¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

CASI MANUAL DEL PASIVO PERFECTO

1.- PRIMERO, LA LIMPIEZA: Antes de que te cojan el culo cómo mereces, hazte una buena limpieza, justo después de haber evacuado para que la zona este bien limpia y te entre todo mucho mejor. También es aconsejable que te rasures la zona alrededor del ano, sin pelos que te estorben, la sensibilidad será mejor.
2.- PREPARA EL TERRENO: En algunos hombres es habitual el uso de un plug de silicona varias horas antes de tener una buena cogida. Según ellos esto ayuda a mantener el culo dilatado y siempre listo para lo que venga… entre más grande, mejor.
3.- ABRELO SIN MIEDO: A veces, por miedo o dolor, suelen presentarse contracciones involuntarias del ano que se cierra al sentir la presión de la verga entrando; una de las maneras de evitar esto es el uso de vasodilatadores. En la mayoría de nuestros países es bastante conocido el uso de “Popper”, una sustancia que esnifada produce una ligera ‘borrachera’ que dilata vasos y hace fluir la sangre más rápido. Suelen conseguirse en sex shops, aunque NO RECOMIENDO SU USO pues lo ideal es gozar de la relación de forma natural… y si se te cierra, recuerda siempre las sabias palabras que nunca debes olvidar: Relájate y disfruta.
4. LUBRÍCATE: Y no sólo el culo, úntale también a la verga de quien te va a dar. Recuerda siempre utilizar un lubricante a base de agua para no romper el condón. Entre más lubricante haya, mejor.
5. EXCESO DE USO: Amigo, si ya te han dado tanto por detrás que prácticamente ‘perdiste la rosca’, seguramente tu ano comenzará a pedirte cada vez vergas más grandes. Una opción en estos casos es adentrarte en el mundo de los dildos para que sientas como te destrozan el ano de placer… y cuando los dildos no sean suficientes, está la opción del Fisting o uso del puño para penetrar. Todo vale, siempre y cuando lo hagas con alguien que sepa del tema.
6. CONOCE TUS LÍMITES: Está bien que te vuelvas loco de placer y termines gritándole a tu macho que te haga sentir como si no valieras nada… pero ojo!, cuando todo acabe y la lujuria se vaya, tu culo seguirá siendo parte de ti y más te vale no lastimarlo mucho. Las heridas, el sangrado, los dolores que no te dejan sentar y cualquier otra señal de alerta debe ser atendida. Aprende a gozar, pero aprende también a descansar y recuperar las energías para la próxima faena.
7. NO TE ASUMAS A UN SOLO ROL: Aunque ser pasivo te enloquezca, es aconsejable no cerrarse en exclusiva a ese solo rol. La versatilidad es una opción óptima; imagínate una cogida donde recibes y recibes y al final, cuando todo parece acabar, suena el silbato, cambian los roles y comienza el segundo tiempo del partido. Es delicioso coger así toda la noche y ver como el sol aparece mientras tú ya no tienes energías ni para mover un dedo.

¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ