvimos un rato, hablamos de todo, trabajo, amigos, sexo, de Rosita y quedamos en ir a la invitación de Jefe, qué más da el lunes es festivo, dije después nadamos un rato, salimos y nos dio hambre y hablamos de ir a comer algo, al entrar a los vestidores, nos percatamos que había muy poca gente, dos viejitos que ya estaban saliendo, nos quedamos por un momento solos, nos desnudamos y nos fuimos para las duchas, que son individuales, cada uno entró a una, mientras me bañaba y me echaba shampoo y jabón, alguien empujó la puerta, era Miguel que entró, se pegó a mí y empezó a besarme, yo estaba con jabón en todo el cuerpo, él puso el celular encima de la jabonera para grabar todo lo que hacíamos, Miguel se puso detrás mío y sentí su verga rozando mi culo, y empezó a enjabonarme la espalda,  sentía  su glande empujar mi ano, después se puso delante mío y empecé a enjabonarle el pecho, baje hasta su verga, y la llene de jabón, masturbándola bien rico, después se volteo y le enjabone la espalda, bajando por sus nalgas, le lave el ano, rozándolo y empujando dos dedos dentro, dando vueltas a mi mano, seguí bajando hasta las piernas, Miguel se volteo y me susurro al oído, te quiero dentro de mí, me dijo, y se volteo dándome la espalda, mi verga se fue acomodando entre sus nalgas, levantó la pierna derecha y la apoyó en la pared, abriendo con su mano derecha su culo, así pude acomodar mi verga en su ano y de un solo empujón se la metí, empecé el mete y saca, sentía su ano apretado y mi verga se deslizaba fácilmente, así podía metérsela hasta los huevos, no sé cómo hizo, pero logró agacharse y así quedó expuesto totalmente y pude empujar más, lo tenía bien clavado; sentimos un ruido y nos asustamos,  sentimos que entró gente, nos quedamos inmóviles, pero no se acercaron a las duchas,  Miguel se arrodillo y me dijo que cogiera el celular, le quitó el jabón a mi verga y me dijo que lo grabara, se la metió en la boca y me la mamo hasta que me derrame en su cara, no me salió mucho semen, pero la dejo limpia.

Terminamos de ducharnos y ahora el lío era salir sin que se dieran cuenta, jijijiji, Miguel salió con su toalla y se secó, y se devolvió para dejarla colgada donde estaba, salí y sentía la adrenalina al máximo y preocupado porque nos hayan descubierto, nos secamos y empezamos a vestirnos, para salir.

Nos reunieron otra vez para darnos el certificado de asistencia, y un detalle. Al terminar el jefe volvió hacer la invitación para todos. Quedamos con Miguel en confirmar si iba o no, ya que no tenía pareja, Miguel me dice porque no invitas a Ana, y así vamos los cuatro, la invitamos y dijo que bueno, que ella quería ir, pero no sabía con quién.  Nos dirigimos al parqueadero, lo tres, Ana, Miguel y yo, Miguel nos acercaría al Transmilenio y después iría a recoger a Rosita, ya en el carro Miguel me pidió el favor de enviarle la información a Rosita y me picó el ojo, entre al WhatsApp para enviarle el video donde Miguel me la está mamando. Jajaja que pensara Rosita, que somos una par de Maricas (con respeto a todos), pero la verdad disfrutamos del sexo, nos fascinan también las mujeres, al momento llegó la respuesta de ella: Claro disfrutan solitos y no me invitan, por esta vez los dejo, pero de aquí en adelante, solamente cuando esté yo. ¿Entendido? mi respuesta fue un Ok, pero sentí el morbo más rico dentro de mí, sintiendo que ya éramos pareja los tres. 

En camino a la estación, quedamos en ir a la fiesta del jefe, Miguel y Rosita serían pareja y Ana y yo otra. Ana es una bella mujer, lo que me fascina de ella, es su culo, hermoso. Miguel nos dejó en la 63 con Caracas, de camino para la casa hablé con Ana de ir, y pasar un rato agradable, ella se bajó en la 85 y yo seguí hasta la 116.

En mi cabeza solo recordaba lo que había vivido con Miguel, en el culo de Ana, si se daría algo el viernes, si estaríamos los 4, los tres o que iba a pasar, solo sé que estaba muy caliente y con ganas sexo.  

Toda la noche estaba ansioso pensando en que pasaría, el viernes me levanté temprano y fui al trabajo, después al  Gimnasio para ejercitarme una tato, fui almorzar con mi madre, y ahí salí a la peluquería para un corte de cabello y me arreglaran las uñas, bien cortas le dije a la niña que me atendió, ya que usaríamos mucho los dedos en la noche, también me arreglaron la barba, después fui a la lavandería y saque el vestido que iba a usar y me dirigí a la casa. Me acosté toda la tarde para poder descansar y recargar energía. Miguel me llamó  para saber si nos íbamos los cuatro, no se aun, te llamo en un rato porque no había hablado con Ana, sin antes decirme que llevara ropa para tierra caliente, le pregunte ¿Para qué?, no preguntes es idea de Rosita, bueno dije, me levanté, aliste la maleta y comencé mi ritual para arreglarme y estar a tono con la situación, un buen duchazo con agua caliente, eso si no falta la rasurada de la verga, la zona perianal, el ano, las axilas a Rosita no le gustan los vellos en estas zonas,  desodorante, loción por todo el cuerpo, espero un momento para que la piel la absorba en ese momento timbraron en el citófono, era Ana que estaba subiendo, y yo todavía en toalla, le abrí, y le dije que me esperara mientras me terminaba de arreglar, ella sin preguntar entro a mi cuarto con el pretexto de que le dejara ver en el espejo, yo estaba desnudo colocándome los bóxer, la vi, un vestido ceñido al cuerpo, se veía hermosa, pero me estaba preparando para otra cosa.

Llame a Miguel para que pasaran a recogernos, ya estaba listo, depilado, afeitado, oliendo a rico por todos lados, buen aliento y eso sí mientras llegaban me tome una MONSTER. Ana, se acercó y me arreglo el corbatín, sin antes darme un beso en la boca, guapo para quien te vestiste, y porque la bebida, le dije con risa burlona, no se sabe que pueda pasar y hay que estar preparados.

Miguel me timbro al celular y bajamos, salimos del edificio y caminó al carro, Rosita nos miró e hizo una cara de molestia, que no entendí porque, nos subimos los saludé, respondieron, cuando Ana lo hizo, solo respondió Miguel. Mmm sospeche que no le gusto la compañía de Ana, eso espero y me preocupe, no puede ser se dañó el plan, nunca le dije a Rosita que iba con Ana y no sé si Miguel le diría.

Hablamos durante el camino, aunque Rosita no pronunció ninguna palabra, llegamos al hotel donde era la fiesta, nos bajamos primero Ana y yo y después ellos. No lo puedo creer cuando vi a Rosita me quede con la boca abierta, tenía un vestido rojo enterizo hasta la cintura y suelto hasta más abajo de la rodilla, le subía hasta los senos, se notaba que no tenía brasier, se le marcaban los pezones,  ahí terminaba en dos tirantes que la hacían ver exuberante, unos tacones rojos y una chalina blanca, se veía muy hermosa, aunque la cara no le cambio, seguía molesta, la salude de beso y ahí pude responder mis preguntas, porque viniste acompañado, quería que vinieras solo, me dio el beso y se retiró. Miércoles se dañaron los planes dije, mientras entraban a salón,  le pregunté a Miguel porque razón estaba disgustada, lo que me respondió que había olvidado decirle que venias con Ana, pero no te preocupes, nada ha cambiado, déjala que se le pase, me dijo y me pregunto que como la veía, mi respuesta fue, me dejaron con la boca abierta, me dice que eso no es nada te tiene una sorpresa que no puedo decirte. Bueno pude descansar un poco, ahora la cosa es, ¿que hacemos con Ana?, déjamelo a mí, no te preocupes por eso.  

Entramos y la fiesta se desarrolló normal, bailamos, tomamos; ya eran las 12:30 am y  note que Ana estaba muy mareada, y me dijo que se quería ir, que si la acompañaba,  Queeeeee, pensé; Miguel me dio mucho Wisky y me siento mareada. Pero Ana falta todavía la comida y no tengo auto, que hacemos. No quiero comer, ya hablé con el jefe y no hay problema. Porque no me pides un Uber y me voy sola, ¿seguro? le pregunté, para quedar como caballero, y me dijo si no hay lio, sigue disfrutando, le pedí el Uber y se fue.

En la mesa habíamos quedado Miguel, Rosita, Antonio compañero de la oficina y yo, note que a Rosita le cambió la cara al no ver a Ana, y me dijo que me sentara a su lado, al otro lado estaba Miguel, y Antonio estaba al frente, cuando sentí la mano de Rosita en mi pierna querido tocar mi verga, llegaron los meseros con la cena, sin embargo ella no la quito, empezamos a comer conversando y riéndonos, cuando Antonio se retiró a hablar a otra mesa,  Rosita corrió un poco la silla para atrás y me dice: mira tú sorpresa y coge mi mano y la pone en su pierna, empezó a subirla y mi mano sintió el liguero en la pierna, wuao era lo que siempre había querido ver una mujer con liguero, seguí subiendo y pude sentir que no llevaba Pantys, mi mano toco  su cuquita depilada, me toco sacar la mano porque llego un mesero con la bebidas.

No lo podía creer Rosita se había puesto liguero solo por satisfacer mi deseo, era algo que siempre había querido y por fin lo podía ver y más en Rosita, bueno en fin, seguimos bailando y Wilson viéndonos, terminó la canción y Rosita no me dejo sentar y seguimos, empezó la ronda de vallenato que se baila bien pegadito, así lo hice la cogí de la cintura mi mano tocaba el inicio de su cadera, podía sentirle la piel de la espalda, baje un poco la mano hacia sus nalguitas, no mucho para no dar qué hablar, pero pude sentir su entrepierna en mi verga que se iba poniendo dura, bailando y bailando note que ella se pegaba más a mí y me rozaba, acariciaba con mi mano su espalda baja,  hasta que me susurro al oído, siento tu verga dura, giró y vi a Miguel observándonos, cuando cruzamos miradas, saco su lengua y la paso por sus labios, Rosita me dice: debes apártate poco a poco para que no se te note la verga dura, ya que siento por mis piernas bajar el fruto de nuestro acercamiento, terminó la canción y nos sentamos.

Nos dijo que iba al baño a limpiarse las piernas, y que nos íbamos ya que no aguantaba más, le pregunté a Wilson que como llegaríamos a casa, y me dijo les tengo una sorpresa, ya llego el conductor elegido que nos llevará, Rosita llegó y no podía dejar de verla en todo su esplendor, estaba muy bella y estaba como esas mujeres que uno las ve y solo inspiran sexo, además era algo más intenso ya que tenía un lazo de amistad muy estrecha, no es por ver a las mujeres como un objeto sexual, sino es saber que para lograr una conexión con ellas hay que trabajar cariñosamente y buscando lo que les gusta. 

Cuando nos levantamos no pude evitar ver el paquete de Wilson que se veía grande y duro, no disimulo en nada, nos fuimos a despedir del Jefe y los demás ya eran las 2am, cuando nos dirigimos al carro, Wilson le dio las llaves al conductor elegido de la aseguradora y entró en la parte de atrás, yo me dirigía a la puerta de adelante cuando Rosita me dice que no que me hiciera al lado de ella, quedando en medio de los dos. 

Estábamos tomados pero aun sabiendo y sintiendo a plenitud lo que hacíamos, de camino a la casa de ellos, veo que nos desviamos, cuando Rosita empieza a besar a Wilson volteándose un poco, se le empieza a subir el vestido por las piernas,  dejándolas ver y sin disimular Wilson empieza acariciarlas, haciendo que el vestido se suba más, él me toma la mano llevándola a las piernas de Rosita, empecé a acariciarlas cuando abre las piernas y se vio toda su cuquita, y el liguero en sus piernas, no disimularon nada, tanto así que el conductor empezó a ver por el retrovisor, no dude un momento en llegar  a su conchita y empezar a acariciarla, sobándole el clítoris, se sentía el placer que le producía cuando levantaba las caderas para que le hiciera con más firmeza.

De pronto el conductor tenía que parar en el semáforo, y Rosita deja de besar a Wilson y se acomoda, mirando de frente y observando al conductor, me daba cuenta de todo e imagine, los tres comiéndonos a Rosita, pero no creo, ella es muy selectiva, les fascina el morbo y la lujuria pero no con cualquiera, cuando arranca el carro, no lo podía creer, ya Wilson tenía la verga por fuera del pantalón y Rosita la ve  y empieza mamar, suavemente.

No pude evitarlo, Rosita se volteo para hacerlo más fácilmente y sus nalgas quedaron apenas cubiertas por el vestido, las toque subiendo un poco su vestido, tocando su ano y la cuquita que estaba húmeda, cuando ella sintió que se la tocaba, se volteo para mi lado y me beso, que delicia podía sentir el olor y los jugos de la verga de Wilson. Cuando nos dimos cuenta el conductor quiso tocar a Rosita y ella lo percibió, entonces se acomodó y se sentó bien, diciendo, no  soy para todos solo para estos dos hombres.

Wilson se guardó la verga, y Rosita nos cogió las manos y así nos quedamos hasta que llegamos a una residencia por la 1 de mayo. Llegamos y nos esperaban, ya Wilson había organizado todo, el conductor entró el carro y lo dejó en el parqueadero de la habitación que se apartó.

Bajamos y lo que hicimos fue darnos un beso los tres al tiempo, no había sentido tanta conexión en ese beso, que hizo que los tres nos entregaremos a los deseos más grandes que pudimos sentir, la demora fue haber entrado en la habitación, cuando Rosita nos cogió de las manos y nos llevó al baño donde había un jacuzzi y una ducha, pensé que íbamos a estar en el jacuzzi, cuando nos empieza a quitar la ropa, no sin antes darnos la siguiente orden: Les voy a quitar la ropa y ustedes no hagan nada y no me pueden tocar, ni tocarse entre ustedes…, nos generó mayor expectativa.

Todo comienza cuando Rosita se quita el vestido, y los zapatos. Se ve como una obra de arte, muy natural, un cuerpo natural, hermoso con ese liguero, las piernas se veían hermosas, la cintura, el culito, lo senos se veían suaves, y delicados.

Se acercó a nosotros y empezó a quitarnos los zapatos y la medias, después nos quitó los sacos, los corbatines, desabrocho las camisas, nos acarició el pecho y nos besó a los dos, primero uno y después el otro, soltó los cinturones y desabrocho los pantalones, y los bajó hasta quedarnos sin ellos.

Cuando llegó a los bóxer, empezó por mí, ya tenía la verga dura los bajo y dejo que la verga le tocara la cara, se la metió en la boca, hasta las huevos, y me la mamo un rato yo miraba a Wilson y quiso sacarse, pero Rosita se dio cuenta y no lo dejó, sin antes decirme que no podía tocarme,  se fue para allá y le bajó el bóxer, también se la metió en la boca, se la mamo bien rico. Se levantó y nos tomó de la verga y así como llevando un par de perros nos llevó hasta el jacuzi, allí tenía una cámara en un trípode, nos acomodó, ella en el medio y no empezamos a tomar fotos, ella cogiéndonos las vergas, después nos volteamos y nos pegamos a ella con las vergas apuntado a su cuquita, así mismo tapándola,  después se agacho y las pusimos en su cara, cada pose era una foto; saco la lengua y las pusimos encima, que arrechera tan hijueputa, estábamos tan mojados, que salían líquidos de nuestras vergas.

Se levanto Rosita y cogió el trípode y lo llevo, nosotros detrás, podemos ver cómo le bajaba por sus piernas el rico néctar de los dioses, puso el trípode  apuntando a un sofá que había ahí, prendió todas las luces, puso la cámara a grabar y Miguel con el control tomaba fotos,  nos puso frente al sofá y Rosita se sentó,  nos acercó a ella para mamarnos las vergas, eso nos llevó a pegarnos bien con Miguel, empezó a mamar la de miguel y después la mía, así iba cambiando, hasta que pega la mía con la de Miguel, pegando la una con la otra, es una sensación enorme, no me resistí y me acerca a besar a Miguel, quien correspondió, mientras Rosita seguía manando las vergas al tiempo, trataba de metérselas bien en la boca, mientras seguíamos besándonos.

Rosita se levantó y fue y pidió media de Whisky, nos dijo, ahora les toca a ustedes, había una silla erótica, le dije que se sentara de tal forma que la cadera le quedará alta, así lo hizo y quedo acostada y la cadera alta, así la cuquita y el culito quedaron expuestos solo para nosotros, levanto las piernas y nos acercamos agachándonos y empezamos a lamerle la cuquita y el culito, pasando nuestras lenguas sintiendo su jugos en nuestras bocas, así nos íbamos besando, seguíamos lamiendo, escuchábamos los gemidos de placer de Rosita, diciéndonos que la falláramos, seguimos así un rato metiendo los dedos yo en el ano y Miguel en la cuquita.  

No aguanto más los quiero adentro mioooooo, por favor, nos levantamos y nos acercamos a ella poniendo nuestras vergas en su cuquita rozándola, y tratando de meterlas al tiempo, se la metió Miguel, y yo le rozaba el clítoris con la mía, después la saca y la meto mientras Miguel le roza el clítoris y el culito, tratamos de metérselas al tiempo entrando solo las puntas, y no aguantamos más, la alzamos y la llevamos a la cama, yo le tenía muchas ganas de comerle el culito, le dije que si me dejaba, y Rosi me responde, eso no se pregunta sólo debes hacerlo y ya…. Sonó la puerta y Rosita salió a recibir el Whisky mientras yo sacaba la plata, pensando que lo iba a recibir por la ventana y abrió la puerta y la muchacha nos vio a los tres desnudos, vimos cómo se sonrojo, al ver que Rosita no se quitaba de la puerta fui hasta allá para pagarle, así con la verga apuntando a ella, cancelamos, Rosita abrió la botella y se tomó un sorbo grande que me lo dio a través de una beso, tomo otro y fue y se lo dio a Miguel y después el de ella.

Que quieres hacer Andrés, pregunto Miguel, le respondí que quería comerme el culito de Rosita, entonces dale me dijo, me acosté y le dije que se sentara en mi verga, Rosita me dijo que necesitaba que estuviera lubricada la verga, entonces se acercaron a mí y empezaron a mamarla entre los dos, Rosita se levantó, para poner su culito en mi verga dándole la espalda a Miguel, le dije que así no, quería que me diera la espalda a mí, para que Miguel pudiera follarte por la cuquita, así lo hizo,  Miguel cogió mi verga y le ayudó  a Rosita para que se pudiera sentar en ella, así poco a poco fue desapareciendo en su culito, ella empezó a cabalgar y a gritar como una puta.

Y Miguel fue y cogió la cámara y se acercó para tomar unos buenos primero planos, mientras Miguel seguía con las fotos, Rosi seguía cabalgando y metiéndosela hasta los huevos, se salió por un momento y Miguel la cogió y la empezó a mamar, que sensación tan rica, otra vez volvió a meterla pidiendo también que Miguel la follara por la cuquita, le dije a Rosita que se hiciera para atrás recostándose sobre mí, así Miguel podía clavarla con más espacio, cuando lo hizo Rosita exclamó diciendo: Que delicia estos machos, son solo míos!! soy solo de ustedes culeenme bien rico. Y Miguel empezó a embestirla de una forma desenfrenada, que yo no tenía que hacer nada para el mete y saca de su anito, que delicia, así continuamos un rato, haciendo paradas técnicas para no terminar tan rápido. Sus nalgas estaban abiertas y ese podía ver mi verga adentro, estaba bien sentadita y los tres gozamos del putas, cuando sentí los movimientos de Rosi más desenfrenados y sin sentido, se estaba corriendo, mis güevas sentían el líquido caliente saliendo de ella mojándome, se había corrido de una manera hermosa. Paramos un rato y, Rosita dijo, bueno ya no más, no quiero que me llenen de lechita aún, nos despegamos y quedamos los tres en la cama, me levante por más Wilsky, tome un trago si pasarlo, bese a Rosita y se lo pase en un sabroso beso, después otro y se lo di a Wilson en un rico beso.

Definitivamente no se si era el morbo o el trago, pero ya nos sentíamos llevados, pero con unas ganas de seguir culiandonos los tres.

Rosita me dijo, ahora sí te quiero ver como montas a Wilson y te comes su culo, en vivo y en directo,  nos sabes cuánto me excita esto, ver a mi macho montado por otro, pero quiero que lo hagas de la siguiente manera: Me acerque y la bese, y me le subí sobre ella, penetrándola suavemente, sintiendo como entraba mi verga en su cuquita, y besándole le respondí, lo que tú me pidas lo hare, soy tu dueño pídeme lo que quieras, ella abrió sus ojos y me dijo, ¿verdad?, si, ya estaba muy mareado, no borracho y no me importo la respuesta.

Andrés levántate y le dijo a Wilson que se pusiera en 4, apoyando su quijada en la almohada, con los brazos hacia atrás, el culo de Wilson, es muy bacano, y así quedo a la vista de los dos, Rosita le pasó la lengua, y lo sobo un rato, mientras yo me masturbaba, viéndola. Ven acércate y me puse encima con una pierna a cada lado de sus nalgas un poco más adelante, ya lo puedes clavar me agache y fue ella la que acomodo la verga en el ano para que entrara como es, así lo clave y empecé mis embestidas ya no aguantaba más ya tenía muchas ganas de correrme, disfrute está clavada, dándole muy rico tratando de metérsela toda, sentía los gemidos de macho de Miguel y Rosita se deleitaba tomando fotos de los dos culiando. Ya no aguanto más dije, cuando Rosita nos llama y dice,  ya no más vengan acá, se arrodillo en el piso y dijo quiero que me llenen de lechita mi cara, así empezamos a masturbarnos, Miguel me acerco a él, juntando las dos vergas, hasta que unidos nos derramamos sobre  la cara de Rosita, que corrida tan chimba, ella nos limpió las vergas, cuando vi que Wilson se agacho  y empezó a limpiar el semen que había en la cara de Rosita terminando en un beso rico, que morbo...

No se que paso después que Wilson nos dios otro trago más de Wisky, sé que nos acostamos en la cama los tres y Rosita en medio de los dos, ahí quedamos, al rato Miguel nos dios Bonfiest y quedamos los tres dormidos, pasaron las horas, y escuche el Jacussi funcionando, Rosita estaba al lado mío , pero no vi a Miguel, lo sentí llegar y nos despertó diciendo, hay que levantarnos nos queda un fin de semana lleno de morbo lujuria y sexo, entonces mientras comíamos fruta, nos metimos a descansar en el jacussi, y me comentaron cuál era su plan, dirigirnos melgar a pasar un fin de semana los tres… Pero eso será la siguiente historia…


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ