¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

les cuento que amanecí con unos cuernotes que casi no quepo por la puerta, el amigo de mi esposa que a propósito de llama Andrés, llegó muy puntual ayer a las tres, como media hora antes, mi esposa se puso muy cariñosa con migo, me dio tremenda mamada, me excito al máximo pero no quiso que tuviéramos sexo, cuando el llego, apenas si cerró la puerta y se le colgó al cuello y lo beso como si lo fuera a devorar, después de un par de minutos lo llevo al cuarto donde yo estaba mirando la tv y me lo presento, el estaba un poco a la defensiva, tal vez porque no sabía cómo iba a reaccionar yo, mi esposa estaba parada junto a él abrazándolo por la cintura, en su rostro se notaba que estaba excitada, nos dirigimos a la sala y allí ella volvió a besarlo pero esta vez le acaricio la verga por encima del pantalón mientras me miraba muy coqueta, en ese momento mi verguita comenzaba a ponerse dura, ella se dio cuenta y se le sentó sobre la verga mientras lo besaba como toda una zorra, él la tomo por las nalgas y la frotaba contra su vigoroso miembro viril, como yo estaba sentado un poquito separado de ellos, ella me tomo la mano y me acercó, comenzó a frotar mi verguita mientras se movía sobre él muy sensual y arrecha, así estuvieron como 10 minutos, entonces ella se fue al cuarto y dijo, espérenme me pongo moda, ahí quedamos Andrés y yo mirándola como se iba caminando muy sensual, parecía una putita, ambos estábamos con la verga dura, entonces el rompió el silencio y dijo, uuufff, que buena esta tu mujer, yo me mordí los labios y le dije, si, está muy rica y es tan arrecha, a lo que el respondió, huy ni que lo digas, el viernes casi me mata, entonces le dije pero tú también le diste verga con todo, él sonrió y contestó, viste las fotos y los videos que ella hizo con el celular? si, respondí, ayer me los mostro, unos minutos despuésella apareció en la puerta del cuarto, uuufff, tenía una malla negra súper sexy, con una abertura entre las piernas que le dejaba al descubierto esa deliciosa vagina, se paro frente a nosotros y dio una vueltica, uuufff nunca la había visto tan sexy, luego se paro frente a Andrés y coloco un pie sobre el sofá, tomo la cabeza de él y la llevo entre sus piernas, así comenzó a darle una tremenda mamada en esa cuca, ella gemía y movía su pelvis con una sensualidad que no había visto antes, en 15 minutos tuvo 2 orgasmos muy fuertes, entonces en cuestión de 1 minuto desnudó a Andrés, lo acostó en el sofá colocándole los pies sobre mis piernas, se colocó sobre él en 69 y comenzaron una frenética mamada, yo estaba que explotaba, nunca pensé que ver a mi esposa culeando con otro me produjera una excitación tan fuerte, recordé en ese momento algo que ella me había dicho la noche anterior, muy cariñosa mientras frotaba mi verga, me comentó, nunca pensé que fuera tan excitante saber que te gusta ser cornudo, ayer me sentí increíblemente bien dándoselo a Andrés mientras tú estabas acá en la casa juiciocito",esas palabras retumbaron en mi mente, entonces me puse de pie y me desnude, volví a colocarme donde estaba, ella comenzóa masturbarme mientras se tragaba toda esa vergota de casi 18cm, un rato después, ella se puso de pie y sin demora se sentó en esa verga dándome la espalda y de frente a él, se agacho para besarlo y para que yo pudiera ver su culote completamente abierto y su cuca devorando totalmente esa verga, un temblor se apodero de todo mi cuerpo, estaba ahí sentado con los pies del amante de mi esposa sobre mis muslos, mirando cómo se la culeaba desaforadamente, escuchándola gemir muy fuerte como toda una perra, con su vagina empapada, se sentó derecha sobre él y se comió toda esa verga hasta las huevas mientras me miraba con esa carita de puta arrecha, yo estaba extasiado viéndola así, de repente comenzaron a hacer toda clase de poses, se me exhibían provocando en mí una excitación que me tenía alucinando, repentinamente, ella tuvo un frenético orgasmo, su cuerpo convulsionaba por el inmenso placer que la invadía, finalmente, ella se sentó en el borde del sofá y nos dijo, quiero que los dos se vengan en mi cara, comenzó a mamarnos las vergas a la vez y cuan nos hizo explotar, se trago la leche de ambos, dejándonos ver el enorme placer que esto le proporcionaba, luego de esa venida tan intensa, nos besó haciéndonos probar nuestra propia leche, después de eso, nos fuimos a la alcoba, lo anterior apenas si había sido un preámbulo de lo que vendría el resto de la tarde y parte de la noche, pues ellos culearon como locos y yo tuve que después de cada culeada, dejar de nuevo lista a mi esposa para su amante, lo cual me produjo un placer y un morbo tan intenso que nunca lo imaginé.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ