¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Como dije en el anterior relato se tuvo que ir, pero dejo hasta los preservativos para otra vez, y esa vez llego, quedamos como el encuentro anterior en nuestra casa para que la hiciera suya nuevamente (ya se empezaba a notar que le gustaba mucho Martin), que se disfrutaran en nuestra cama. Mercedes estaba ansiosa, se había preparado con una pollera larga de seda, con un gran tajo que casi dejaba ver su ropa interior, que marcaba bien sus hermosas caderas y cola que le quedaba pintada y un conjuntito de encaje oscuro divino que hacía contraste con su blanca y suave piel que yo le había elegido para la ocasión y una camisa suelta escotada, oímos el timbre, salí a abrir, tomamos un refresco, charlamos de lo bien que la pasamos la vez anterior y que esta al conocernos tenía que salir mejor, estábamos más distendidos (Mercedes fue y lo agarro de la mano para ir a la pieza pero él se la sentó un ratito upa, ella le dio un caliente beso y le pregunto que pensaba hacerle, Martin le dijo IMAGINATE y metió la mano bajo su pollera mientras Mercedes abría sus piernas para facilitar el ingreso de la mano en su vagina, estuvieron así un momento y los 3 a la habitación. Empezamos a besarnos ytocarnos por todos lados mientras Martin besaba su cuello y Mercedes agarraba nuestros penes, ella gira y se comen la boca mientras Martin mete su mano y la toca, ella lo empieza a pajear, yo meto mi cabeza por debajo de su pollera para chupar su cola y veo 2 dedos de Martin dentro de su concha, dejo de chupar, me separo un poquito (la deje sola con él en la cama) y empiezan a desnudarse mientras se besaban, Mercedes le sacaba la ropa con una sola mano como podía y con la otra lo pajeaba, él le saco remera, corpiño y bombacha, le quedo puesta la pollera, me acerque y la empecé a besar y chupar sus tetas mientras me agarraba el pene y lo pajeaba, después lo llevo a su boca y lo empezó a chupar, mientras Martin había bajado y chupaba sus concha y culo de forma magistral (Mercedes se arqueaba y gemía, estaba enloquecida) sus pezones estaban duros de la excitación, ella abría la boca y seguía jadeando, su respiración era cada vez más agitada, su vagina era un mar de flujos el chupaba y metía sus dedos, ella jadeaba y suspiraba hasta que saco mi pija de su boca y le dijo MARTIN POR FAVOR COGEME, en ese momento me aparte (era lo hablado con ella) y los deje solos de nuevo en la cama, se arrodillaron, él le saco la pollera que aun tenía puesta y besándola suavemente la recostó en la cama, volvió a bajar a su humedad, ella le apretaba la cabeza contra la vulva hasta que el subió a sus senos, le acomodo la pija en su agujero y se la empezó a hacer jugar en los labios ella se movía y de un sopetón y sin avisarle se la puso de golpe, HAY BONITO SIN FORRO ME ENTRO le dijo Mercedes, SI, PERDON PERO LO DESEABA, DESEABA SENTIRTE EN PELO, se la saco se puso un forro y se la metió de nuevo, (yo miraba de atrás como se perdía en su interior) la cogió así un rato hasta que acabo, descanso un momento, se puso otro forro y ella lo monto para moverse de una forma que él después de un rato se vino a montones e inundo el forro, yo seguía atrás sentado y miraba desde atrás como ella con sus movimientos hacia desaparecer el miembro dentro de su conchita depilada. Me acerque a ellos y luego de un descanso ella empieza a hacerme un oral a mí, él se puesto detrás de ella y la puso en 4, empezó a hacerle un oral y le pide la cola, ella me mira y yo la animo, le indicamos donde estaba la vaselina y empieza a dilatarla muy suavemente hasta que ella indica que esta lista, se puso otro preservativo y empieza a empujar despacio hasta que mercedes sintió que los huevos chocaban contra ella y empezó a mover la cola para sacarla casi hasta la punta y volver e meterla, ahí el comenzó a darle fuerte y ella me chupaba con más intensidad, volvió a acabar y volvió la charla por un rato, Merce quería más, empezaron a besarse y ella lo pajeo hasta que se paró de nuevo y volvió a montarlo para sacarle lo último que le quedaba de leche, me miro con cara de felicidad, vos querías esto cornudito me dijo, lo miro a él y le dijo; la próxima en un telo, quiero más de vos. Hacia allá fuimos. El tercer encuentro en el telo fue memorioso. Saludos de un marido cornudo pero feliz.


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ