¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Era día festivo, desperté a eso de las 6 am con una dura erección y muchas ganas de sexo, decidí crear una cuenta en tinder a ver qué pasaba, la verdad no creía mucho en la app pero no perdía nada con intentar.

Un match a las 8 de la mañana de una mujer encantadora, de contextura delgada, rostro delicado y angelical, ojos cafés profundos, sonrisa de niña tierna de casa, nos compartimos teléfono e Instagram, en sus fotos de instagram tenía muchos textos que describían sus emociones y pensamientos, eso realmente me cautivo, ¡¡¡ además de ser linda era inteligente !!!! lo cual me motivo a tener conversaciones de muchos tipos menos de sexo, ella me dijo que quería conocerme esta misma tarde y hablar en persona, ya que teníamos mas de 3 horas hablando muy amenamente.

la recogí en su casa a eso de las 2 pm más o menos y fuimos a un centro comercial donde se nos hizo de noche y fuimos cerca de su casa a buscar algo de comer, por la pandemia no nos dejaban comer en el lugar, así que lo llevamos a su casa a cenar allí, ya eran más de las 10pm todo el día habíamos hablado de muchas cosas, pero nada erótico, como 2 viejos amigos que hace tiempo no se ven y se cuentan muchas cosas.

durante la cena pude disfrutar de ver sus labios y escuchar su bella voz, su forma de expresarse, el tono de voz y la acentuación en algunas de sus frases y palabras me tenían con la atención cautiva mientras hablábamos y comíamos, tenía ganas de besar esa boca de labios sensuales, delgados y húmedos, le pedí un beso, no quise robarlo porque no soy ese tipo de hombres, nos besamos lento, con delicadeza, se sentó en mis piernas y los besos subieron de tono, ya las caricias nos hacían jadear levemente, me puse de pie para agarrar sus nalgas y cintura mientras la besaba, me invito a jugar a su cuarto, allí nos desvestimos lentamente con mucha sensualidad con mucho morbo pero sin prisa, disfrutando de cada rose de cada beso de cada prenda que dejaba al descubierto nuestros cuerpos ansiosos y cálidos.

Su cuerpo es perfecto, con un par de kilos demás, senos medianos, poca cola, abdomen plano, no tan, piernas tonificadas, vagina pequeña de labios delgados, bajita de estatura, una mujer que no es modelo, pero es perfecta así tal cual es.

su aroma a lujuria me tenía envuelto (aun hoy lo recuerdo y anhelo), la deseaba muchísimo, tanto que me tome mucho tiempo para desvestirla y besarla de pies a cabeza, de frente y de espaldas, deseaba penetrarla pero más deseaba seguir recorriendo su cuerpo con mi boca, al hacerle el oral su sabor era agradable, agridulce, delicioso, la saboree tanto que llego un punto en que me pidió que la penetrara, estaba súper mojada sensible y ansiosa, la penetre suavemente, nos tratábamos con ternura como novios enamorados con mucha dulzura y pasión, sus gestos me excitaban muchísimo sus suaves gemidos para que nos escuchan eran muy eróticos muy sexys y genuinos.

Alternado una pose tras otra la fui explorando alternando el ritmo de los movimientos pélvicos disfrutándola al máximo, su espalda me encanta por eso al ponerla en 4 poderla ver y tocar me excita muchísimo, besaba su espalda y la rosaba con presión con la punta de mis dedos usando las uñas con fuerza pero con cuidado de no lastimarla, dándole suaves nalgadas, sus pezones siempre duros en mis dedos y en mi boca mientras la envestía con mucha lujuria, varias veces nos detuvimos a tomar agua porque estábamos muy sudados agitados y un poco cansados físicamente, pero no mental ni sexualmente satisfechos; así que parábamos un minuto bebíamos agua, e iniciábamos de nuevo, con besos, con caricias, dando unos minutos más antes de penetrarla de nuevo cambiando de posición, ella saltaba encima mío con mucho placer sus senos bailaban incansablemente, esta mujer encantadora multiorgasmica, sexy, sensual, apasionada, llego al cielo de su éxtasis 3 veces antes del primer descanso largo, yo aún no tenía mi orgasmo, me gustaba tanto el sexo con esta mujer que aguantaba mi eyaculación para seguir envistiéndola con pasión, estábamos agotados.

En total de la noche tuvimos 3 encuentros o polvos; donde en cada uno de ellos esta mujer tuvo de 2 a 3 orgasmos, yo aguante mi eyaculación toda la noche para que mi pene no dejara de estar erecto porque disfrutaba tanto esta mujer que no quería parar, finalmente luego del tercer polvo nos quedamos dormidos hasta que debía irme a trabajar, solo dormí una hora y sonó mi despertador, ya no tenía tiempo para un mañanero (que lastima), quede muy satisfecho, incluso sin haber eyaculado esa noche (es una de las noches más memorables que he tenido), quedamos en vernos de nuevo pronto para darle vida a nuestra lujuria.

le seguiré contando en otro relato otros encuentros con esta mujer tan hermosa, dulce, morbosa, sensual y sobre todo perfecta.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ