¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Hace algún tiempo me fui a estudiar inglés a Australia, fue un año en donde trabaje, estudie y vivi al máximo. Tenía algo así como 26 ó 27 años. 

Al final de mi estadia quise hacer un viaje solo por el país, visite varias ciudades y en unas de ellas tuve una noche que nunca olvidaré.

Llegue a un pueblo, muy conocido en Australia, Byron Bay. Tenía unos acantilados y un mar que te invitaban a dejar todo y quedarte a vivir de por vida.

Me quedé en un hostal y ahí conocí entre vino y risas a varias personas, hize un buen feeling con dos extranjeros; uno de Brasil y él otro de Chile. 

Al segundo día después de estar en la playa y conocer bien el pueblo, terminamos en una discoteca. El ambiente era muy bueno. A eso de la 11 pm el ambiente era de fiesta total, mujeres, trago y conversaciones entre turistas. El chileno se había ido creó que  al baño y cuando volvió me dijo que había conocido una chilena y que  le había preguntado por mí, quería conocerme. Le dije: que de una, nos fuimos para donde estába;hubo una buena conexión, una flaca sexy de pelo castaño. Fue inevitable quedarme  toda la noche con ella bailando. Nos encarretamos. 

En un momento, ya muy tarde todos empezaron a salir y yo le pregunte a ella que en  donde  se estaba quedando. De todo me imaginé menos que me iba a decir que en el hotel que justamente me estaba quedando yo. Me alegre y creo que ella también. Salimos los dos solos de la discoteca caminando para el hostal; entre besos  y risas y una prenda muy brava, llegamos. 

Estabamos a mil. Yo sabia que en mi cuarto no podíamos meternos porque habian tres personas durmiendo. Aunque no fue necesario, nos estabamos comiendo vivos, yo la cargaba y la apoyaba contra las paredes, los dos queríamos llegar a un punto en donde tuviéramos algo de intimidad. 

Ella estaba muy caliente. Me pasaba la mano y sentía como me tenía,  ella me lo cogia y me miraba con una cara de que lo quería adentro.  No sé cómo en algún momento llegamos a un baño, estaba oscuro pero se veía todo lo que nos interesaba ver. Al entrar, ella por fin me bajo los pantalones, lo agarro con su mano y haciéndome una paja me llevo hasta el lavamanos. Nos estabamos masturbándo mientras nos dábamo besos. Sus gemidos me tenían muy caliente, sin pensar, la monte en el lavamanos, se recosto contra  el espejo  y mientras le metia dos dedos hacia arriba podía verle la cara. Me daban más ganas de besarla, me le acercaba y le chupaba los labios. No sabíamos si nos podían ver pero creo ya poco nos importaba. No se como pude pero me puse el condón, la corri hacia mi y se lo meti mientras nos seguíamos dando besos, que rico se sentía. Le gustaba y abría las piernas, me abrazaba y seguíamos en un solo beso. Estuvimos un rato hasta que se bajo y se voltio, me dio la espalda, apoyada en  el lavamanos, se lo metí de nuevo, podía ver la cara a través del espejo, sus tetas salían de su camisa, podía sentir como  hacia fuerza con su culo hacia atrás, mientras su cuello y cara quedaban justo en mi boca, era un placer olerle y besarle el cuello. No hablabamos, solo se oian nuestros gemidos, mientras se lo metía, con una mano le cogia el cuello y con la otra el clítoris. Me tenía al límite, a punto de reventar, sentía que ella estaba en el mismo punto. En un momento sentí que se estaba viniendo. Nos estábamos viniendo los dos, con más ganas se lo metí hasta el Fondo, me estaba viniendo y quería que me sintiera, después de darle un par de veces , lo saqué un poco y sentí un chorro enorme que me estaba literalmente mojando las pantalones. Uuaaa...Nunca lo había vivido... Un squirtin! un extasis total. Me apoye en su espalda mientras respirabamos fuerte, que borrachera y que buena experiencia habíamos tenido. . Nos vestimos y la acompañe hasta su cuarto, en silencio nos despedimos. Habíamos compartido más que una noche. Cerró la puerta y me fui para mi cuarto. 

Al otro día, me desperté y me fui sin poderme despedir. Nunca la volvi a ver, ni el nombre me acuerdo, solo quede con el recuerdo y la experiencia de haber tenido algo especial. 

Pido disculpas de antemano si me trago algúna palabra o hay algo mal puesto. Escribir desde mi celular es complicado. 


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ