¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

¿Me estará engañando mi esposa travesti?

Aun recuerdo aquel instante único e irrepetible en el que con la luna y el mar como testigos Yadira (nombre que Pedro había escogido para sí misma) aceptó irse a vivir conmigo; nuestra felicidad no tenía límites, ella ya llevaba 6 meses viviendo con su madre después de aquel divorcio complejo; aquella esposa insatisfecha por la incapacidad de Pedro en prolongar una ereccion en la cama la había llevado a decidir por ella misma poner fin a aquel remedo de matrimonio, y lo hizo cuando asimiló que su esposo sólo encontraba el orgasmo si ella lo estimulaba con él dildo de 18 cms, que supuestamente él había comprado para la esposa insatisfecha.

Atrás habían quedado las decepciones en la cama para Pedro cuando me conoció, ya que conmigo explotó en miles de plumas y bellas mariposas su feminidad reprimida por 40 años. Yo con 50 años y una exagerada experiencia con travestis y gays deseosos de encontrar un macho seguro del amor, orgulloso de ser en términos vulgares un cacorro a cual más, encontré en ella el amor, el cariño y la pasión esquiva que en mis más de 35 años de experiencias homosexuales, no había conseguido. 

Coincidimos en Santa Marta y aquello fue para ambos una señal. Por muchas razones no pudimos tener sexo en esa estadía, por eso aquella noche, en la playa del Rodadero, con la luna y el mar prometimos amarnos todos y cada uno de los días que nos quedaban. Ella estaba radiante, Lucía una diadema con una flor blanca que marcaba el peinado que había logrado hacer con él cabello que por más de 1 año llevaba cuidando esmeradamente, lucia los aretes que le había regalado cuando cumplimos un mes, tenía el bikini que el día anterior le había comprado, con el pleno conocimiento que la tela trasera no cubriría nada de sus nalgas, se había puesto un mini pantalón, lo que dejaba al descubierto sus hermosas y ya bronceadas piernas, que remataban con una tobillera con dijes de corazones que le había regalado cuando cumplimos tres meses, concluía su belleza endiablada con sus pies en sandalias a tono del color del mini pantalón, la pedicura perfecta y el anillito con rubí que puse en el dedito de su pie derecho después del primer fin de semana que viajamos a Girardot y en el que no salimos del cuarto por tanto hacer el amor.

Pero hoy, mas de 2 años después de vivir juntos, de hacer el amor, de consentir todos sus caprichos de mariquita mal criada, encontré algo que me asustó.

Los años cobran a la convivencia, pero el amor sigue; mi café diario sin ella no me sabe igual, y es literal: lo que inició como un juego bizarro es mi iniciar diario, pues aunque soy activo totalmente disfruto y adoro hacerle el sexo oral a mi pareja, amo besar cada vena latente de su sexo, engolosino mi lengua con la cabeza roja de su pene femenino y saboreo sus néctares y la cremosa leche de sus orgasmos. Esta última es la crema diaria de mi café y así lo sabe Yadira quién juiciosamente tiene un recipiente especial para recogerla cuando hacemos el amor, y ponerla diariamente en mi café matutino.

Pero hoy, he llegado temprano del trabajo, la he encontrado con un vestido muy ceñido al cuerpo, que deja al descubierto sus hombros y tan corto que apenas cubre la redondes de sus nalgas, no llevaba bragas de ningún tipo, sin medias y llevaba unas sandalias de tacon de cristal, que solo usa para mi en la intimidad y que se rehúsa a usar en la calle por no parecer tan puta según ella.

Por supuesto mi verga se puso durisima y me surge el deseo de hacer uso de mi hembra. 

Me arrodillé detrás de ella para lubricar con mi lengua su ano y así penetrarla... Y es entonces cuando mis sentidos de cacorro consumado me producen una desason sin nombre; primero el olor,  huelo a hombre, huelo a semen y lo peor a ese semen que es producto de la pasión, lo huelo nitidamente en el culo de mi hembra.. Y aumenta mi desdicha el sabor.. paso lentamente mi lengua por su ano, aún no lo creo, ...abro con mis manos sus nalgas para permitir que mi lengua invada totalmente su recto...y confirmo lo que mi corazón no quisiera sentir....su ano sabe a semen, sabe al inconfundible sabor del semen mezclado con lujuria. 

Solo puedo encararla, reclamarle..

Se voltea, me mira a la cara y con los ojos llenos de lagrimas me responde:

Fue JUAN tu amigo. me amenazó con revelar fotos íntimas nuestras que a tu jefe y sabes bien que tu jefe es homofobico. Ante ese temor de que te afectara en tu empleo, le pregunte que como podría evitarlo y me indicó que dandole mi culo a él y a dos amigos más por 1 mes, así que llevó dándoles mi culo para que los muy perros vengan me penetren y se vayan cuando  tu no estás. Pero solo lo hago por todo lo que te amo

USTEDES LE CREEN?? 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ