¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Decidí hacerme mi segundo tatuaje y tenía el diseño que quería para la parte baja de la espalda, conocía a una tatuadora que además de ser muy buenas, estaba buenísima. Le llevé el diseño y acordamos la cita para hacerlo. 

El día del tatuaje use la ropa más cómoda posible, eso incluía un panty negro con el que podía estar tranquilamente sin la falda que llevaba puesta, estábamos solas en el estudio y podia quedarme en ropa interior...

Empezó el tatuaje y todo iba muy bien hasta que empecé a sentir una ligera incomodidad en la unión de la pelvis en la zona que se conoce como el monte de Venus... La incomodidad se convirtió en dolor, no era intolerable cómo para no terminar el tatuaje pero si fue haciéndose intenso, al punto de tener que parar un par de veces.... Al terminar el tatuaje le expresé que me dolía más de lo normal y ella me dijo que le mostrara bien dónde me dolía... Yo bajé el panty y le señalé el punto exacto a lo que ella respondió con un beso justo ahí...

Puso sus labios en mi monte de Venus y empezó a besarlo con suavidad... Acompañó los besos con roces lentos con la lengua.... Confieso que no lo esperaba y que tuve la intensión de detenerla pero lamía, besaba y chupaba con tanto ahínco que logro dejarme perpleja... Si lengua era suave y jugaba deliciosamente en mi clítoris, mordía mis labios vaginales y los chupaba con ganas... Ella estaba ahí, de rodillas frente a mis piernas y su cabeza metida entre ellas haciendo con su boca y su lengua una fiesta en la humedad de mi vagina... Alternó el juego de su boca con el roce de sus dedos, los metia, movia y sacaba siguiendo el ritmo de una buena cogida....

Terminé viniendome en su boca y ella disfruto cada gota de fluidos que salían de mis entrañas... Me subió con delicadeza el panty y me preguntó si aún me dolía? ....

Dolor??? Cuál dolor???


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ