¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Relatos y Experiencias

Isabelita estaba feliz esa mañana cuando se despidió de sus padres, ellos tenían que hacer una diligencia importante en Bogotá, eso implicaba que ese día no tenía la vigilancia de sus padres, por otra parte doña Zoila que era su nana estaba incapacitada ese día y no podía ir a la casa, en dos palabras ese día iba a estar completamente sola en su hogar y eso era un acontecimiento muy importante pues nunca la habían dejado sin la supervisión de alguien, estar sola implicaba poder hacer muchas cosas sencillas que nunca había podido hacer, por ejemplo, andar descalza por su casa, no usar el incómodo brasier que su mamá siempre le obligaba a usar , poder ver televisión en la cama sin afanarse de nada, disfrutar de golosinas sin estar pendiente del almuerzo o la comida a horas , en fin pequeños detalles…ese día sólo la acompañaba su mascota Mateo  era un  perro labrador que hacía más o menos tres años la cuidaba y era su fiel guardián…

Isabelita primero que todo se bañó en el cuarto de su madre, nunca la dejaban hacer eso pues era un irrespeto…se metió en la tina y empezó a llenarla poco a poco, a medida que el nivel del agua subía ella por primera vez recorrió con su mirada su bello cuerpo…sus piernas largas, sus pies pequeños, su vientre plano, su bello Monte de Venus adornado con un fino tapiz de vello dorados, sus hermosos senos que ahora flotaban sobre el agua con sus pezones rojos como moras, su cabello dorado que ya empezaba a mojarse y sus brazos largos que tenían un hermoso color leonino… era muy bonita y deliciosamente sexy…con sus manos empezó a frotar la espuma del jabón sobre su cuerpo…sintió muchas sensaciones nuevas…la caricia de sus manos en sus hermosos senos despertaban emociones nuevas y al pasar sus dedos por sus pezones sintió un estremecimiento breve e intenso, miró sorprendida como esos pequeños botones aparentemente dormidos se despertaban y se ponían duros y paraditos…los tocó nuevamente y de nuevo un estremecimiento recorrió sus cuerpo, era como un pequeño corrientazo  que inexplicablemente terminaba en su bajo vientre, volvió a pasar sus inquietos dedos por sus pezones y de nuevo esa intensidad la sentía abajo en su vagina, un cosquilleo inexplicable empezó a atormentarla en su entrepierna y luego sintió que algo húmedo diferente al agua le corría por sus piernas, dirigió sus dedos a su vagina y pudo palpar un líquido viscoso , la curiosidad la invadía y untó la punta del dedo para probar ese efluvio de su vagina, era ligeramente pegajoso y un poquito saladito, pero a la hora de la verdad sabía a rico…metió nuevamente su dedo en la apretada vagina  tocando suavemente las paredes de tan estrecho sendero, un mar de emociones sacudió su cuerpo, estaba conociendo algo que era inquietantemente delicioso…al sacar el dedo para probar nuevamente su efluvio vaginal rozó sin querer su clítoris y el corrientazo fue mayor …esa breve fricción le arrancó una inmensa delicia…empezó a frotar muy suavemente ese pequeño órgano que  se fue poniendo rígido y paradito como sus pezones cuando los acarició con la yema de los dedos…cerró sus ojos y empezó a masajear su clítoris…las sensaciones de placer eran indescriptibles…sus dedos fueron aumentando la rapidez de sus caricias y cuando menos  pensaba una sensación nueva la invadió…fue como un resplandor de intenso brillo… parecía que el aire se llenaba de estrellitas luminosas y un placer intenso se apoderó de ella que sólo pudo ser mitigado cuando emitió un grito ahogado y el orgasmo la llenó de placer…era su primer orgasmo…una sensación de calma la fue dominando y quedó allí en esa tina completamente exhausta pero deliciosamente agradecida, una  vez pudo pararse se secó , se puso una bata transparente  y se fue a su cama a descansar…acostada se puso a repasar los intensos momentos disfrutados…de repente se acordó que una amiga le había prestado una revista porno que le había robado a su hermano…fue al sitio donde la tenía escondida, la sacó y se la llevó para mirarla, hacía bastante calor por lo que se quitó la bata , prendió un ventilador y desnuda  en la cama se puso a mirar la revista…las fotos de muchas mujeres desnudas la deslumbraron…advirtió como esas mujeres posaban de tal manera que sus encantos realzaran al máximo … contempló cómo cada modelo trataba de mostrar lo más íntimo de sus encantos…sin decirlo pensó para sus adentros que esas mujeres eran muy atrayentes…que pasaría si una mujer de esas la acariciara y la besara?...fue sólo  un pensamiento efímero pero la morbosidad nuevamente se apoderó de ella…al final de la revista venía la foto de una mujer muy bella, aunque esa foto solo mostraba la parte superior de su torso era una preciosura, tenía una cara divina pero sin duda alguna lo mejor eran sus senos…un par de tetas grandes, adornadas de unos pezones de un rojo intenso y de un tamaño de una fresa que cualquier persona , hombre o mujer,  anhelaría chupar con mucho  placer…definitivamente era una mujerzota…sin embargo al pasar la página venía la misma foto pero de cuerpo entero …que sorpresa… la hermosa mujer  era un travesti y al mirar su entrepierna en lugar de una vagina había una verga erecta tamaño familiar…Isabelita no se recobraba de la impresión…ese pene erecto parecía un cilindro de carne… en la siguiente foto  mostraban una aproximación más de esa verga parada…el travesti  había recogido su prepucio y dejaba al descubierto un glande de color rosado, su forma era como un cono de helado… atrayente y provocativo… daba ganas de chuparlo una y muchas veces…Isabelita sentía  nuevamente un fuego uterino en su entrepierna…se acarició suavemente su vagina… estaba encharcada con su sexo lleno de efluvios…sintió mucho calor y se paró de la cama, fue a la nevera y descubrió una tarro de helado que había sobrado de la pequeña fiesta de cumpleaños de su mascota…Mateo había cumplido tres años y ella con sus ahorros le había comprado  un tarro de helado…sacó el helado y una cuchara y se puso a mirar televisión, al entrar no tuvo precaución y dejó la puerta entre abierta situación que aprovechó Mateo para meterse en el cuarto y subirse en la cama como lo hacía cuando era un  travieso cachorro… el calor era intenso …Isabelita se desnudó completamente…el ventilador soplaba un aire cálido y era poco lo que refrescaba la alcoba…en un descuido el helado de la cuchara cayó sobre el torso de Isabelita  y gran parte del mismo cubrió precisamente  el pezón de su seno izquierdo , mientras acomodó el vaso en la mesa de noche para limpiar el helado derramado  Mateo con su fino olfato detectó la golosina  y se abalanzó sobre el seno lleno de helado y empezó a chupar ese pezón lleno de helado ...  su larga lengua de un lametazo arropó todo el pezón de Isabelita y el paso de esa lengua larga y ligeramente áspera  le produjo una sensación loca y placentera, Isabelita lejos de regañar al perro y espantarlo untó más helado en su pezón para que Mateo le prodigara otra caricia con su lengua, Isabelita empezó a retorcerse de la emoción…rápidamente untó helado en su otro pezón y Mateo engolosinado empezó a lamer ese otro pezón lleno de helado, Isabelita sentía que le temblaban las piernas, que un estremecimiento recorría su cuerpo de los pies a la cabeza…untó más helado en sus pezones , cerró los ojos y dejo que Mateo con su larga lengua la acariciara …Isabelita empezó a acariciar su vagina mientras Mateo se deleitaba con el helado de vainilla…de pronto Isabelita no aguantó más y en un loco accionar embadurnó su vagina de helado…Mateo al ver que el helado de los pezones se había acabado bajó presuroso al sitio donde estaba la nueva porción de helado…la larga lengua empezó a lamer la vagina de Isabelita…se desplazaba meticulosamente por las paredes vaginales para lamer todo el helado…Isabelita se moría de placer …como loca aplicó una delgada capa de helado en los contornos de su vagina para que Mateo lamiera y la hiciera disfrutar de tan delicioso placer…el perro olisqueaba  y metía su hocico con su larga lengua produciendo con su trompa un roce en el clítoris de Isabelita que más la enervó y casi la lleva a un colapso…Isabelita cayo en cuenta que había olvidado su clítoris…lo embadurno de helado …abrió más sus piernas y se dispuso a gozar de los lametazos del fiel canino…el contacto de esa lengua con su clítoris la llevó al clímax del placer…bastaron unos pocos minutos para que el roce de la lengua de Mateo en el clítoris de la pequeña hizo que alcanzara un orgasmo de película…si su primer orgasmo fue maravilloso éste que le había proporcionado Mateo era indescriptible…subió al cielo y volvió …pero ella quería sentir más emociones…miro su fiel compañero y tomando su miembro viril empezó a acariciarlo…se acordó del travesti y empezó a mover el prepucio del perro creándole un entorno lujurioso…la verga del perro se fue parando…era de buen tamaño y muy buen diámetro…Isabelita no lo dudó más…se colocó en cuatro sobre la cama y embadurnó nuevamente su vagina de helado …el perro inicialmente empezó a lamer el helado provocando un deseo lujurioso en la enloquecida joven…el enervado can al ver la niña en esa posición de perrito se montó sobre Isabelita y ella ni corta ni perezosa abrió sus piernas y el perro en una reacción natural empezó a jinetear sobre la niña buscando un orificio donde meter su miembro viril…fue cuestión de minutos para que Mateo encontrara  la gruta de entrada a esa vagina que lo esperaba anhelante…apenas sintió que podía meter su miembro lo empujó con toda la fuerza de su pesado cuerpo…un grito de dolor y placer se escapó de la boca de la joven…el himen de Isabelita había sido destrozado…su virginidad era cosa del pasado y ese virgo que toda doncella sueña entregárselo a su príncipe azul se lo había dado al que menos pensaba…a su perro guardián…Mateo se llevaba ese trofeo …increíble…pero el enloquecido can no sabía nada de esto y simplemente se aferraba a meter y sacar su verga en la vagina de Isabelita…la niña pasado el dolor de la desflorada empezó a sentir el placer de la penetración y su lujuria fue aumentando…quería que ese perro no se lo sacara …deseaba ser más y más cogida por su mascota…empezó a menear su cadera para que la verga de Mateo entrara más profundo, pero en uno de esos movimientos la verga del perro se salió…el can trató nuevamente de encontrar esa deliciosa guarida pero se equivocó sin querer queriendo y enfiló la verga erecta por el culito de Isabel…el esfínter anal no ofreció mucha resistencia pues estaba muy lubricado por las secreciones vaginales de Isabelita que eran bastante copiosas…Isabelita sintió un escozor tremendo cuando su culito fue  vulnerado por el enervado can…desafortunadamente el perro no sabía que se había equivocado de orificio y al encontrar la cavidad rectal empezó a acomodar su cilindro de carne en el culo de Isabelita…luego empezó a cabalgar en ese pequeño orificio hasta que Isabelita presa de una lujuria salvaje empezó a masturbarse mientras Mateo la clavaba inmisericordemente por el esfínter anal…Isabelita se masturbaba frenéticamente hasta que alcanzó un tercer orgasmo…esta vez más espectacular…más lujurioso…más excitante…Mateo de pronto suspendió su cabalgata…sacó su verga del culo de Isabelita…se bajó de la cama y meneando su cola abandonó el cuarto de Isabelita…

La otrora niñita de la casa quedó acostada en su cama…había entregado su preciada virginidad a su mascota y fuera de eso Mateo su fiel guardián  se había  llevado la virginidad de su culito…ese día había sido inolvidable…había vivido en pocas horas lo que algunas de su amigas no habían vivido ni disfrutado en muchos años…ahora sabía que era un orgasmo…había disfrutado de una loca penetración vaginal y un intenso sexo anal… ya sus amigas no la podían descrestar con aventuras fantasiosas …ella había sido partícipe de la más loca aventura sexual que una niña puede imaginar… se acostó y se quedó dormida…sus últimos pensamientos fueron de gratitud para Mateo…al otro día lo primero que haría sería comprar unos tres tarros de helado…


¿Dudas sobre tu compra?
 01 8000 423 503

Ingresa a tu cuenta

¿No tienes una cuenta? Crea una AQUÍ