¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

La busqueda de satisfacción y el trabajo me llevaron a la cama de mi compañera de trabajo.

Soy Caleño y casado, trigueño 35 años, 1,74 de estatura y contextura gruesa. Con mi pareja no tengo una vida sexual constante, así que, cada que puedo me pego mi escapada, ya sea en Cali o aquí en Bogotá. Solo he salido con dos personas de guía cereza aunque fue deli, por eso empecé a molestar a una compañera de trabajo. Una nena delgada, 1,70, blanca y peliroja, senos pequeños y una cola normalita. Comenzamos a charlar en una fiesta de fin de año de la empresa, pero al otro día de me fuí para Cali, sin embargo seguimos charlando. A nuestro regreso al trabajo, continuamos charlando, hasta ahí todo normal.

Un dia le mostré meme gracioso pero que dió paso a una conversación en la que surgió un  toque picante y se prestó para que nos contaramos lo que nos gusta del sexo. Ella me dijo que le gustan los besos en el cuello y yo le dije que a mi me gustaba darlos, pero que antes debía empezar por las orejas y los labios.Ella respondió asombrada y con cara de interés y yo continué diciendo que además doy mordisquitos ricos en la espalda de mi pareja. Ella respondió con risas pero pude notar como sus ojos mostraron un leve toque de emoción, a la que respondí diciendo que luego de eso me encanta morder las nalgas y besar los muslos.  A lo que ella respondió cambiando de tema invitandome a tomar un café, jejeje. Yo sugerí que fueramos a la vuelta de donde estabamos para charlar con calma y ella accedió. 

Ya en el sitio ella hablaba de trabajo mientras yo buscaba seguir con la charla deliciosa de antes, hasta que lo logré. Luego de un rato ya nos estabamos besando. Lastimosamente nos llego la hora de volver al trabajo y acordamos que yo fuera a su casa dos días despues, con la excusa de que yo le ayudaría a solucionar unos temas de la empresa. 

El día de nuestro encuentro, llegue a su casa, me invitó algo de tomar y nos sentamos en la sala mientras charlabamos. Yo tenía muchas ganas asi que la besé y ella se monto sobre mi mientras jalaba mi camisa para quitarla. Yo mientras le agarré las nalgas y acaricié su espalda hasta su brasier y de un intento logré soltarlo.  Ella seguía besandome hasta que se quitó de encima mío, abrió el jean y sacó mi pene para masajearlo. Lo observó como un trofeo que acababa de ganar. Entonces, comenzó a lamerlo como un dulce, lo cual sentí muchisimo porque solo le faltó morderlo y arrancarmelo. Luego se detuvo y dijo que fueramos a su habitación. 

Ya en el sitio, ella me empujo a la cama y se quitó la ropa frente a mi.!Oh que lindo y sensual cuerpo! Sin duda la ropa no le hacía honor a semejante belleza. Acto seguido, ella me lo chupo y yo le pedí que lo hiciera suave como una crema porque estaba sintiendola mucho y podía hacerme venir rápido. A cambio, ella saco un condon, me lo puso y se monto sobre mi, cabalgando efusivamente, moviendose de arriba a abajo, de adelante hacia atrás. !Solo recordarla haciendo eso UFF, me dan ganas de repetir! 

Despues de eso, le propuse cambiar de posición, entonces, ella se acostó boca arriba y yo besé sus labios, baje por su cuello y saboree sus senos. Mientras tanto, mis manos juguetonas acariciaban sus brazos, su abdomen y su pubis.!Que delicia sentir la humedad de esa vagina! Eso me emocionó y decidí bajar hasta ella y lamerla, succionar el clitoris y tomar todos sus jugos. Lo hicé por un buen rato hasta que me dijo que se lo metiera. Al hacerlo pegó un gemido que seguro alertó a los vecinos. Estuvimos así por un rato, luego la cargue y la penetré con mucha fuerza.

De ahí cambiamos a estar parados,para penetrarla por detras. Algo majestuoso porque me encanta su cola chiquita. Sin embargo, la pasé mi brazo izquierdo por su pecho y agarre su seno fuertemente, para comenzar a penetrarla muy rapido, mientras mi brazo derecho llevó mi mano a su vagina. Ella dijo que estaba sintiendo un poco de dolor, así que volvimos a cambiar, cuando ella volvio a lanzarme a su cama y se montó para moverse muy rápido hasta venirse. 

Yo estaba feliz, había logrado que se viniera, así que corrí a tomarme los jugos de su vagina. A cambio ella estaba exaltada queriendo que me viniera, así que se arrodilló en el suelo, cogió mi pene y lo chupó muchisimo. En este punto debo manifestar que mi resistencia fue muy buena y le molestó porque quería que me viniera. Así que opté por masturbarme frente a ella y y cuando estuve por venirme le avisé. Ella abrió su boca y succionó toda mi leche y lamió mi pene hasta que ya no salió más. Luego se paró y botó todo en el baño. De ahí, nos metimos a la ducha juntos, nos besamos, acariciamos, y envueltos en toallas nos recostamos en la cama. 

Al mirar la hora, supimos que era tarde, así que salimos para el trabajo. No nos vimos más ese día, pero quedamos en repetirlo, y así fue, lo repetimos tres veces más, y aún queremos otras tantas. 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ