¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

CASI MANUAL DEL ACTIVO PERFECTO

1. ÁBRETE SÉSAMO: Es necesario un previo calentamiento para lograr que el culo del otro se vaya abriendo a medida que crece la excitación. La lengua y los dedos pueden ser de gran ayuda, utilízalos con ‘cariño’.
2. ENTRANDO FUERTE: Si te topas con un chico virgen y lo que quieres es metérsela de una, con fuerza, viendo como lo pones a tragar saliva y a sudar en una mezcla de dolor y placer, puedes utilizar cremas especiales que se consiguen en cualquier sex shop y que tienen un efecto anestesiante. Te aseguro que reduciendo el dolor del pasivo te grabarás para la eternidad en el recuerdo de esa primera vez. 
NOTA: Procura que la crema no toque directamente la piel tu pene porque te anestesiará a ti también y en lugar de dar placer, darás vergüenza jejeje.
3. JUEGO LIMPIO: Siempre es bueno acordar con el pasivo los términos de higiene. No está de más pedirle que se prepare el culo para la faena. Un buen baño, un lavado, lo que sea que decidan estará bien.
NOTA: Si te toca improvisar con el tema, se delicado, a nadie le gusta que le digan que no está limpio. Invéntate un baño en pareja y haz de la limpieza parte del juego sexual.
4. UNA VEZ ABIERTO EL CULO A PENETRAR!: Sin darle tanta vuelta porque esperar cansa. Comienza con cuidado y luego si vuélvete salvaje. Ensaya posturas que hagan sentir al pasivo como si fuera un muñeco de trapo. Hálalo, tíralo, muévelo de un lado a otro, senténcialo diciéndole al oído todo lo que le espera. Si te quedas corto de ideas para probar posturas, ensaya a repasar el Kamasutra gay y haz historia en la cama.
5. JUEGA CON EL RITMO: Lo más placentero es meterla y sacarla a ritmo normal, pero también ese movimiento animal admite variaciones: sacarla toda y luego meterla de golpe, meterla hasta el estómago y quedarse así varios minutos, sacarla entera, rozarle el culo hasta que ruegue y luego clavarlo otra vez dándole lo que pidió, etc…
6. CULOS TRAGONES: Si el pasivo te resulta insaciable y te pide más y más te toca improvisar con lo que tengas: dildos, bolas chinas y demas juguetes o en últimas tus propias manos. Métele los dedos, métele hasta el brazo si quiere con cuidado, pero nunca pospongas el placer del otro, esperando estar mejor preparado para la próxima… a lo mejor después de ese polvo nunca lo volverás a ver.
7. DESPUÉS DE LA FAENA, DALE SU RECOMPENSA: Hazle saber al pasivo el nivel de excitación que te produjo. Sé que hay algunos que (USANDO CONDÓN PREFERIBLEMENTE) se vienen adentro y luego se quedan dormidos como vacas muertas sin decir nada. No!, sácatelo justo antes de venirte y llénale de leche la espalda, o la cara, o el pecho… o si hay hambre “dale su lechita” para que lo que más recuerde de tirar contigo, sea verte ahí desnudo, sudado y con esa sonrisita pícara del deber cumplido.

¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ